Qué es el calendario lunar y cómo afecta a Semana Santa

Todo tiene que ver la luna 🌙

por qué semana santa cambia de fecha
FOTO : FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM

A finales de marzo y principios de abril todo chilango se hace la misma pregunta una y otra vez: cuándo es y por qué Semana Santa cambia de fecha. Además de la confusión, esta celebridad nos garantiza por lo menos dos días de descanso y eso la ha hecho una de las fechas favoritas del año.

 También lee: Ideas de viajes para aprovechar los puentes de 2019 🚌🛤

Pero contrario a otras fiestas religiosas, esta se celebra en diferente mes según el año. Por ejemplo, en 2019, será del 14 al 20 de abril, mientras que el año pasado fue del 25 al 31 de marzo. Las posibilidades varían en un intervalo del 22 de marzo hasta el 25 de abril, por lo que es común encontrar diferencias de hasta un mes.

El calendario lunar explica por qué Semana Santa cambia de fecha

Primero, ¿sabes que celebra Semana Santa? Acorde a estas religiones, es un festejo por la resurrección de Jesús, una fecha tan importante que durante los tres primeros siglos era la única que celebraban.

Esta comienza con la celebración de Domingo de Ramos y finaliza en Domingo de Resurrección. En ella también se recuerdan la Última Cena y la muerte de Jesús de Nazaret, en jueves y viernes, respectivamente.

 También lee: ¿Cuál es el origen y qué significa el miércoles de ceniza?

El problema es tratar de establecer una fecha específica, pues en tiempos bíblicos el ciclo de la luna era el que marcaba el tiempo de las festividades religiosas, particularmente el de la cultura judía. Los romanos, en cambio, utilizaban el calendario solar para ordenar el tiempo y controlar los momentos de siembra y cosecha.

Esto hizo que muchas fiestas judías se tuvieran que ajustar al calendario gregoriano, pero no fue siempre posible. Una de las liturgias que no cambió fue la Semana Santa, porque la pasión estaba relacionada específicamente con la luna.

La historia de por qué Semana Santa cambia de fecha

Para encontrar una fecha aproximada, los teólogos buscaron ubicar primero la muerte de Cristo. Esta, acorde a los evangelios, ocurrió cerca a la Pascua Judía o Pesaj, una celebración que conmemora su salida de Egipto y la cual se menciona en la Última Cena.

 También lee: Las iglesias más extraordinarias en la CDMX

Cuenta la historia, que la noche en la que el pueblo judío salió de Egipto, había luna llena y eso les permitió prescindir de las lámparas para que no les descubrieran los soldados del faraón. Es por esto que la celebración siempre concuerda con una noche de luna llena, lo cual explica por qué Semana Santa cambia de fecha, ya que permite corroborar que el primer Jueves Santo de la historia ocurrió cuando Jesús celebraba la Pascua judía con su discípulos, pues era una noche de luna llena.

Por eso, la Iglesia fija el Jueves Santo en la primera luna llena que se presenta entre el mes de marzo y abril. A partir de esta fecha, se establecen las demás, como el Miércoles de Ceniza, el Pentecostés y, por supuesto, Semana Santa.

El legado de Semana Santa en la CDMX

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Eduardo Estrada (@eduartdeco) el

 También lee: Conoce el Callejón del Diablo en este recorrido de leyendas

La celebración de la Semana Santa, tal como la conocemos actualmente, es una fusión de la tradición judeo-cristiana con elementos de los pueblos originarios de todo el país.

Aunque comenzó con las procesiones y el teatro religioso del siglo XVI, cuyo legado se puede ver claramente en Viacrucis como el de Iztapalapa, tiene su contraparte nativa, como los tradicionales carnavales que incluyeron música, un carácter burlesco y mucho color.

México cuenta con carnavales envidiables, pero si el presupuesto y el tiempo no te alcanza para conocerlos este año, la CDMX también tiene su propia oferta en las alcaldías de Tláhuac, Milpa Alta, Iztapalapa, Xochimilco y Azcapotzalco, los cuales no querrás perderte.

 También lee: #JuevesDeLeyendas: Conoce la historia del Cristo de la Cuevita y su relación con el Viacrucis de Pascua