Actualmente hay más de 10 mil botones de auxilio en la CDMX y más de 14 mil 500 postes con videovigilancia, pero ¿qué tan efectiva resulta esta estrategia en caso de una emergencia?, ¿qué hacer si pides auxilio y no llega nadie? 

*  *  *  *  * 

La noche del pasado 16 de septiembre, Alex y Mónica fueron asaltados en la colonia Agrícola Oriental, en la alcaldía Iztacalco. Se encontraban afuera de su casa esperando un taxi, cuando, de pronto, dos sujetos que viajaban en una moto los despojaron de sus pertenencias. Pocos segundos después, la pareja apretó el botón de auxilio que se encontraba a escasos 10 metros de distancia, entre las calles Oriente 259 y Sur 18-A, pero no obtuvieron respuesta inmediata. 

Lee aquí: Sextorsión, robo y otros delitos, los riesgos de las apps para ligar

Para cuando llegó la patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), solicitada vía el 911, Mónica y Alex relataron los hechos, pero como ya habían transcurrido 10 minutos, los agentes argumentaron que sería muy difícil darle seguimiento a su caso. Además, con ayuda de familiares, detectaron que sus celulares se encontraban ya en el municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, a solo dos  kilómetros de distancia. “Ya no es nuestra jurisdicción”, dijo uno de los policías.

Actualmente, hay 14 mil 588 postes con videovigilancia y 10 mil 76 botones de auxilio en la CDMX, de los cuales solo 43 no están en operación, de acuerdo con estadísticas del Gobierno de la Ciudad de México, que establecen que las alcaldías Álvaro Obregón y Cuauhtémoc son las que presentan más fallas en este sistema con ocho botones inservibles cada una.

Sin embargo, la cifra de botones de auxilio en la CDMX que tienen fallas cambia constantemente, debido a que cerca de 200 postes reciben mantenimiento todos los días, aseguró a Chilango el coordinador general del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano, también conocido como C5, Juan Manuel García Ortegón.

De acuerdo con el funcionario, el estado de los Sistemas Tecnológicos de Videovigilancia (STVs) se actualiza todos los miércoles en la página web del C5, donde se muestra el número de sistemas que fallan por cada alcaldía, incluyendo cámaras, altavoces y botones de auxilio. 

Foto: Sitio web del C5.

Te recomendamos: ¿De qué morimos los chilangos?

García Ortegón asegura que de los 14 mil 588 postes con videovigilancia que tiene la Ciudad de México, solo 10 mil 76 cuentan con botones de auxilio y que su efectividad es de un 18% de detenciones, es decir que, en una de cada cinco llamadas de auxilio se logra capturar a los agresores, con un tiempo de respuesta de cinco minutos, en promedio. 

Pese a esto, hay ciudadanos que han confesado no haber recibido atención por parte de los operadores durante una emergencia. 

Uno de estos casos es el de Lizbeth Padilla, quien sufrió un intento de asalto el 15 de agosto pasado, cuando se encontraba junto con su mamá esperando el camión en el cruce del Eje 3 Oriente Eduardo Molina y el Eje 1 Norte Albañiles. 

La joven relató que un hombre se les acercó y les pidió los celulares. “Mi mamá iba a sacar el suyo, pero noté que (el tipo) estaba muy drogado y le dije que no teníamos”. Ella y su madre cruzaron la avenida hacia un poste en el que hay uno de los botones de auxilio en la CDMX; sin embargo, “toqué dos veces el botón que está en la cámara en Eje 3 Oriente  y Eje 1 Norte. Nunca funcionó. A unos 100 metros hay una estación de policía. No habrían tardado más de dos minutos en llegar”, señaló Liz.

A pesar de las quejas de ciudadanos, en entrevista con Chilango, Juan Manuel García Ortegón, señala que las causas por las que un botón de auxilio no cumple su función son principalmente: electricidad insuficiente, desconexión generalmente ocasionada por obras públicas con el enlace al Centro de Comando y Control (C2), falla en el sistema del botón mismo, que el despachador esté atendiendo otra emergencia, o simplemente porque el solicitante se retiró antes de que le contestaran.

“Con estos botones recibimos al mes mil 200 llamadas de auxilio, por delitos de alto impacto y 400 por incidentes de tránsito, en promedio. El robo a transeúnte es el tipo de delito que mejor atacan los botones”.

