#Reseña El Muñeco Diabólico: ¿una comedia con tintes gore?

Él quiere ser tu mejor amigo

el muñeco diabólico
Foto: Imagem Filmes

No importa la edad que tengas, seguro conoces a Chucky por las películas o porque siempre hay alguien que se disfrace de él en Día de Muertos. Después de una franquicia de siete cintas, la historia de este particular juguete es renovada en El Muñeco Diabólico.

Uno siempre debe adaptarse o morir, y esto es lo que hace Chucky en esta nueva versión. En El Muñeco Diabólico, Andy, es quien recibe a un dañado muñeco de la marca Buddi en su cumpleaños. Sin embargo, poco a poco descubrirá que este juguete altamente tecnológico traerá un montón de muertes a su vida.

Te recomendamos: ¿Dónde ver cine gratis en julio en la CDMX?

Olvida el terror, las risas no faltan en El Muñeco Diabólico

La primera cinta de Chucky es resultado del furor que el género slasher causó en el mundo al final de los 70, que comenzó con La Masacre de Texas (1974). Es por eso que la historia centró su base en un asesino serial, en forma de muñeco, que provocaba pesadillas a cualquiera. Con el tiempo, la saga se transformó en algo burdo y dejó lo terrorífico en segundo plano, esto mismo sucede en El Muñeco Diabólico.

Si piensan que se sentirán aterrorizados por esta nueva versión de Chucky, están muy equivocados. Aunque el nuevo diseño del personaje principal en El Muñeco Diabólico, es horrible, y sus expresiones son perturbadoras; la mayor parte del tiempo te la vas a pasar riendo; y es que estamos ante un reboot que utiliza, de manera lúgubre; el gore como medio para sacar varias carcajadas a la audiencia.

La primera versión de este juguete estaba poseída por el alma del asesino Charles Lee Ray. Esto se debe a que salió en una época donde los padres pensaban que todo era satánico y el tema de los rituales estaba muy de moda. Es evidente que los tiempos han cambiado y ahora lo que anda en boca de todos es la tecnología. Es por eso que Chucky en El Muñeco Diabólico es un juguete con inteligencia artificial cuyo chip fue desconfigurado sin ninguna clara explicación.

También lee: Stranger Things 3: el regreso maduro a Hawkins #Reseña

Chucky solo quiere ser tu amigo

A pesar de que no se explora por completo la naturaleza malvada del juguete, es interesante cómo este nuevo Chucky no se ve a sí mismo como un ser malévolo. Su programación le indica que debe ser el mejor amigo de su dueño; sin embargo, esto se eleva a otro nivel y ocasiona que su amor por Andy sea algo enfermizo. No te daremos spoilers, pero ya te podrás imaginar lo que esto significa, pues Chucky en El Muñeco Diabólico es capaz hasta de matar con tal de ver feliz a su niño.

Foto: Imagem Filmes

En realidad, lo que más perturba de El Muñeco Diabólico es que nunca queda claro para quién va dirigida. Es evidente que no es para aquellos que aman la primera versión, pues se sentirán muy decepcionados con este nuevo Chucky. Tampoco es para los adultos que le temen a la tecnología, pues aunque es un tema que se menciona, no es el eje principal como sucede con Black Mirror. Si tomamos en cuenta que trata cuestiones  propias de la adolescencia como; la soledad y el bullying, podríamos pensar que va dirigida a un público jóven; aunque el gore en pantalla sea inapropiado para ellos.

Si eres un gran fan del primer Chucky es probable que resultes decepcionado con El Muñeco Diabólico. Lo mejor que cualquiera puede hacer es mentalizarse con la idea de que irá a ver una comedia sangrienta, y así, uno puede pasar un buen rato con esta nueva versión que cuenta con la voz de Mark Hamill.

Te puede interesar: #Reseña Spider-Man: Lejos de Casa, el mundo sin Tony Stark