Motín: vino en el desayuno y chilaquiles en la cena

Satisface tus necesidades de café en la mañana y vinos en la noche —o al revés— con sus desayunos y cocteles spritz todo el día.

Motín Café
Plato de desayuno completo en Motín. Foto: Leonardo Pérez

Motín Café es uno de esos nuevos cafecitos que le dieron al clavo en nuestras necesidades de café en la mañana y vinos en la noche. O al revés. Es un lugar precioso que sirve desayunos y coctelitos todo el día. Puedes desayunar un Rosé Spritz (con vino rosado, soda, fresas y jarabe de limón menta) o una michelada o una copa de tinto y cenar unos huevitos benedictinos o chilaquiles gratinados o hot cakes con ricotta. Qué bien se siente romper las “reglas”, sobre todo cuando hay comida rica involucrada.

Motín Café
Foto: Leonardo Pérez

También checa: 12 nuevos restaurantes y cafés para conocer en 2019

Motín café: desayunos todo el día

Los desayunos son la carta fuerte y se sirven todo el día —la mejor decisión porque son sabrosos y abundantes—.

El cocinero debió haber practicado mil ciento cincuenta y tres veces la receta de la Holandesa que sirve en los huevos benedictinos porque es pura perfección. El pan campesino, crujiente pero no seco, esponjado pero no guango, es hecho en casa. El salmón también es curado en casa. Lo único que los mejora es una mimosa o un Carajillo Shaken (coctel insignia de Motín Café hecho con el cold brew de Panacea).

Motín Café
Huevos benedictinos en Motín Café. Foto: Leonardo Pérez

Los benedictinos son mi plato favorito pero Ángela Sosa, socia operativa, ama el “plato de desayuno completo” con dos esponjaditos, suaves y bonitos hot cakes, tocino, huevos al gusto (estrellados, ¿no?) y papitas al horno. Está tan bien servido que no querrás comer nada más en todo el día.

Motín Café
Plato de desayuno completo en Motín. Foto: Leonardo Pérez

También están los clásicos chilaquiles —pero gratinados—, el toast de aguacate, el pan francés, los waffles belgas, el bircher müssli y los superganadorsísimos hot cakes con queso ricotta mexicano. Son tres, son del tamaño de un plato, son extraesponjosos y extraricos. No es mala idea acompañarlos con un dirty chai o un cold brew tonic.

Motín Café
Foto: Leonardo Pérez

Si quieres evitar el mal del puerco después de desayunar, pídete uno de sus smoothies, desayunos completos en un vaso. Recomiendo el de aguacate con pepino, limón, perejil, kiwi, miel de agave y linaza. Está rico y es llenador.

Motín Café
Smoothie de aguacate en Motín Café. Foto: Margot Castañeda

También checa: 30 lugares para desayunar rico en la CDMX 🍳🥓🥞

Sándwiches y vino para el break

Aunque la carta de desayunos está disponible durante todo el día, Motín Café también tiene carta de sándwiches con quesitos artesanales mexicanos, ensaladas y un par de especialidades que cambian al día, sin salirse de su oficio de comfort food. Un grilled cheese, una copa (botella, mejor) de un tinto italiano y el bonito diseño del lugar que hizo Futura son buena combinación para un break oficinista.

Motín Café
Foto: Leonardo Pérez

Quesos y café mexicanos en Motín Café

Los creadores son los mismos detrás del restaurante Quesería de Mi, enfocado en quesos artesanales mexicanos. Encuentras tipo brie, tipo Asiago, tipo ricotta y de cabra, todos traídos desde un rancho en Querétaro. El café es de un pequeño productor en Guerrero y sí, está bien bueno. El pan dulce es de Bakers, así que se vende solo. Tiene buen pool de proveedores, hay que reconocerlo.

Motín Café
Foto: Leonardo Pérez

También te recomendamos: Cafeína corre por mis venas, la guía más completa de cafés chilangos ☕️

Motín Café

Dónde: Tabasco 311, Roma Norte
Horarios: lun-vie: 08-20 h, sáb: 08-18 h
Cuánto: $ (hasta $200), tc: todas