El funcionario explica que una de cada nueve llamadas de emergencia que recibe el C5 proviene del 911, las cuales solicitan ayuda de seguridad pública, protección civil, bomberos, Cruz Roja, Policía Federal y fuerzas armadas. Las ocho  llamadas restantes provienen de los botones de auxilio en la CDMX.

También lee: No son mascotas. ¿Cómo es vivir con un perro guía en la CDMX?

Al ser cuestionado sobre qué debe hacer un ciudadano que no recibe respuesta al oprimir uno de los botones, García Ortegón recomienda: “Si no les contestan o no reciben la atención que estaban esperando, deben reportarlo también al 911 y hacer una denuncia de hechos, en donde declaren la fecha, el lugar, y que a pesar de oprimir el botón, describan por qué no están conformes con lo que pasó”.

Esta recomendación se debe a que el personal del C5 mide el abandono de las llamadas, “si pasan más de 15 segundos y la llamada no se atendió, el sistema la registra. Todos los meses nos reunimos con los encargados del C2 para supervisar esto y mejorar la respuesta. Debemos garantizar que en los primeros 10 o 15 segundos alguien le conteste al solicitante para que no sienta que no está siendo atendido”, explica.

botones de pánico en CDMX
Foto: Cuartoscuro.

¿Cómo es el protocolo de actuación?

“Es como el interfón de un edificio, lo oprimes una sola vez y marca como un teléfono. Unos segundos después te debe contestar el oficial que está a cargo del C2 que corresponde al sector donde se encuentra el poste”, explica Juan Manuel García Ortegón, y aclara que a diferencia de las cámaras de videovigilancia, los botones de auxilio en la CDMX son atendidos por personal del C2.

“Una vez que oprimen el botón, de manera automática la cámara más cercana voltea hacia el botón. A partir de ese momento los está viendo el despachador del C5 y se empieza a grabar video. Todas las llamadas se graban y se registran; sin embargo, los audios o videos solo pueden ser entregados a las autoridades. No los pueden solicitar los ciudadanos”, explica.

Entre las recomendaciones más pertinentes, se encuentra el permanecer siempre en el poste, pues ahí es donde la patrulla del SSC llegará, excepto si el solicitante corre peligro. Según García Ortegón, a diferencia del 911, el botón de auxilio reduce significativamente el tiempo de atención, porque ya no es necesario proporcionar la dirección.

Cabe mencionar que, los botones de auxilio en la CDMX son los sistemas de vigilancia que menos se descomponen. Las causas siempre son externas. Inclusive, confiesa el coordinador general, han registrado casos en los que los apedrean o los golpean con martillos y marros. Por eso, si detectas un botón que no funcione correctamente debes reportarlo al 911, a Locatel o levantar un reporte en internet, por redes sociales o por el Sistema Unificado de Atención Ciudadana (SUAC).

Te puede interesar: Sin casa propia y con $3,000 de pensión: el futuro chilango

Distribución y atención de los botones de auxilio en la CDMX

Desde antes de que existiera el C5, ya existía el C2. El primer evento que atendió fue el 12 de diciembre de 2009, hace casi 10 años, en el sector Norte. Los 254 despachos del C2 se dividen en cinco zonas, las cuales atienden las 16 regiones, 73 sectores y 847 cuadrantes que conforman la Estrategia de Proximidad de Cuadrantes de la Ciudad de México.

Estas cinco zonas son: Centro, que con 37 despachos cubre únicamente la alcaldía Cuauhtémoc; Norte, con 60 despachos cubre Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza e Iztacalco; Sur, con 44 despachos cubre Tlalpan, Benito Juárez, Coyoacán; Oriente, con 62 despachos cubre Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta; y Poniente, con 51 despachos cubre Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Magdalena Contreras y Cuajimalpa.

¿Qué tan efectivos son los botones?

El C2 tiene dos formas de medir la efectividad de los botones de auxilio: por el tiempo de respuesta y por las detenciones. El tiempo de respuesta promedio en la zona Centro es de cuatro minutos con 14 segundos, mientras que en la zona Sur son cinco minutos con 49 segundos. La variación radica en la densidad poblacional de estas zonas y el número de agentes.

Las detenciones que se realizan tras recibir una llamada a través de uno de los botones en la zona Centro representan 18% de los casos, es decir, una de cada cinco llamadas de auxilio termina en detención. Mientras que, en la zona Sur es de 12.6%, es decir, una de cada ocho. 

No olvides leer: ¿Usan drones para robar? Esto dicen vecinos de Coyoacán