Una ciudad a prueba de desastres

CDMX libro desastres
Foto: Shutterstock

A propósito de la celebración de los 500 años de la fundación de la CDMX, el Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México y la editorial Atrasalante publicaron hace un par de meses el primer volumen de una colección que busca rescatar y mantener con vida la memoria del Centro Histórico. Se trata de seis tomos que, a través de temas como leyendas y catástrofes, invitan al lector a realizar un viaje al pasado que además de interesante y enriquecedor resulta muy divertido.

El título del primer tomo es Grandes desastres de la Ciudad de México y, como su nombre lo indica, es una compilación de sucesos trágicos que han asolado a la capital del país, pero que también hablan sobre la capacidad de resiliencia tanto de esta imponente urbe como de sus habitantes. El libro está compuesto por 16 textos seleccionados por Héctor de Mauleón de distintas épocas y autores. Hay, por ejemplo, una nota de Concepción Lombardo de Miramón sobre el sismo de San Epifanio, “el más horrible temblor que jamás se ha visto”, que tuvo lugar el 7 de abril de 1845. En su libro de memorias, la viuda del General Miguel Miramón cuenta que algunos barrios de la capital quedaron en escombros y que, por miedo, gran parte de la población decidió huir de la ciudad.

También se rescata un fragmento del libro Memorias de mis tiempos, publicado en 1906, casi una década después de la muerte de su autor, Guillermo Prieto. En él, el cronista y poeta realiza un breve retrato de 1833, año en que una terrible epidemia de cólera convirtió a la CDMX en una zona de guerra, con calles vacías, cementerios inundados de cadáveres e iglesias con miles de velas en sus altares. La enfermedad, que acabó con la vida de su hermano, puso de rodillas a una capital que aunque ha sufrido mucho, siempre se recupera y vuelve a considerarse intocable.

Hay, además, notas sobre los sismos de 1985 y 2017, la inundación de 1629, el incendio en 1784 de la fábrica de la pólvora de Chapultepec y el motín del hambre de 1692. Todas, pequeñas instantáneas de una ciudad que, sin importar la magnitud de la tragedia, insiste en sobrevivir.

El segundo volumen, que reúne relatos y leyendas de fantasmas, corrió a cargo de Héctor de Mauleón. El tercero, firmado también por el periodista, se titula Horcas, patíbulos y guillotinas. El tomo cuatro, coordinado por César Tejeda, reúne 20 relatos de ficción con el Centro Histórico como tema principal. El quinto volumen fue coordinado por J.M. Servín y es un conjunto de 12 crónicas escritas por mujeres. Finalmente, La sombra de Eva cerrará la colección. Se trata de una novela infantil, firmada por Luisa Aguilar y Juana Pérez, que narra las aventuras de dos niños pequeños en el corazón de la Ciudad de México. Los libros pueden conseguirse en puestos de periódicos del Centro de la CDMX, así como en la página web de la editorial.

(Grandes desastres de la Ciudad de México, Héctor de Mauleón (comp.), Ediciones Atrasalante, $99)

También puedes leer otras columnas de Fernando Hernández Urías: