El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 ha provocado que diversos países estén en cuarentena para evitar el incremento de los contagios. En México el aislamiento ha sido gradual. Aunque las autoridades todavía no prohíben salir, lo cierto es que cada vez pasamos más tiempo en casa, por eso es necesario saber cómo convivir con nuestras parejas, roomies y familiares para tener relaciones sanas por el COVID-19.

Chilango consultó a especialistas en Neuropsicología, Psicología Familiar, Terapia de Pareja y Sexología, quienes coinciden en que invariablemente surgirán diversos problemas de convivencia entre las personas que afronten juntos el confinamiento social, pero lo importante será adaptarse, llevar una buena comunicación e intentar no caer en la rutina.

Entérate: COVID-19: ¿cómo apoyar a los adultos mayores? 💵

Hay que ver el lado positivo

Independientemente de los aspectos negativos que conlleva el aislamiento social, los especialstas consultados consideran que esta etapa servirá para descubrirnos emocionalmente y repensar nuestras relaciones humanas, pues, aunque tengamos ocupaciones, debemos intentar sacar el mayor provecho para mantener relaciones sanas por el COVID-19.

“Me llama mucho la atención que la gente lo vea como una posible fuente de ansiedad y no necesariamente es así (…) En la Antigua Grecia una casa consistía en una cocina en medio y no existían cuartos, era solo uno para que todos durmieran y comieran en el mismo espacio”, dice Ricardo Trujillo, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM.

El confinamiento debe ser visto como algo positivo. “En Moscú los departamentos son de 50 metros cuadrados y ahí pueden vivir siete, ocho o 10 personas, y ellos en realidad no tienen este problema (…) Más bien somos nosotros, porque las culturas occidentales y capitalistas posmodernas hemos desarrollado una estructura más individualista”, agrega.

En México hay 34.7 millones de hogares. Si se divide la población total, estimada en 125 millones de personas, en promedio hay 3.6 integrantes por casa, de acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del INEGI (ENIGH 2018).

Del total de mexicanos, 75.5% viven en localidades urbanas y por cada hogar, hay en promedio un menor de 15 años y 2.37 integrantes de entre 15 y 64 años, de acuerdo con la misma encuesta.

Para mantener relaciones sanas por el COVID-19, lo primordial es establecer acuerdos y/o mecanismos de convivencia, sugiere Trujillo: “Cualquier cosa que yo haga en contra del objetivo, será negativa y viceversa”.

Para sacarle ventaja a esta situación es importante entender que “cada quien tiene su propia personalidad y ve las cosas de manera diferente. Hay quienes no van a notar gran impacto al hacer ‘home office’, pero para los niños o adultos mayores será más complicado. Sobre todo a quienes viven en departamentos pequeños les puede provocar ansiedad y caos no poder salir a la calle”, explica Paulina López Benítez, especialista en Psicología de Pareja y de Familia.

Por esto, la también terapeuta recomiendo terminar los proyectos pendientes que teníamos en casa: construir, reparar o limpiar un área que no habíamos podido atender por falta de tiempo. “También es momento de agradecer, a Dios o a la vida, dependiendo la creencia religiosa, el hecho de que estamos vivos y podemos estar más tiempo con nuestros seres queridos, a diferencia de quienes no pueden quedarse en casa por cuestiones de trabajo o supervivencia”, enfatiza.

Lee aquí: ¿Cómo asearme adecuadamente al regresar a casa?

El secreto de las relaciones sanas 

La cuarentena es una oportunidad para conocernos más, tanto en lo personal como a las personas con las que enfrentamos el aislamiento, comenta Diana Camacho Barrón, especialista en Psicología de Pareja y de Familia. “Hay que ser creativos para no desesperarnos, hacer diferentes nuestras actividades cotidianas, pero manteniendo las expectativas bajas con respecto a lo que esperamos de nuestra pareja, roomie o familiar, así evitamos pelearnos o decepcionarnos”.

López Benítez sugiere crear relaciones sanas por el COVID-19 a través del diálogo y la resolución de dudas. “La comunicación siempre debe existir, en este caso, por la cuarentena se vuelve más importante. Hay que externar en todo momento las dudas que tengamos”.

Ricardo Trujillo aclara que no hay técnicas sanas establecidas para lograr una comunicación adecuada, pero recomienda los siguientes puntos:

Acuerdos y negociaciones: Establecer acuerdos dentro de la familia (o las personas dentro del hogar), que permitan llevar una relación de equidad y de respeto.

Objetivos: Cuando todos establecen verbalmente que existe una situación de crisis, deben establecer claramente cuál es el objetivo, lo cual derivará en una serie de acciones específicas que permitan mejorar la convivencia.

Sanción: Establecer un mecanismo sobre las consecuencias que enfrentará la persona que rompa los acuerdos.

Ante estas consideraciones, la psicóloga Diana Camacho recomienda no perder nuestra individualidad, independientemente de realizar actividades con las demás personas con las que convivimos en el aislamiento “siempre hay que darnos un espacio para nosotros mismos”.

Te puede interesar: ¿Cómo recibir pedidos de forma segura?

Convivencia con niños y adultos mayores

asilamiento social coronavirus
Foto: Cuartoscuro.

En esta cuarentena, la convivencia con los niños dependerá de la empatía que se genere, con frases como “a mí también me ocurre esto”,  “yo también experimento estos sentimientos”, explica Tania Gómez, especialista en Neuropsicología Clínica.

Para lograr relaciones sanas por el COVID-19 con los niños, será necesario pedirles lo que necesitamos de ellos con frases como: “Necesito que seas más colaborativo con esto” o“necesito espacio para estar sola, porque vengo de una situación difícil y necesito recuperar un poco de energía”, enfatiza Tania Gómez, y agrega que la convivencia con los niños debe estar encaminada al aprendizaje. “Enseñarle a cambiar un foco, hacer alguna actividad en la cocina, una rutina en casa, alguna habilidad, es importante desarrollar esa conciencia”, sugiere.

Con los adultos mayores, la convivencia debe girar en torno a las preocupaciones derivadas de la información que consuman, explica Diana Camacho. “Por la edad son más susceptibles al pánico, por lo que debemos aclararles sus dudas, con base en fuentes oficiales, para evitar que sientan miedo”.

Los especialistas coinciden en que el exceso de información genera estrés, que afecta a las personas en general, pero más a la población vulnerable, como adultos mayores. “Se le llama ‘higiene emocional’. Esto tiene que ver con lo que entra a nuestro corazón y nuestra cabeza, es decir que, así como los virus entran a nuestro cuerpo y nos enferman, la malas noticias o noticias falsas nos hacen daño”, expone la psicóloga Camacho Barrón.

Para no ser víctimas del exceso de información y no entrar en pánico o aburrimiento, la psicóloga López Benítez recomienda crear rutinas para mantenernos ocupados en las que incluyamos a nuestras parejas, roomies o familiares. Estas rutinas deben partir desde fijar una hora específica para levantarse, horario de trabajo y tiempo para hacer alguna actividad física, dependiendo el caso. “Hay que entender que no son vacaciones, hay que seguirnos actualizando académica o laboralmente, para no estar solo acostados o en el sillón todo el tiempo”, sugiere.

¿Cómo llevar una sexualidad sana?

Respecto a las parejas, además de entablar buena comunicación para lograr relaciones sanas por el COVID-19, deberán adaptarse a nuevas prácticas y deseos sexuales para evitar la desesperación y el aburrimiento, sin caer en “moralismos”, dice David Ocampo Fonseca, especialista en Sexología.

“De que van a cambiar las relaciones, van a cambiar, porque no estamos acostumbrados a convivir todo el tiempo con nuestras parejas. No es tan sencillo adaptarse, aunque las queramos mucho, pero si empezamos a buscar algo constructivo para hacer juntos, podemos sacarle provecho, sobre todo en la sexualidad”, recomienda.

Te recomendamos: Amor en tiempos de COVID-19, ¿tener o no relaciones sexuales?

La cuarentena puede significar una oportunidad para descubrir diversas prácticas sexuales que no conocíamos o que no habíamos querido experimentar por la falta de tiempo, por el estrés, lo cual representa el principal problema de que la gente pierda deseo sexual, de acuerdo con Ocampo Fonseca, también especialista en Terapia de Pareja.

Fonseca enlistó una serie de recomendaciones para las parejas:

  • La comunicación es lo primordial: ¿qué quiero yo y qué quiere mi pareja? 
  • Hay que lograr acuerdos y organizar los tiempos para darle espacio a la sexualidad. 
  • Descubrir y probar nuevas prácticas, por ejemplo el uso de juguetes sexuales y otros materiales didácticos. Siempre bajo consenso. 
  • Tener cuidado con los niños, para evitar que presencien algo que no conocen. 
  • Si no vives con tu pareja, puedes realizar videollamadas, sexting o usar juguetes sexuales que se activan y manipulan a través de internet.
  • Si no tienes pareja, puedes hacer uso responsable de la pornografía y foros o plataformas donde otras personas buscan satisfacción sexual a través de transmisiones en vivo, por medio de una cámara web y una pantalla.

Hablemos de violencia doméstica

El aislamiento social podría derivar en violencia doméstica, de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas. “Hay quienes se van a cansar de estar tanto tiempo juntos. El confinamiento puede irritar a cualquiera, tanto hombres como mujeres, y volverlos agresivos, por lo que probablemente recurran, principalmente los hombres, a la violencia de cualquier tipo: verbal, física y sexual”, explica David Ocampo.

Durante los primeros dos meses de este año se registraron 33 mil 645 casos de violencia familiar en el país, y 482 casos por violencia de género en la familia, de acuerdo con la actualización más reciente del reporte de Incidencia Delictiva del Fuero Común 2020, realizado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Tan solo en la Ciudad de México, durante ese periodo se registraron mil 879 casos de violencia familiar, y 221 por violencia de género en la familia.

Ante la preocupación por sufrir violencia familiar, la Red Nacional de Refugios puso a disposición los siguientes teléfonos para pedir ayuda las 24 horas del día: 555674-9695 (CDMX) y 800-822-4460 (el resto del país).

Te recomendamos: Tenemos que hablar de la violencia doméstica en la cuarentena

Cómo contactar a especialistas

Como parte de la coyuntura que estamos viviendo, y para evitar difundir información falsa, personal capacitado de la Secretaría de Salud federal responderá tus dudas sobre el COVID-19 a través de Locatel (5658-1111).

Los especialistas entrevistados para este reportaje te podrán asesorar en caso de que te sientas afectado emocionalmente por la cuarentena, pero sobre todo, te podrán orientar para mantener tus relaciones sanas por el COVID-19.

Para agendar consultas (por ahora telefónicas) con especialistas en psicología de pareja y de familia, una opción puede ser la Clínica de Atención Psicológica Integral (CAPI), vía Facebook y Whatsapp: 555406-1344;, así como el Centro R&A Psicólogos, vía Facebook o Whatsapp: 555709-1107.

Si requieres una consulta de sexología en pareja, podrás ponerte en contacto con el especialista David Ocampo Fonseca a través de su correo electrónico [email protected]

También lee: ¿Cómo explicarle a los niños la cuarentena por el COVID-19?