Y tú, ¿comprarías gasolina robada?

En 2017, bajo la administración de Enrique Peña Nieto, 8 de cada 10 mexicanos estaban dispuestos a comprar gasolina robada si se la vendían a menor precio

Foto: Cuartoscuro

Toda esa gente aseguraba que las autoridades saben en dónde se ubican las tomas clandestinas y una gran mayoría podía afirmar que altos funcionarios de Petróleos Mexicanos estaban coludidos con los huachicoleros.

Eso fue según una encuesta telefónica a nivel nacional, elaborada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados en 2017, un documento que nos ayuda a ver en perspectiva el tiempo que llevamos conviviendo con los problemas de combustibles y, sobre todo, cómo nos hemos acostumbrado o relacionado con el famoso huachicoleo.

Resulta curioso que, a pesar de que el 98.3% de los encuestados tiene conocimiento de que las tomas clandestinas pueden ocasionar incendios y explosiones que pueden ponen en peligro la vida de comunidades enteras, además de afectar al medio ambiente, el 83.2% dijo que estaba dispuesto a comprar gasolina robada a bajo costo.

Del mismo modo, el 57.8% de los encuestados considera que los dueños de las gasolineras están involucrados con los huachicoleros; por lo tanto, el 88.1% piensa que aquellos empresarios que sean descubiertos vendiendo combustible robado debería ir a la cárcel, aunque el 76.0% dijo que no deberían cancelarles las licencias de distribución definitivamente.

Es decir, el 83% dice que compraría combustible robado si es más barato, aunque sea robado, pero al mismo tiempo pide que los dueños de gasolineras que vendan combustible robado sean encarcelados. What?

Se estima que, entre 2006 y 2014, aumentaron las tomas clandestinas hasta en un 1,800%, un fenómeno que el 27% de los encuestados achaca al alza al precio de los combustibles, el 10% al desempleo y el 87% a la incompetencia de las autoridades.

Otro punto que destaca del estudio es que menos de la mitad de los encuestados dijo saber las penas a las que se enfrenta una persona que roba combustible, las cuales van de los cuatro a los 25 años de prisión, en tanto que el 83% cree que las autoridades saben en dónde se ubican las tomas clandestinas y el 61.2% considera que los huachicoleros están coludidos con el sindicato de Pemex.

Así pues, queda claro que el tema no es nuevo y que la crisis no es de ahora. Sin embargo, se trata de una cuestión tan compleja y que afecta a tantos niveles que el 92% considera que el gobierno federal debería realizar una campaña informativa sobre el robo de combustible y las consecuencias que tiene participar en ello.

También puedes leer otras columnas de Sopitas:

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.