El regreso a la novela de Fabio Morábito

A pesar de su amplia bibliografía (que incluye ocho poemarios y seis libros de cuentos), El lector a domicilio es apenas la segunda novela de Fabio Morábito (la primera fue Emilio, los chistes y la muerte, publicada por Anagrama en el año 2009).

Cuernavaca, la ciudad de la eterna primavera, una de las urbes con más albercas en el mundo, es el escenario de la historia. Y el narrador y protagonista es Eduardo Valverde, un joven de 34 años quien, tras un misterioso accidente automovilístico, se ve obligado a cumplir con varias horas de servicio social como lector a domicilio.

Esta labor, que en un principio podría sonar anodina o aburrida, le abre las puertas a un mundo de personajes extraños que incluye a un par de hermanos ancianos y solteros que juegan a engañar a la gente como si fuesen ventrílocuos, un matrimonio obsesionado con organizar veladas poéticas, una familia que obliga a sus hijos a hacerse pasar por sordos, un coronel malhumorado y una enamoradiza mujer mayor en silla de ruedas.

Pero además, hay un elenco que gravita alrededor de Eduardo enriqueciendo su historia. Está, entre varios más, el padre del lector, un viejo viudo con cáncer en los dos fémures y problemas de memoria; Celeste, la sensible y amorosa encargada de cuidar al anciano; el padre Clark, un religioso estadounidense quien encabeza una asociación cristiana de ayuda a personas de la tercera edad; Gladis, una mesera de Sanborns que parece la confesora de Eduardo, una pareja de extorsionadores que viven de pedir “cuotas” a los negocios y una misteriosa poeta llamada Isabel Fraire.

Este peculiar grupo le sirve a Morábito no solo para sostener la novela de las anécdotas de sus personajes, sino que, además, es un recurso para fortalecer la voz de su protagonista. La narración de Eduardo nos permite asomarnos a otras vidas, y justo gracias a esas interacciones es que podemos conocer qué pasa en la mente del personaje principal.

El lector a domicilio es una breve y divertida novela que, aunque de forma un poco superficial, habla de muchas cosas: amor, literatura, soledad, vejez, abandono, poesía, extorsión, crimen y sobre cómo creemos conocer a alguien pero en realidad no tenemos idea de quién es.

(El lector a domicilio, Fabio Morábito, Sexto Piso, México, 2018, 161 páginas, $250)

También puedes leer otras columnas de Fernando Hernández Urías: