Antonio Azpiri –cantante de ópera y director del Coro Gay de la Ciudad de México– interpretará uno de sus roles soñados: el papel estelar en Las bodas de Fígaro, de Mozart, en el Festival Internacional de Ópera de Verano de Morelia, en julio. En agosto hará su debut internacional en Suecia y Dinamarca con la compañía para cantar La forza del destino, de Verdi.

“Amo cantar e interpretar música diferente y me fascina darle voz a lo que resulta nuevo, raro y disonante a oídos conservadores. Definitivamente he encontrado que la diversidad en mi música está integrada desde el momento de la creación. La creatividad interpretativa en mí es diversa desde el estudio y aprendizaje”.

Así, la música es como una metáfora de la vida de Antonio, quien expresa lo compuesto por alguien más, pero con su propia expresión: “Busco llegar a capas más profundas en la sensibilidad de las personas; nuestra diversidad vive constantemente en el arte cuando se le permite: solo hay que escuchar las palabras y permitirse expresarse con libertad”.

A través de su carrera profesional también busca visibilizar piezas que giran en torno a la homosexualidad: “Para mi proyecto de titulación estoy feliz incluyendo un repertorio de expresión homoerótica y homoafectiva. Existen óperas que, además de contener una narrativa LGBT+, exploran la historia de nuestro movimiento.

Por mencionar algunas: “Angels in America”, de Peter Eötvös, habla sobre un hombre que vive con VIH; “Stonewall”, de Iain Bell, aborda los emblemáticos movimientos del 69 en New York; “Unbound”, de Nathan Hall, que estrena en Denver en septiembre, se sumerge en el mundo del BDSM, el Leather y otras prácticas sexuales”.

El cantante de ópera admira a muchos, pero quien realmente le inspira –dice– son las personas que integran el coro que dirige desde hace tres años. “Es impresionante lo que he aprendido de elles. Son capaces de aprender música a niveles complejos, en corto tiempo, bajo presión, y además de todo se la pasan estupendo cuando cantan”.

Como director, Azpiri ha ido conociendo a los integrantes del coro, a quienes considera un “motor de arranque” para exponer un repertorio específico desde la disidencia y para transmitir un mensaje y un contenido relacionados con el movimiento. Actualmente trabaja en un proyecto de grabación de ciclos de canciones con textos de poetas homosexuales, entre ellos Thom Gunn, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia y Walt Whitman.

“He encontrado maneras no convencionales y necesarias para integrar la música a la propuesta artística, observándome desde diferentes puntos de vista, permitiéndome estar presente y en constante cambio según lo que sienta y perciba en el momento, y conectándome desde el principio con lo que está escrito en texto y música”.

Antonio Azpiri
Instagram
Canción empoderadora: “El que quiera entender, que entienda”, de Mägo de Oz.

Para cerrar, échale oído a esta lista de reproducción con 100 canciones orgullosas: