Horace McCoy y su espectáculo del dolor

La editorial Navona acaba de recuperar un libro que, a 84 años de su publicación, se mantiene igual de divertido, interesante y perturbador. Se trata de ¿Acaso no matan a los caballos?, primera y más famosa novela del escritor Horace McCoy. El autor, nacido en Tennessee, trabajó, entre muchas otras cosas, como taxista, mecánico, guardaespaldas, actor, periodista, guionista y participó en la Primera Guerra Mundial. Su obra es considerada entre lo mejor del género hardboiled y frecuentemente es comparado con otros grandes referentes como Dashiell Hammett, Raymond Chandler y James M. Cain.

El narrador y protagonista de la historia es un hombre llamado Robert Syverten, quien sueña con convertirse en un gran director de Hollywood. Un día cualquiera, saliendo de los estudios de la Paramount, se encuentra con Gloria Beatty, una joven aspirante a actriz, y sin imaginar lo determinante que será ese encuentro en su vida. Se trata de una chica que, tras muchos fracasos, está harta de la vida y que cree firmemente que lo mejor sería estar muerta.

Juntos, deciden inscribirse en un maratón de baile, en el que, a la par de más de 80 parejas, compiten por mil dólares. El concurso se va volviendo cada vez más absurdo. Primero, uno de los participantes resulta ser un asesino, después, para complicar un poco más las cosas, los organizadores deciden acabar el día de actividades con una carrera a toda velocidad en el que las parejas terminan volando por toda la pista. Hay también una boda ficticia, peleas, navajazos y una Liga en Defensa de la Moral compuesta por madres de familia que buscan acabar con el concurso.

Publicada en 1935 y ambientada en esa misma época, durante la Gran Depresión, la novela  de Horace McCoy no fue muy bien recibida por la crítica y apenas vendió unas tres mil copias, pero unos años después fue celebrada por los existencialistas franceses. Con el océano de fondo y convirtiendo el sufrimiento de los otros en un espectáculo, este libro se cuestiona hasta qué grado estamos cegados por aspiraciones materiales.

(¿Acaso no matan a los caballos?, Horace McCoy, Navona, Barcelona, 2018, 156 páginas, $530)

También puedes leer otras columnas de Fernando Hernández Urías: