¿Crees que conoces bien los recintos, monumentos y museos chilangos? Pues seguro no tanto, porque varios de ellos tienen varios secretos escondidos en sus paredes o hasta bajo tierra. Te contamos más sobre los lugares ocultos en edificios de CDMX.

Así como tú escondes todos los adornos navideños en un armario o bodega, hay varios lugares que ocultan piezas históricas y culturales en zonas que jamás imaginaste. Solo basta que pongas más atención para conocer algunas de ellas.

Mira esto: Edificio Vizcaya, joya encantadora y fantasmal de la Juárez

Lugares ocultos en edificios de CDMX

Las criptas de Catedral

La Catedral Metropolitana tiene un gran valor histórico y arquitectónico; tanto, que es de los edificios más visitados del país. Pero, entre sus muros, cúpulas y campanarios hay varios secretos.

Uno de ellos son las Criptas de los Arzobispos; estas se encuentran justo debajo de los que es el Altar de los Reyes. Se trata de un lugar poco conocido, pues casi nunca está abierto al público. De hecho, la única manera de visitarlo es cuando tours por esta área están disponibles.

El lugar es sorprendente, pues simplemente lo primero que te recibe es la tumba de Fra Juan de Zumárraga. Toda la base cuenta con motivos prehispánicos; el que más resalta es un cráneo.

Pero no es el único clérigo que está aquí enterrado. El espacio se construyó en 1937 y desde entonces aquí se pusieron los restos de varios miembros importantes de la iglesia católica en México.

Dónde: Catedral Metropolitana (Plaza de la Constitución s/n, Centro Histórico).

El mausoleo del Ángel de la Independencia

Para todos es uno de los monumentos más icónicos de la capital; sin embargo, este lugar en realidad es un mausoleo desde 1925. Y es que en sus profundidades hay varias urnas donde descansan los restos de varios héroes de la independencia.

De hecho, es por eso que su nombre oficial es Columna de la Independencia, aunque muchos chilangos lo ignoran. En su interior hay restos de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Nicolás Bravo, Leona Vicario, Juan Aldama, Andrés Quintana Roo, Mariano Jiménez, Francisco Javier Mina, José María Morelos, Vicente Guerrero, Mariano Matamoros y Guadalupe Victoria.

Este monumento fue construido por el arquitecto mexicano Antonio Rivas Mercado. Su construcción comenzó en 1902 y terminó en 1910 con la inauguración encabezada por Porfirio Díaz. Fue en 1923 cuando la columna tuvo que ser modificada para albergar en su interior los nichos de varios héroes de la Independencia.

Pero estas urnas no son lo único de los lugares ocultos en edificios de la CDMX. Solo si accedes a su columna, verás una estatua a Guillén de Lampart. ¿Y ese quién es? Pues fue un irlandés que llegó a la Nueva España durante el virreinato.

Quiso hacerse pasar por el hijo de Felipe II de España para proclamarse Rey de México. Aunque su objetivo se agradece, pues quería darle su independencia al país. Sin embargo, le salió el tiro por la culata. Fue descubierto y encerrado por la Inquisición durante 17 años. Hasta que finalmente murió en la hoguera.

Dónde: Ángel de la Independencia (Av. Paseo de la Reforma, Juárez)

El sótano del Museo de Antropología

Pero no todo son tumbas y nichos escondidos. Hablemos ahora de las joyas mejores guardadas del Museo Nacional de Antropología. Aunque cuenta con 22 salas de exhibición permanente y dos para muestras temporales, eso no es nada con lo que esconde bajo tierra.

La riqueza de este museo está en su sótano, pues solo se exhiben 8,000 piezas de las 120,000 que hay resguardadas. Basta decir que aquí es donde se encuentra la osteoteca, o sea, una colección de restos óseos y hasta momias.

Es tan importante este espacio del museo que aquí mismo se encuentran áreas acondicionadas con laboratorios. Estos se utilizan para estudiar y dar mantenimiento a las piezas que aquí se resguardan.

Lo único malo, es que el público en general no tiene acceso a este espacio.

Dónde: Av. Paseo de la Reforma esquina Calzada de Gandhi s/n, Chapultepec.

Te recomendamos: 7 escultoras que transformaron la CDMX con sus obras

Calmécac del Centro Cultural España

Otro de los lugares escondidos en edificios de CDMX se encuentra justo debajo del Centro Cultural de España en México.

Sabemos que muchos chilangos lo conocen por los distintos talleres y actividades culturales que se realizan aquí a lo largo del año. Pero en él también hay una pequeña zona arqueológica.

Si bajas hacia su sótano, encontrarás un Museo de Sitio en el cual podrás ver los restos de un calmécac, escuela donde estudiaban los hijos de los gobernantes mexicas. Estos fueron descubiertos cuando se planeaba un estacionamiento para el recinto.

El Inah realizó trabajos entre 2006 y 2008 para estudiar los restos. Para presumirlo a todos los chilangos, se creó el museo que también exhibe alrededor de 80 piezas que también fueron descubiertas durante las excavaciones.

Este lugar lo puedes visitar, pero tienes que hacer una cita máximo una semana antes al correo [email protected]. Tendrás que especificar el número de personas y se pondrán en contacto contigo.

