Si de lugares emblemáticos y museos en la CDMX se trata, el Museo Nacional de Arte sin duda es uno de nuestros preferidos. No solo por sus increíbles exposiciones o por ser la casa del arte mexicano resguardando una colección de más de 500 años de arte, sino también por su vasta historia y su rica arquitectura que hace que cada recorrido sea único. Ahora estas dos características del recinto serán las protagonistas del nuevo museo de sitio del MUNAL.

 También lee: También lee: Antes de ser museo, el Munal fue un hospital (y más secretos del edificio)

Descubre los secretos que guarda el Museo de sitio del MUNAL

Al cruzar la entrada de lo que fuera el Palacio de Comunicaciones y Obras Públicas durante casi medio siglo, las magníficas escaleras que muestran una nueva cara con cada movimiento que demos reciben a todos los visitantes para dejarlos impresionados a primera vista.

En sus tiempos como edificio administrativo servía como una señalética de la jerarquía. Mientras que en el segundo nivel se encontraban los burócratas incluída la oficina del secretario, la planta baja abre sus puertas directamente al Patio de los Leones que era el estacionamiento de las bicicletas de los repartidores.

 También lee: Chapultepec tiene un nuevo museo y aquí se vale tocar

Se trata de una de las piezas arquitectónicas más destacables del museo y quizá por eso no podemos imaginar un mejor lugar para el museo de sitio del MUNAL. Al entrar a las dos salas que conforman este breve paseo por la historia y estética del recinto uno descubre algunos de sus secretos mejor guardados.

Por ejemplo, la poética metáfora visual del alma de hierro con piel mestiza o, en este caso, cantera de Tlaxcala. Es una nueva forma de admirar a este espacio chilango y la primera de todos los museos del INBA.

Con dos salas que llevan los nombres la fondería florentina, en la cual se realizaron las fundiciones del hierro artístico y de bronce empleadas en el proyecto de edificación y el apellido de la familia italiana que se encargó de la decoración general del edificio que ocupa el Munal, Pignone y Coppedé respectivamente, los amantes de este espacio podremos contextualizar la composición y evolución de este espacio cultural, además de que aprenderemos a identificar elementos iconográficos que se esconden dentro del mismo.

 También lee: Los murales de Diego Rivera

Corre a visitar el Museo de sitio del MUNAL

Si bien hay muchas razones para conocer este nuevo proyecto, una de nuestras favoritas es que hay algo de todos los chilangos en él. Esto porque la curaduría se realizó con una investigación iconográfica entre el público para saber qué elementos eran lo más representativo del museo y con los que mayor se relacionaban sus visitantes, la cual estuvo a cargo del Departamento de Educación, a cargo de Patricia Torres, y el Departamento de Curaduría, coordinado por Héctor Pallares realizaron.

Ambas salas incluyen documentos y reproducciones de imágenes que muestran la historia, arquitectura, pintura y decoración del recinto. En diferentes momentos los materiales expuestos se rotarán para hacer de cada visita una experiencia única y, en algunos casos, incluso complementaria a las exhibiciones temporales.

 

 También lee: #MiradaChilanga Descubre el Museo del Tiempo, una joya escondida en Tlalpan

Si te quedas con ganas de más, puedes visitar la biblioteca del museo y próximamente se reabrirá el Patio de los Leones para todo el público. Además, se está trabajando en un amplio programa que comprende actividades educativas, visitas guiadas, talleres y recorridos autogestivos. Así que no lo pienses mucho y descubre la historia detrás de uno de nuestros recintos más impresionantes en la ciudad.

Dónde: MUNAL (Tacuba 8, Col. Centro)
Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 18:00
Cuánto: $70

 También checa nuestra #MiradaChilanga del Tamayo y su colección permanente