La visa de los likes

Ahora, todos aquellos que decidan tramitar su permiso de ingreso a Estados Unidos deberán entregar datos de sus redes sociales a las autoridades de ese país

Foto: Shutterstock

No hay fecha que no se cumpla, y desde el pasado 1 de junio, el gobierno de los Estados Unidos podrá revisar tus redes sociales antes de decidir si te otorga una visa, o en su defecto te la niega.

Así que, si tienen pensado visitar gringolandia próximamente, váyanse echando un clavado en su cuenta de Facebook, Twitter, Instagram, Flickr y hasta LinkedIn, pues el mito urbano de que Estados Unidos revisará tus redes sociales a cambio de la visa es ahora una realidad.  Y un consejo: vayan borrando todos sus memes de Donald Trump, pues estos podrían ser una condicionante para que el Departamento de Migración les otorgue el permiso ya sea de turista, trabajo, residencia o inversión.

A partir de este mes, los formularios para solicitar visas en Estados Unidos incluirán nuevas preguntas acerca del uso de redes sociales, y quienes aspiren a tener el permiso migratorio tendrán que facilitar su nombre de usuario en todas estas plataformas utilizadas en los últimos cinco años, así como sus direcciones de correo electrónico y números telefónicos.

La medida, que aplicará tanto para mexicanos como para ciudadanos de otros países, busca reducir los sesgos de seguridad nacional, pero como cualquier crítica al presidente estadounidense puede ser tomada en cuenta como una amenaza, más vale que alguien le diga a Félix Salgado Macedonio que borre su tuit de “Trump pelos de elote”, así como cualquier contenido que pueda ser considerado una ofensa.

Dentro del formulario de migración habrá una casilla especial como opción para los pocos que nunca han utilizado redes sociales, pero en caso de que algún extranjero mienta, podrían enfrentar “graves consecuencias de inmigración”. Una de ellas es la máxima pena que obtienen los inmigrantes deportados: no volver a pisar Estados Unidos de por vida.

La norma que afectará a los cerca de 15 millones de extranjeros que visitan el territorio estadounidense anualmente es incluida en los controles de seguridad como un mecanismo de protección para los ciudadanos estadounidenses, confirmando la identidad de quienes entran al país, cuya información ayudará a la investigación de los sospechosos en caso de un ataque terrorista.

Aunque la iniciativa ha sido objeto de discusión entre varias organizaciones que la consideran como un atentado a la libertad de expresión, el Departamento de Migración, refuerza la promesa de Donald Trump de instruir el “escrutinio extremo” de los extranjeros que ingresan de forma temporal o permanente a la nación. De tal forma, que, con estas medidas, nada más falta que nos pregunten si tenemos Tinder… ¡pero por el ensartón que nos van a meter!

También puedes leer otras columnas de Sopitas

El verdadero escándalo ambiental

Otra vez la contaminación

Ser niño en México

El nuevo récord

Las playas más contaminadas de México

Una mirada hacia dentro

Odio en las redes sociales

La Ley Olimpia

¿Qué diablos es la CRE?

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.