Dónde: República de Guatemala 18, Centro Histórico.

Cuándo: de martes a viernes de 11:00 a 19:00; sábados de 10:00 a 19:00 y domingos de 10:00 a 16:00.

El museo y las criptas del Monumento a la Revolución

Todo chilango que se respeta tiene su foto en el Monumento a la Revolución. Pero ¿sí lo conoces bien?

Es típico ver cada fin de semana a familias y amigos en la explanada de este monumento andando en bici o patines, o corriendo a través de su fuente. Pero el chiste de este lugar es pasar a conocerlo.

Y no solo hablamos del paseo hacia su mirador. Pues en realidad no todos están conscientes de que aquí se encuentra el Museo Nacional de la Revolución. Eso sucede porque se encuentra bajo tierra, en los cimientos de este lugar.

Pero ese no es el único secreto que esconde el monumento. Pocos saben que desde 1936 también funciona como mausoleo. El arquitecto Carlos Obregón Santacilia fue quien rescató la obra inconclusa en 1933.

Obregón comenzó a reinterpretar la estructura y varios de sus espacios. Eso incluye los cuatro pilares, que representan los ideales revolucionarios y donde yacen las criptas de Venustiano Carranza, Francisco I. Madero, Plutarco Elías Calles y Francisco Villa.

Pero no son los únicos, pues Lázaro Cárdenas también yace aquí desde su muerte en 1970.

Dónde: Av. de la República S/N, Tabacalera

Cuándo: el museo se encuentra cerrado por la pandemia

El templo debajo del Antiguo Palacio del Arzobispado

La calle de Moneda es histórica, pues ahí estuvo la primera imprenta, la primera casa de moneda y la primera universidad del continente americano. Pero aquí también estuvo el Antiguo Palacio del Arzobispado.

Originalmente el terreno era ocupado por las casas de los conquistadores Andrés Núñez y Martín López. Pero Fray Juan de Zumárraga las compró en 1530 para crear una residencia para los arzobispos de la ciudad.

Quizá te interese: La primera Llorona de la CDMX se aparecía en estas calles

El edificio pasó por varias transformaciones y reconstrucciones. Lo que hoy conocemos se levantó a mediados del siglo XVIII a cargo del arquitecto José Miguel de Rivera.

¿Pero por qué lo mencionamos dentro de los lugares ocultos en edificios de CDMX? Esto se debe a que después del terremoto de 1985 el edificio quedó muy dañado. Se hizo una intervención por la entonces Subdirección de Salvamento Arqueológico.

Se abrieron los cimientos del edificio y aquí se encontraron vestigios del antiguo templo de Tezcatlipoca. De hecho, todavía puedes ver parte del templo gracias a una ventana arqueológica que se dejó en el sitio. Si miras hacia ellas, verás parte de la escalinata de cantera rosa de este sitio.

Además, también sacaron varias piezas prehispánicas, las cuales actualmente se exhiben en el mismo lugar que funciona como el Museo de Arte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Una de esas piezas es un monolito conocido como “Piedra del ex Arzobispado”, o también como “Piedra de Moctezuma I”. Este se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

Dónde: Moneda 4, Centro Histórico

Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 17:00

Costo: Entrada libre

La ventana del Museo UNAM Hoy

A unos cuantos metros del Antiguo Palacio del Arzobispado se encuentra este recinto que pocos conocen. Se trata del Museo UNAM Hoy que nos habla sobre la historia del antiguo barrio universitario, la historia de la universidad y momentos que han marcado a esta casa de estudios.

Pero además de todo eso, y tomando en cuenta su ubicación, resulta que en los cimientos de este lugar también hay una ventana al mundo prehispánico. Y es que aquí estaban los recintos de los sacerdotes del templo de Tezcatlipoca.

También en la primera sala de este museo, podrás ver un par de piezas que fueron encontradas durante los trabajos de restauración de este edificio.

Dónde: Moneda 2, Centro Histórico

Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 18:00

Costo: $20 general, $10 credencial vigente de maestro o estudiante; gratis a Inapam y Comunidad UNAM

Sótano del Ex Convento Desierto de los Leones

En medio de una enorme reserva ecológica se encuentra este exconvento que era dedicado a Nuestra Señora del Carmen de los Montes de Santa Fe. Actualmente, las ruinas de este lugar funcionan como un museo de sitio.

A pesar de los años, hay varias partes de este lugar que permanecen intactas. Una de ellas es el sótano, el cual, a pesar de su aire lúgubre y sus frías paredes, despierta gran interés en los visitantes.

Se trata de un conjunto de túneles que van por todo el inmueble y que en realidad forman parte del acueducto del lugar. Pero también es el escenario de varias leyendas y por eso despierta el interés de la gente.

Hay quienes dicen que por estos túneles se escuchan gritos y lamentos. Supuestamente pertenece a aquellos monjes que eran severamente castigados y encerrados en este sótano.

Dónde: Parque Nacional Desierto de los Leones (Carr Toluca – México s/n, Cuajimalpa de Morelos)

Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 17:00

¿Qué te parecieron estos lugares ocultos en edificios de CDMX? Si conoces algún otro, cuéntanos en los comentarios.

Échale ojo a: Barrios Mágicos en CDMX para descubrir y senderear