Thank You, Next

La semana pasada, Apple confirmó el fin de iTunes, una plataforma que, sin lugar a dudas, revolucionó la industria del entretenimiento

Foto: Leonardo Pérez

Tras varios meses de rumores, la compañía Apple confirmó la muerte de iTunes en la próxima actualización de sus sistemas, donde será relevado por Apple Music, Apple Podcasts y Apple TV, lo que sin lugar a dudas marca el final de una era.

Hasta cierto punto podríamos decir que esta separación ya era práctica en una gran mayoría de los dispositivos hoy en día, en los que es mucho más fácil controlar las canciones, películas o podcasts que escuchas en cada aplicación. Pero la desaparición de iTunes supone el cierre de un software que ha estado con nosotros durante gran parte del siglo XXI, y sobre todo que ha jugado un papel trascendental en la digitalización de la música, partiendo desde la hoy arcaica época de los discos compactos hasta el actual modelo de streaming y suscripción.

Para entender la importancia iTunes hay que viajar a finales de los 90, cuando Napster había revolucionado la forma en la que la gente conseguía música gracias a los archivos de descarga compartidos, desencadenando una grave crisis en la industria discográfica, pues a Napster le seguirían servicios como LimeWire y una gran cantidad de redes P2P que conformarían la primera gran oleada de piratería a través de la red.

En ese contexto, iTunes apareció como un gestor de archivos multimedia que nos permitía administrar nuestra música, subir nuestros discos compactos, organizar playlists y, sobre todo, nos ofrecía la posibilidad de tener en un solo lugar todas nuestras rolas favoritas y llevarlas a donde quisiéramos a través de nuestro iPod, porque en aquella época, no existían los teléfonos inteligentes, ¿se acuerdan?

Sin poder apreciar las dimensiones de esta plataforma, Apple creó todo un imperio de la música en el que todos los artistas querían estar presentes, al mismo tiempo de que miles de personas estaban de acuerdo en desembolsar ahí algunos pesos para comprar la música, sin la posibilidad de compartirla, dándonos también la oportunidad de comprar solamente una canción, sin tener que pagar por el disco completo.

Ha pasado toda una vida desde entonces y, de la mano de la plataforma, la industria de la música y el entretenimiento ha encontrado nuevos caminos para distribuir sus contenidos y, podríamos decir, para transformarse, así que iTunes tenía que morir.

Y si se preguntan qué pasará con todas sus canciones, películas y compras, la respuesta es nada, pues toda tu colección de música y archivos recopilados en la biblioteca de iTunes seguirán estando disponibles, pero ahora desde la nube.

Es decir, Apple no eliminará los archivos que hayas adquirido con el paso de los años, sino que simplemente reorganizará los lugares donde estén almacenados estos archivos, ya sean canciones, libros, películas o podcasts.

Así pues, con el adiós de iTunes llegamos al fin e inicio de una nueva era, y, como diría Ariana Grande, “thank you, next”.

También puedes leer otras columnas de Sopitas

La visa de los likes

El verdadero escándalo ambiental

Otra vez la contaminación

Ser niño en México

El nuevo récord

Las playas más contaminadas de México

Una mirada hacia dentro

Odio en las redes sociales

La Ley Olimpia

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.