Este famoso pintor y arquitecto mexicano es todo un orgullo 100% chilango. El artista nació y murió en la capital; sin embargo, dejó todo un legado de su vida y obra por diversos lugares. Te contamos dónde ver la obra de Juan O’Gorman en la CDMX.

O’Gorman nació en el barrio de Santa Catarina en Coyoacán, y siempre tuvo muy presente el arte en su vida, pues su padre era un pintor de origen irlandés.

El alma máter de Juan O’Gorman fue la entonces entonces Escuela Nacional de Arquitecturade la Universidad Nacional, situada en la Antigua Academia de San Carlos.Allí estudió arquitectura.

También la Facultad de Arquitectura de la UNAM fue parte de su formación académica. Por eso, no sorprende que una de sus más grandes obras esté dentro de esta universidad.

Te recomendamos: 24 datos curiosos de la Cineteca por sus 47 años

Conoce la obra de Juan O’Gorman en la CDMX

Seguramente ya has pasado por más de uno de estos edificios que resguardan sus murales y legado pictórico. Sin embargo, si aún te falta conocer alguno, échale ojo a este recuento.

1. Sus tres casas estudio

Recordemos que antes de ser pintor y muralista, O’Gorman fue arquitecto. Por eso no es de extrañar que entre sus obras las obras de Juan O’Gorman en la CDMX más relevantes mencionemos su triada de casas estudio.

Con tan solo 24 años de edad, O’Gorman compró un terreno que contenía dos canchas de tenis escalonadas y que pertenecía a un club deportivo en San Ángel.

En el terreno más bajo, experimentó entre 1929 y 1931 lo que sería la primera casa moderna y funcional en todo México. Mostró este espacio a su amigo Diego Rivera, quien rápidamente quedó fascinado.

Tanto que le compró la otra mitad del terreno y le pidió que construyera dos casas estudio (una para él y otra para Frida Kahlo). La construcción de estos espacios se realizó entre 1931 y 1932.

Actualmente este espacio es el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Aunque también se encarga de difundir la vida y creaciones de Juan O’Gorman.

2. Mural en el AICM

En 1936, O’Gorman decidió ponerle pausa a su carrera arquitectónica. Así fue como comenzó a enfocarse en los murales. Gracias a esto, hay un par de estos trabajos de Juan O’Gorman en la CDMX.

Uno de ellos puedes verlo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde se exhibe La conquista del aire por el hombre. El pintor trabajó entre 1937 y 1938 y en diez paneles (16 metros de largo) cuenta la historia de la aeronáutica mundial.

Para eso, refleja a varias personalidades y épocas. Por ejemplo, podemos ver a Nezahualcóyotl sujetando un murciélago, a Da Vinci y sus inventos o a Los Hermanos Wright, a Santos Dumont y su Aeroplano, entre otros.

Lo que pocos saben, es que junto a este mural, O’Gorman realizó otras dos pinturas de cuatro metros de largo. Se llamaban Los mitos religiosos y Los mitos paganos y desataron todo un escándalo; finalmente fueron borrados.

De acuerdo con el artículo El antiguo aeropuerto y el mural de O’Gorman, publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana, la polémica se derivó de la crítica que el pintor hacía contra los dogmas de la iglesia y de los señalamientos hacia aquellos políticos que usaban los avances de la ciencia en su beneficio personal.

Parte de las discrepancias en torno a la obra de O’Gorman estuvo relacionada con una imagen en la que se mostraba una edificación destruida, cuyo parecido con la Torre de Babel era innegable. De ella emergían dos serpientes: una de ellas con la cabeza de Adolf Hitler y la otra de Benito Mussolini.

Se dice que para evitar cualquier conflicto con las potencias del Eje, se optó borrar esas dos pinturas y solo dejar el mural sobre la aeronáutica. Este se exhibe de manera permanente en la Sala B de la Terminal 1. Específicamente entre las puertas de acceso 3 y 4.

Quizá te interese: Callejón del beso, la Muerte y el Diablo: lugares misteriosos

3. Museo Anahuacalli

Todos lo conocemos como el museo de Diego Rivera; ¿pero sabías que es uno de los legados de Juan O’Gorman en la CDMX?

