A la 4T se le olvidó el género

Foto: Gatitos contra la Desigualdad

Querides gatetes, estamos preocupados por algo que parece constante en las acciones de la 4T: la ausencia del enfoque de género. El género es una de las tres categorías clásicas utilizadas para el análisis de la desigualdad (además de la clase social y la raza). Es por esta grave falla que los Gatitos contra la Desigualdad aprovechamos para compartir nuestro análisis sobre tres hechos recientes que parecen mostrar que el gobierno actual está poco interesado en la desigualdad de género: el recorte presupuestal a las estancias infantiles, la ausencia de enfoque de género en “Jóvenes construyendo el futuro” y el cambio en las Becas Benito Juárez.

Miau. Va el primero. Ya tenía algunas semanas que nos habíamos enterado del tremendo recorte de 50% a las estancias infantiles. Justo el día de ayer circuló la declaración de Carlos Urzúa, titular de la SHCP, mencionando que buscan darle el dinero para estancias infantiles directamente a las personas, ya que “con eso se puede ayudar a la abuela que va a cuidar, quizá mejor a los niños que las propias estancias infantiles”.

¿No es suficiente con que las familiares realicen el cuidado de los menores, ya que lo hacen por amor? Como menciona reiteradamente Ecofeminita, eso que llaman amor, es trabajo no pagado, trabajo no remunerado. El trabajo de cuidados, ese que se encarga de “satisfacer las necesidades más básicas y cotidianas de las personas”, como cuidar a los hijos, adultos mayores y enfermos, es una responsabilidad social, a pesar de que en muchos países latinoamericanos sea visto, equívocamente, como una obligación familiar*. Mientras que otros gobiernos gastan hasta 9% del PIB en sistema de cuidados, en México no llega ni al 0.5%.

Foto: Gatitos contra la Desigualdad

Pero, ¿por qué Urzúa dijo “abuelas” y no “abuelos”? Porque, dicha responsabilidad no se distribuye de manera equitativa dentro de la familia: normalmente está sobrecargada a las mujeres. En México, las mujeres dedican cuatro veces más tiempo que los hombres al trabajo de cuidado, y el doble de lo que dedican las mujeres en Corea, España y Estados Unidos. Es decir, la desigualdad en la distribución del trabajo de cuidados en México no es natural, ni común a nivel mundial. Además, la diferencia se amplía según estrato social: las mujeres más pobres dedican el doble de tiempo que las mujeres más ricas**.

Foto: Gatitos contra la Desigualdad

Pasemos al segundo hecho. El programa “Jóvenes construyendo el futuro” presenta un problema relacionado con el trabajo de cuidados y la ausencia de enfoque de género. A pesar de las recomendaciones del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), realizadas desde el mes de diciembre, las reglas de operación del programa (publicadas hace un par de semanas) carecen de cualquier tipo de acción específica en favor de las mujeres.

Y no es gratuito que se exija enfoque de género en el programa que supuestamente se propuso para atender el problema de los jóvenes que no trabajan y no estudian: ocho de cada diez jóvenes en esta situación son mujeres. Según la Organización Internacional del Trabajo, una de cada cuatro mujeres que se encuentra inactiva, señala como principal motivo los trabajos de cuidados no remunerados.

Foto: Gatitos contra la Desigualdad

Por último, queremos contarles sobre los cambios en PROSPERA y su efecto en términos de género. En una acción poco convincente del gobierno, anunciaron el término del programa y su sustitución por las ˝Becas Benito Juárez”. Entre muchos aspectos criticables de dicha acción, trasciende en términos de género que el nuevo sistema de becas transferirá la misma cantidad a hombres y mujeres, mientras que el anterior transfería hasta 25% más a las mujeres. Darles una beca mayor partía del supuesto de que el trabajo de cuidados que les es impuesto impide en muchas ocasiones que estas continúen estudiando.

Foto: Gatitos contra la Desigualdad

Gatetes, en resumen, parece que a la 4T le sigue faltando asociar sus políticas sociales con el enfoque de género***. Ni para qué recordar cuando la diputada veracruzana de Morena propuso el toque de queda para que dejaran de asesinar mujeres. Partir de la perspectiva de género es primordial porque, como sabemos, esta dimensión de la desigualdad es un problema que nos afecta a todes. Por eso, exigimos a la 4T que cumpla con la expectativa de millones de mexicanas que votaron por una mejor situación para sus congéneres.

 

*No es gratuito que algunos “regímenes de bienestar” (esa clasificación de los países que señalan las relaciones del Estado, mercado y Familia para hacerse cargo del bienestar) señalen a algunos países (entre ellos muchos latinoamericanos), como “familiaristas”, es decir, que la sociedad sobrecarga a la familia en responsabilidades para cubrir el bienestar.

** A pesar de que las mujeres más ricas siguen dedicando más tiempo que los hombres más ricos: el doble. Pueden descargar el programa de cálculo de esta cifra, de aquí.

*** Tal vez la única buena noticia en este sentido es el anuncio del programa piloto del IMSS para asegurar a las trabajadoras del hogar.

También puedes leer otras columnas Gatitos contra la desigualdad:

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.