Vigilia posmoderna

Sacrificios que sí nos pesaría hacer en estos tiempos

Ah, la vigilia. Esos días donde nos enseñaron a no comer carne (sin albur) como un sacrificio individual parecen hoy tan antiguos porque ese ingrediente ya ni siquiera aparece en las dietas de buena parte de la gente.

En tiempos donde rifan los veganos, los vegetarianos y demás, cualquier cosa que signifique esto, dejar de comer carne ya no representa un duro sacrificio para nuestras personas porque podemos acceder a verdaderos manjares que no tienen que ver con este tipo de proteína animal.

Además, aceptémoslo, lo que en la actualidad nos mueve son otro tipo de pequeños y grandes placeres, que ésos sí, sería una verdadera tragedia dejarlos por un día.

¿Cómo sería una verdadera vigilia en esta época? Los retamos a llevarla a cabo de la siguiente manera.

1. Un día sin smartphone.

56477Se un amo del check-in
Se un amo del check-in ((Foto: Getty Images))

Quién en esta época quisiera prescindir de su preciado y caro juguetito. Sí, ése que provoca que en las comidas, cenas, reuniones y charlas de café nuestros acompañantes se enojen porque no les hacemos caso, mientras nosotros, con la mirada fija en la pantalla, les damos el avión.

2. No usar redes sociales (Twitter, Facebook)

Somos adictos a revisar Twitter cada 20 segundos, lo mismo con nuestro muro de Facebook. ¿Qué tal un verdadero sacrificio dejando de utilizar por un día o incluso por mediodía nuestras redes sociales? Esto sí es para verdaderos creyentes.

3. Dejar el chupe

Durante la cuaresma, además del Miércoles de Ceniza, son los viernes cuando no se debe comer carne. Pero ¿qué tal que nuestro sacrificio sea no echar el drink ese día? Más de uno se escandalizaría y entraría en un estado de ansiedad comparable al del síndrome de abstinencia. ¿Cómo sería llegar al antro y pedir agua mineral y refrescos? ¿Qué sería de los mirrreyes que no podrían pedir su ‘champú’ favorito o los hipsters sin tomar su mezcal en la Condesa?

4. Un día sin sexo

¿Qué les parece este sacrificio? No comer carne pero de la otra, de la que más nos gusta. Levante la mano el que esté dispuesto a este tormento. Si de verdad quieren sacrificar algo que les duela, éste podría ser un buen punto. Incluso podríamos llevarlo al extremo de ni siquiera poder fantasear con las guapas o guapos del trabajo.

5. Guardar los videojuegos bajo llave

56474Gamers
Gamers (Getty Images)

Tal para algunos el mayor sacrificio que pudieran hacer sería no tener sexo, pero qué pasa con algunos de nuestros amigos geeks para los que el verdadero placer les llega a través de los pulgares. ¿Se imaginan un día, tarde y noche sin poder prender su consola y avanzar en sus videojuegos favoritos? Quizá repuntarían los crímenes.

6. Cero shopping

Tal vez para algunas de nuestros amigos y amigas, una buena vigilia sería NO COMPRAR NADA. No acudir de shopping a su almacén favorito, ni tampoco buscar productos en Mercado Libre, Ebay, Amazon, ni Segunda Mano. Ésa sería una buena ofrenda para los compradores compulsivos.

7. Nada de futbol ni otros deportes

Y qué decir de esos personajes que mañana, tarde, noche y hasta cuando duermen hablan sólo de deportes, principalmente de futbol. Su vigilia sería abstenerse de ver cualquier competencia deportiva y además hablar de cualquiera de ellas. Ni siquiera mencionar una estadística tendrían permitido.

¿Qué otros sacrificios se les ocurren?