Acid Arab: llevar Medio Oriente a la pista de baile

Guido Minisky y Hervé Carvalho llegan a Bahidorá acompañados del tecladista argelino Kenzi Bourras para darnos una probadita del París arábigo.

Acid Arab en Bahidorá
Foto: Flavien Prioreau / Cortesía Blip Agency

Uno de los actos del cartel de la próxima edición de Bahidorá que más debe entusiasmar a los seguidores de la hipnótica fusión de electrónica con sonidos y vocales de Medio Oriente es Acid Arab. Se trata del dueto parisino formado por los djs y productores Guido Minisky y Hervé Carvalho allá por el 2012 que hoy cautiva audiencias tanto de clubes como de festivales por toda Europa y que seguramente dejará sentir su influjo a su paso por Las Estacas.

Antes de ser el nombre del dueto, Acid Arab fue el nombre de una serie de fiestas y de una célebre compilación. Las fiestas eran organizadas por Guido y Hervé y en ellas se tendía un puente sonoro entre la música occidental orientada a la pista de baile —acid house, disco, techno…— y los sonidos y la cultura árabes. Luego aparecieron geniales compilaciones armadas por el dueto en el sello Versatile, de Gilb’r, con música de Omar Souleyman, Pilooski, I:Cube, Etienne Jaumet y Professor Genius, entre otros productores que estaban cultivando eso que el sello llamó “la unión de dos guetos musicales: el del acid house y el de la música oriental”.

Acid Arab, el dueto

Hoy, Acid Arab es ese dueto que ha conseguido el objetivo que se marcaron desde hace más de un lustro: situar la música árabe a mitad de la noche, justo como ya lo estaban géneros como el house de Chicago o el techno. Y de paso, han dado el salto del techno con toques árabes que estaban creando como djs hacia música más melódica y otras exploraciones musicales a través de ese primer álbum publicado hace un par de años, Musique de France (Crammed Discs).

En él, trabajaron con mucha gente que conocieron en París, ese punto de confluencia entre Medio Oriente y Occidente. Además de aliarse con Pierrot Casanova y Nicolas Borne, contaron con la genial colaboración del tecladista argelino Kenzi Bourras. También contaron con la colaboración de Rachid Taha, un consentido de los oídos nómadas de estos lares —fallecido en septiembre del año pasado— y cuya participación en la canción “Houria” ha sido descrita como una especie de personificación de un Alan Vega magrebí.

Otro invitado: Rizan Said, autoproclamado el Rey del Teclado, figura fundamental de la nueva escena de música siria y a quien se atribuye haber popularizado el dabke, ese baile árabe energético que hemos visto en videos virales, junto a Omar Souleyman. Fue sin duda uno de los mejores álbumes de ese 2016, y en Bahidorá, podremos ver a Hervé, Guido y Kenzi tocándolo en vivo. ¿Se lo van a perder?

Más música que podría interesarte:

Jesús Pacheco
Ha compaginado literatura, música y periodismo desde sus días universitarios. Ha sido columnista de asuntos musicales en el diario Reforma, Afterpop y en Noisey. Tiene dos libros de ficción publicados: La sonrisa del gato Félix y Un hombrecillo en mi cabeza, escritos con sendas becas del Fonca y menos musicales de lo que desearía. Actualmente es editor general del diario máspormás.