Un misterio popular

¡El futuro es ahora! Tendremos sucursal digital de hamburguesas
Foto: Pixabay

Este, querido lector, es un trabajo sucio, pero con gusto lo hago por el bien de la comunidad. Probar muchas hamburguesas trae muchas dichas pero también experiencias poco agradables. Hace poco tuve una de esas decepciones en mi misión para probar una burger muy popular —a juzgar por la cantidad de gente que hace fila para entrar a sus sucursales—. Hablo de la BTK.

Muchas veces pasé, a diferentes horas, por su sucursal en Insurgentes Norte y siempre vi una larga fila de personas esperando. Nunca logré entrar, así que intenté en la sucursal de la colonia Juárez (Hamburgo 273).

También se te puede antojar: La madre de las burgers en la Condesa

Aunque lo más importante del menú son las alitas, las costillas y las papas al horno, la selección de hamburguesas se veía buena. Me decidí por la “Bacon”, que es básicamente una BTK con tocino. Tiene una mezcla de quesos, tocino crujiente, lechuga fresca, jalapeños, cebolla y aderezos.

Sin grandes expectativas, la esperé. En cuanto llegué empecé a confirmar mis sospechas: pan industrial, pero no Bimbo sino uno un poquito más grande; el pattie industrializado, del pasillo de congelados. No sonreí y ataqué.

Échale un ojo también: El Estado de México se defiende

La primera mordida me costó trabajo. El tocino, que esperaba crujiente, estaba correoso como correa de cuero. El queso y el aderezo de la casa —más mayonesa que nada— hacían que se resbalara todo. Pensé que en esa primera tarascada no había mordido carne, pero sí, la cosa es que la carne no tenía el más mínimo sabor. Esto es curioso, porque generalmente la carne industrializada y congelada sí tiene sabor. Esta no, nada. Además, se pasó de cocción y por eso estaba pastosa.

Entre la batalla con el tocino chicloso, el resbalón de panes y la carne sin sabor, terminarla fue una proeza. Tengo como regla siempre acabármela, aún cuando sea mala, pero esta vez estuve a punto de romper mi regla.

También lee: Umami Burger

Es un verdadero misterio cómo este restaurante puede ser tan popular. Quizá su popularidad se debe a otras razones: venden tragos, es barato y chance las papas rellenas son buenísimas. No sé y no creo regresar para averiguarlo. Tan mal me pareció que dudé en escribir esta reseña. Pero este es un trabajo sucio y alguien tiene que hacerlo.

La BTK

Dónde: Varias sucursales
IG: @la_btk
Cuánto:$ promedio: Bacon: $100, sencilla: $84 y refresco: $30

También puedes leer otras columnas de Marcello Lara “Burgerman”

El clásico de los recuerdos

La curiosa burger de Toks

¿Qué quiero este 2019?

Las mejores cinco hamburguesas de 2018 según Burgerman

Un clásico de la ciudad

Gringo Naco: La burger que debería de ser buena

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.

Marcello Lara
Chihuahuense de nacimiento, Marcello Lara radica, desde el siglo pasado, en Coyoacán (Ciudad de México). Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana, campus DF, tiene hasta la fecha, 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, músico: guitarrista de Moderatto. Existe también Marcelo Lara, ejecutivo disquero en su propia compañía, DeGira . Y también Marcello Lara, experto en hamburguesas: Burgerman.