El taco de canasta es el taco que viaja, el que hace paro cuando hay mucha hambre y poco varo. Es el taco valedor. Sudado, apapachado por otros taquitos sudados dentro de una canasta con un plástico azul, es el clásico de barrio en esta ciudad. El taquero con su bici, su canasta y sus botes de mayonesa rellenas de salsa verde y chiles en vinagre, es una estampa típica de la comida callejera chilanga; aunque, ahora, Valedor Taquería les está dando otro significado.

Del barrio a tu mesa

Nació en junio como “cocina fantasma” en plena pandemia por la covid-19 para satisfacer una necesidad básica que el aislamiento social nos quitó: taquitos de canasta, de naturaleza callejera, en casa. Un día, Adrián, Juan Carlos y otros dos amigos (y socios en una empresa de eventos) tenían antojo de tacos sudados y no encontraron ni uno en las apps de entrega a domicilio. “Así que dijimos: ¡hagamos los nuestros! —contó Adrián a Chilango—. Empezó un poco como de broma, pero luego le dimos forma al producto y le vimos oportunidad, porque nuestra propuesta culinaria es la comida de baqueta que siempre se antoja”.

Te recomendamos

Tacos finos

Valedor Taquería fue más allá de los clásicos tacos sudados –de chicharrón, frijol y papa– y crearon su versión: más grandes, con tortillas hechas a mano de maíces criollos, y de rellenos diferentes que hasta ahora han cautivado a sus clientes. El de chorizo de pulpo, el de pork belly (pancita de cerdo) con lentejas y el de betabel enchipotlado (100% vegano) son los favoritos hasta ahora.

Juan Carlos Hobb, chef en La Docena, es otro de los socios y el chef autor de este menú peculiar. “Partimos de los básicos pero dándoles nuestro toque —dijo Juan Carlos a Chilango—; el chicharrón lo hicimos encacahuatillo, al de papa le pusimos chilorio, elegimos pork belly porque es una parte del cerdo superequilibrada con grasa, carne y cuero; cambiamos los frijoles por lentejas; y agregamos opciones de mar (chorizo de pulpo y pescadito zarandeado) y veganos (papa con rajas, setas al ajillo y betabel, hechos con mantequilla de coco)”. Todos, eso sí, están bien empapados en su aceite caliente.

Valedor Taquería de Barrio Fino
Foto: Margot Castañeda, Chilango.

El de betabel enchipotlado es el más extraño. Morado y brillante, es una imagen que rompe con el estándar de los tacos sudados; sin embargo, es sabroso y debería quedarse para siempre como un sabor básico de los de canasta. “Ya tenía la idea de hacer un taco dulzón —dice Juan Carlos— así que rosticé el betabel con pura sal, que quedara chunky, con textura, luego le puse el chipotle y un poco de miel; al final quedó un taco dulce-picoso-salado-umami”.

“Es una nueva experiencia del taco —dice Adrián—; no descubrimos el hilo negro, solo le dimos nuestro toque y ofrecemos esta alternativa de comida de calle en un momento difícil de quedarnos en casa”. También diremos Valedor Taquería le dio nuevas posibilidades al taco de canasta porque en casa se come en plato, no sobre un trozo de papel de estraza a media banqueta y con el esmog de las avenidas. En casa, incluso, se guardan los que sobren y se recalientan al día siguiente. El recalentado, dirá los puristas, los convierte en otro tipo de taco, pues al recalentarlos dejan de ser sudados. No importa, mientras sepan bien, todo en orden.

Valedor Taquería
Foto: Valedor Taquería
Te recomendamos

Valedor Taquería de Barrio Fino

Dónde pedir a domicilio: Si estás en las colonias cercanas a Narvarte puedes hacerlo directo (sin costo de envío) al 55 3033 0123 o en sus páginas de Facebook e Instagram. Si estás más lejos los puedes encontrar en Didi Food y en Sin Delantal

Horarios: lun-sáb: 11-20 h, dom: 11-17 h

Cuánto: $23 por taco (si los recoges tú en Narvarte), $28 si los pides a domicilio; aceptan pagos en efectivo, tarjetas de crédito y débito y pago en línea