Tenemos que hablar de Michael Jackson

Este año se cumplirán 10 años de la muerte del llamado Rey del pop, y las acusaciones de pederastia y abuso sexual a menores en su contra siguen más vivas que nunca

Foto: Getty Images

Una de las películas que más curiosidad y morbo generaron durante el festival de Sundance fue Leaving Neverland, el esperado documental de Wade Robson y Jimmy Safechuck para la cadena HBO en el que relatan el abuso sexual que sufrieron por parte del Rey del pop cuando tenían 7 y 10 años de edad, respectivamente.

Ahora Robson tiene 36 años y se ha convertido en un músico y coreógrafo que ha dirigido videos y giras de artistas como NSYNC y Britney Spears. Él y Safechuck, de 40 años, se inspiraron en el movimiento #MeToo para relatar el trágico abuso que sufrieron mediante un documental de cuatro horas de duración, que cimbró el festival de Sundance por su contenido altamente gráfico, lo que le ha valido la etiqueta de ser una película “devastadora y perturbadora”.

En la cinta, ambas víctimas señalan la manera en la que Michael Jackson los animaba a jugar a una boda, para después desnudarlos y obligarlos a practicarle sexo oral.

Al mismo tiempo, ambos jóvenes recuerdan cómo el cantante nacido en Indiana se ganaba a sus familias y las fuertes medidas de seguridad con las que contaba el rancho de Neverland para blindar todo lo que ocurría en su interior.

El documental también muestra el momento en el que Wade Robson testificó a favor de Michael Jackson en el 2003, cuando el cantante afrontó un juicio por abuso sexual contra una víctima de 13 años, y del cual fue declarado inocente.

Si La vida de un ícono, el documental de Netflix, deja a los espectadores con la duda, Leaving Neverland deja todo más que claro, mostrando el lado más oscuro de uno de los cantantes más importantes de la historia

También puedes leer otras columnas de Sopitas:

 

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.