Creamos a partir de basura

A finales del año pasado, tras la publicación de su novela Trilogía de la guerra, por la que obtuvo el Premio Biblioteca Breve 2018, Agustín Fernández Mallo presentó, a través del sello Galaxia Gutenberg, su ensayo Teoría general de la basura, mismo que, desde hace algunas semanas, ya puede conseguirse en las librerías chilangas.

El texto, que su autor comenzó a escribir en 2010, es parte de un trabajo mucho más grande que Fernández Mallo viene realizando desde hace tiempo: el de hacer obras difíciles de encasillar, difíciles de resumir y de reducir, que mezclan géneros y temas, que se rehúsan a ser catalogadas y que le huyen a los géneros.

Quizás te pueda interesar: La ambición según Antonio Ortuño

En él, el escritor español reflexiona, por ejemplo, en torno a la necesidad que tiene nuestra especie de pensar en catástrofes que supongan su fin. Sobre estos desastres –que van desde el apocalipsis bíblico hasta las películas de zombies o las novelas de ciencia ficción en las que la humanidad ya no puede seguir en la Tierra debido a una invasión extraterrestre–, Fernández Mallo dice que “es nuestro motor, nos excita”, además de señalar que se trata de nuestra “legítima utopía, la utopía occidental, aquello que secretamente buscamos a través de esa línea de muerte”.

Quizás te pueda interesar: La triste historia de amor de Rob Sheffield

Una de las hipótesis centrales del ensayo, y en la que podría ubicarse su génesis, señala que creamos a partir de los residuos de los demás. De acuerdo con Fernández Mallo –quien toma como ejemplo a Einstein, Duchamp, Miguel de Cervantes y Warhol, entre varios más–, una obra es resultado de la apropiación de algún o algunos trabajos anteriores –que además, según el español, tienen que mostrar ciertas carencias para poder ser perfectibles–. Y de ello se desprende la posibilidad de que en lo que actualmente puede ser considerado como un deshecho residan “los genes culturales del futuro próximo”.

(Teoría general de la basura, Agustín Fernández Mallo, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2018, 450 páginas, $520)

También puedes leer otras columnas de Fernando Hernández Urías:

La literatura según Alejandro Zambra

La muerte renovada: una muestra de la mejor literatura noir hecha en México

La obra maestra de Mircea Cărtărescu

El futuro de la humanidad según Michio Kaku

La nostalgia según Michel Houellebecq

La vida según Hunter S. Thompson

Christopher Brookmyre o el crimen como una obra de arte

Los retos del siglo XXI, según Yuval Noah Harari

Horace McCoy y su espectáculo del dolor

Jordi Puntí y sus “ejercicios de estilo” en torno a Messi