¡Ya siéntese, señor! Las ocho peores (y más odiadas) bioseries mexas

bioseries mexicanas
Fotos: Blim y Telemundo

Todo empezó con Juan Gabriel y Hasta que te conocí, la primera de las bioseries mexicanas que se convirtió en todo un éxito. Luego llegaron las primeras copias y las reacciones negativas no tardaron en llegar, pero después del fenómeno que fue Luis Miguel, la serie todo se salió de control.

 También lee: Lo que sabemos de la segunda temporada de Luis Miguel: la serie

Ahora parece que las bioseries mexicanas son el regreso de las telenovelas, al menos es el caso de aquellas que terminan y ya fueron olvidadas. Desde problemas de actuación, errores de producción e historias plagadas de clichés, estas son las producciones que nadie pidió y las cuales murieron desde que empezaron.

Las bioseries mexicanas que más decepcionaron a los chilangos

1. Blue Demon

La primera gran decepción de las bioseries mexicanas sin duda fue Blue Demon, la serie de 2017 que buscaba ser la competencia de Hasta que te conocí. La apuesta de Blim para finalmente entrarle a las producciones originales de su plataforma de streaming fue abucheada no solo por el público y críticos, sino por el propio hijo del luchador neoleonés, quien aseguró que el trabajo de Televisa y Sony no estaba haciendo ni un reflejo de la vida de su padre, y mucho menos un homenaje. Así, el intento por atraer a nuevos públicos quedó en un intento fallido gracias a una narrativa digna de cualquier telenovela.

 También lee: Seis películas mexicanas filmadas en CDMX

2. Mariposa de Barrio

Otra de las primeras apuestas de bioseries mexicanas en 2017 fue aquella basada en la vida de la cantante Jenni Rivera, fallecida en un aparatoso avionazo. Pero esta fue recibida con mucho escepticismo por parte de los seguidores de la artista.

Por un lado, muchos consideraron inapropiado esta producción después de su muerte; por otro, las comparaciones entre esta producción y una similar pero no autorizada estuvieron presentes de inicio a fin. Ambos factores sumados a una historia con todos los clichés posibles, la condenaron al olvido.

 También lee: Mexican Crime History: el asesinato de Colosio

3. Por siempre Joan Sebastian

En el mundo de las bioseries mexicanas hay un gusto muy particular por los cantantes que han conquistado a más de una generación. Pero hay también una maldición: la de no conseguir los derechos de sus canciones y esta parece haber sido una de ellas, pues durante sus 18 episodios, la serie careció de ellas.

Y si esto fue malo para los fans, hubo algo aún peor para quienes no lo eran: la producción. Con errores que iban desde celulares en una misa de 1962 hasta una fotografía demasiado brillante y un terrible uso de la pantalla verde, Por siempre Joan Sebastian causó más risas involuntarias que nada.

 También lee: Mirreyes vs godínez, entre las películas más taquilleras de México

4. Paquita, las verdades bien cantadas

No cabe duda que todas las bioseries mexicanas tienen algo de telenovela, pero con una lista tan larga en la producción nacional era imposible que este género no afectara a otros que apenas comienzan a popularizarse. Sin embargo, la historia de Francisca Viveros Barrada, mejor conocida como Paquita la del Barrio abusó por completo de este recurso.

De hecho, desde un inicio se vendió como una “bionovela” Como tal, la producción de Imagen Televisión sigue exactamente el ritmo, los problemas y dramas de cualquier telenovela y como tal fue “más de lo mismo” para un público que en 2017 ya estaba bastante cansado.

5. José José, el príncipe de la canción

Si de bioseries mexicanas que decepcionaron se trata, esta es quizá la mayor de todas y es que las expectativas para la historia de uno de los cantantes más emblemáticos de México —particularmente, de los corazones rotos— ha tenido una vida pública más que controversial.

Pero el resultado final fue completamente diferente: un guión contradictorio, personajes que no envejecen aún cuando pasan 30 años y un exceso de subtramas que eclipsan por completo al personaje principal hicieron que ni siquiera sus fans de hueso colorado pudieran llegar al final de la serie.

 También lee: Lo mejor y lo peor de la Ciudad de México, según los chilangos

6. El secreto de Selena

¿Quién no ama a la reina Tex-Mex? Pues una de las bioseries mexicanas inspiradas en Selena Quintanilla parece no ser tan afecta a ella y no solo porque esta producción también carece de la música que todo chilango conoce de memoria.

Lo peor sin duda fue la promesa de una producción que contará su vida siguiendo un formato similar a la película de 1997, ya que la historia se centra, en realidad, en Yolanda Saldívar, su contadora, amiga y asesina. Aunque la historia tiene buenos elementos y rompe con el tradicional enfoque que las bioseries han hecho, fue una decepción para muchos que no sabían bien de qué iba la serie.

7. Hoy voy a cambiar

Televisa finalmente le atinó a las bioseries mexicanas con la vida de Lupita D’Alessio, pues fue una de sus producciones con mayor rating del 2017. Pero esto no necesariamente significa que sea buena y es que la historia se acerca más al formato exagerado del melodrama con caracterizaciones cuya exageración termina en parodia y elementos narrativos que inevitablemente llevan al drama.

 También lee: De GoT a Watchmen: las series que más esperamos de 2019

8. La Guzmán

Entre las bioseries mexicanas, la producción más reciente es la de la cantante Alejandra Guzmán. Aunque aún es temprano para juzgar, su estreno pasó sin pena ni gloria a finales de enero y dado que se trata de 60 capítulos, aún tenemos que esperar a ver si atrae a un nuevo público o si muere en el olvido. Sin embargo, la cantidad de episodios y el escaso interés entre la potencial audiencia indican que se tratará del segundo caso.

 También lee: Ahora te puedes marchar, Luismi. Tendremos serie de Bronco

9. La lista de bioseries mexicanas no se acaba

Qué más quisiéramos después de tantos ejemplos de producciones fallidas que las televisoras y plataformas responsables aprendieran de sus errores y se bajaran del tren de las bioseries mexicanas antes de que lo arruinen por completo. Pero todo parece indicar que esto va para largo con todo y las metidas de pata en el pasado.

Prueba de ello es la larga lista de personajes que se han “inspirado” para contar su propia historia, como Angélica María, Yuri y Magneto. Otros íconos de la cultura popular mexicana como Chespirito y Cantinflas también han surgido entre productores para dar vida a nuevas series, algunos incluso, como Pedro Infante, de manera indirecta.

El caso más reciente es el de Silvia Pinal, frente a ti, que contará la vida de la estrella de cine y televisión basándose exclusivamente en entrevistas de la actriz y sin ninguna participación de su parte. Esto muestra cómo las televisoras se niegan a aprender y buscar qué es lo que verdaderamente quiere el público al igual que los formatos cuya duración excede de los 15 capítulos para alargar la historia lo más que se pueda.

 También lee: Películas mexicanas que provocaron polémica