En 1942, su amigo Diego acudió a él con un favor: la construcción de un edificio para resguardar su colección de objetos prehispánicos.

Rivera ya tenía idea de cómo sería su Ciudad de las Artes: Anahuacalli. Sin embargo, fue O’Gorman quien desarrolló los planos, haciendo realidad el ideal de Rivera: la integración del paisaje con la construcción.

Además, de este proyecto nacería la idea base de su obra más famosa: el uso de mosaicos de colores.

4. Biblioteca Central de Ciudad Universitaria

Estudiar en la UNAM marcó para siempre al artista, pues dentro de Ciudad Universitaria puedes ver la obra más impresionante de Juan O’Gorman en la CDMX: la Biblioteca Central.

¿Sabías que el artista no solo se encargó de los murales? Al ser un arquitecto, O’Gorman fue invitado en 1948, junto a Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco, a diseñar este edificio

O’Gorman dirigió la construcción del edificio de 1949 a 1951. Y no solo eso, pues también se encargó de adornarlo con un mosaico de piedras naturales y de colores que recubren una superficie de 4 mil metros cuadrados.

De acuerdo con la página de la Biblioteca Central , para conseguir todas las piedras el artista tuvo que viajar por toda la república mexicana. Al final, logró una colección de aproximadamente 150 piedras de distintos colores.

¿Y por qué hizo esta locura? En palabras de O’Gorman: “porque no hay en ninguna parte del mundo colores que puedan pintarse y que resistan la intemperie, los rayos solares, las lluvias y los cambios de temperatura”.

Pero no solo por eso es la obra de Juan O’Gorman en la CDMX más sorprendente. Si no también porque se divide en cuatro muros gigantes.

Este mural lleva el nombre de Representación histórica de la cultura. Y en cada uno de sus cuatros muros, refleja un periodo específico: El pasado prehispánico (muro norte), El pasado colonial (muro sur), El mundo contemporáneo (muro oriente) y La Universidad y el México actual (muro poniente).

5. Los murales en el edificio de la SCOP (posteriormente SCT)

El edificio que albergó hasta el 2018 a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es otro lugar donde vemos el legado de Juan O’Gorman en la CDMX.

Este inmueble ubicado en las calles de Xola y Eje Central Lázaro Cárdenas comenzó a construirse en 1953. Sin embargo, se buscó a varios artistas para vestir los muros de esta estructura.

Uno de ellos fue O’Gorman quien decidió replicar la técnica utilizada en la Biblioteca Central de la UNAM. Por eso utilizó piedras de colores para crear Canto a la Patria, Independencia y Progreso y Los Libertadores.

Tristemente, los murales de O’Gorman y de los otros artistas no han tenido una buena vida. Primero, fueron afectados con el terremoto de 1985. Y aunque tuvieron una rehabilitación, volvieron a verse perjudicados durante el 19S de 2017.

Desde 2018 este edificio está desalojado y ha sido una incógnita cuál será el destino de sus murales. En algún momento se mencionó la idea de trasladarlos al nuevo aeropuerto.

Recientemente, la Gaceta de la UNAM publicó una nota donde mencionan que académicos y estudiantes del Instituto de Investigaciones Estéticas realizan una revisión sobre las opciones para conservar estas obras.

6. Mural en el Castillo de Chapultepec

Otro de los famosos murales de Juan O’Gorman en la CDMX se encuentra en el Museo Nacional de Historia, en el Castillo de Chapultepec. Fue realizado de 1960 a 1961, a petición del entonces director Antonio Arriaga. Se trata del Retablo de la Independencia.

Está dividido en cuatro partes que recrean el periodo de finales del siglo XVIII a 1814. En él figuran diferentes personajes del periodo colonial y también los protagonistas del movimiento de Independencia: Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende, Juan e Ignacio Aldama, Josefa Ortiz de Domínguez, Vicente Guerrero y Servando Teresa de Mier.

¿Ya identificaste tu favorito? Si aún te falta recorrer un par de puntos para conocer la obra de Juan O’Gorman en la CDMX, guarda esta nota para que te lances en cuanto el semáforo epidemiológico nos permita volver a habitar estos espacios culturales.

Échale ojo a: De Tohui al pingüino bebé: las crías más #Aww de la CDMX