La obra maestra de Mircea Cărtărescu

Con 62 años, Mircea Cărtărescu es considerado por muchos como el escritor rumano más importante de la actualidad —un honor grande tomando en cuenta que se trata de una literatura de bastante tradición que incluye nombres como Eugène Ionesco, Mircea Eliade, Norman Manea y Herta Müller, ganadora del Nobel en 2009, por mencionar solo algunos.

Pero el éxito y el reconocimiento no solo han llegado en su tierra natal, sino en el mundo entero. El año pasado, Cărtărescu recibió el Premio Thomas Mann de Literatura, otorgado anualmente por la Academia Bávara de Bellas Artes de Munich y la Ciudad Hanseática de Lübeck, y el Premio Formentor de las Letras, que en ediciones anteriores quedó en manos de autores de la talla de Carlos Fuentes, Javier Marías, Enrique Vila-Matas y Ricardo Piglia.

Quizás te pueda interesar: El futuro de la humanidad según Michio Kaku

En nuestro idioma, desde 2010, la editorial Impedimenta se ha dado a la tarea de rescatar su trabajo. El último libro del rumano que el sello español publicó es la novela El ala izquierda. Editada originalmente en 1996, se trata de la primera parte de la trilogía Cegador, y es, con más de 1,500 páginas, su obra más laureada y ambiciosa hasta la fecha.

Este primer volumen es el cuaderno de apuntes de un escritor –el propio Mircea– que recuerda sus noches de adolescencia. Es, también, un canto a la memoria; una exploración casi arqueológica llena de nostalgia en la que el sueño se confunde con la realidad. Repleto de metáforas, este peculiar diario le sirve a su autor lo mismo para hablar con cariño sobre su madre costurera que para presentar a su ciudad, Bucarest, como una protagonista más de su vida.

Quizás te pueda interesar: La nostalgia según Michel Houellebecq

Según los planes de la editorial española, la segunda parte, Cuerpo, saldrá a la venta durante el año 2020, mientras que El ala derecha, volumen que cierra la trilogía, llegará a las librerías a finales del 2021.

(El ala izquierda, Mircea Cărtărescu, Impedimenta, Madrid, 2018, 422 páginas, $568)

También puedes leer otras columnas de Fernando Hernández Urías:

La vida según Hunter S. Thompson

Christopher Brookmyre o el crimen como una obra de arte

Los retos del siglo XXI, según Yuval Noah Harari

Horace McCoy y su espectáculo del dolor

Jordi Puntí y sus “ejercicios de estilo” en torno a Messi

El futuro según Eduardo Iglesias

Kjell Askildsen o lo que dice el silencio

Gonçalo Tavares y el arte de la empatía

El regreso a la novela de Fabio Morábito

Tres libros independientes

La muerte del comendador: el regreso de Haruki Murakami

Georges Perec y la belleza de lo cotidiano