Como cada año, en la madrugada de este 12 de diciembre, millones de personas asistieron a la Basílica para cantarle las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe por su primera aparición en el Cerro del Tepeyac, así como para dar gracias por su acompañamiento durante las adversidades y buenos momentos.

Por supuesto, no podían faltar los regalos y exvotos que la gente le lleva a la divinidad por “hacerles el milagrito”. Algunos son más sencillos y otros más espléndidos e importantes como los que han entregado jefes de estado.

El Papa Juan Pablo II formó un cariño muy estrecho con el pueblo mexicano y con la Virgen de Guadalupe. Foto: Eloy Valtierra/ Cuartoscuro

Muchos de estos obsequios estuvieron expuestos en una exposición temporal del Museo de la Basílica de Santa María de Guadalupe, llamada “Regalos para la Reina. Testimonios de amor y fe”. En Chilango te traemos los cinco que nos parecieron más extravagantes.

Te puede interesar: En esta colonia ponen más de 50 altares para la Virgen de Guadalupe

Primera Rosa de Oro para la Virgen de Guadalupe

La más importante condecoración que brinda el Vaticano es la Rosa de Oro. Su origen se remonta a la Edad Media y, en un principio, se otorgaba a personalidades de arraigada fe, pero en el siglo XX se empezó a conceder a santuarios y advocaciones marianas de gran importancia e influencia regional.

Millones de personas asistieron a la Basílica para cantarle las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe. Foto: Eduardo Alavez/ Chilango

Conforme a la tradición católica, este galardón especial es bendecido por el Sumo Pontífice el cuarto domingo de cuaresma y de ahí su importancia. La Virgen de Guadalupe no sólo fue la primera imagen de América que recibió tal distinción, sino que cuenta con dos.

La primera fue otorgada el 25 de marzo de 1963 por el Papa Pablo VI. Nombró al cardenal Carlo Confalonieri para que la entregara en el santuario guadalupano, lo que ocurrió el 31 de mayo de ese mismo año, en misa solemne celebrada en la basílica.

La condecoración más importante que brinda el Vaticano es la Rosa de Oro. Foto: Eduardo Alavez/ Chilango

Segunda Rosa de Oro, ahora del Papa Francisco

La segunda Rosa de Oro le fue obsequiada a la Virgen Morena en noviembre de 2013 por el Papa Francisco, primer Sumo Pontífice latinoamericano y quién ha mostrado una gran devoción por la divinidad mexicana.

Este no ha sido el único regalo que el argentino le ha dado. En su visita a México en 2016, al término de la misa que ofició en la Basílica, le obsequió a la Virgen una diadema de plata dorada, en cuyo borde inferior se lee una frase en latín, que traducida al español dice: "Madre mía, esperanza mía".

Al término de la misa que ofició en la Basílica, el Papa Francisco le obsequió a la Virgen una diadema de plata dorada. Foto: María Martínez/ Cuartocuro

La diadema de plata de Juan Pablo II

No es secreto que el Papa Juan Pablo II formó un cariño muy estrecho con el pueblo mexicano y con la Virgen de Guadalupe desde su primera visita al país en 1979, encuentro que se repetiría en 1990, 1993, 1999 y 2002.

En aquella primera visita, el 27 de enero, el ahora santo arribó a la Basílica de la capital mexicana, donde ofició una misa solemne con la que se inauguró la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano.

Esta diadema de plata repujada, cincelada y dorada, es obra de los hermanos Aldo y Bruno Tavani, orfebres de Roma, Italia. Foto: Eduardo Alavez/ Chilango

Ahí ofrendó a la Virgen Morena del Tepeyac una diadema de plata repujada, cincelada y dorada, obra de los hermanos Aldo y Bruno Tavani, orfebres de Roma, Italia, con la que simbolizó su profunda y amorosa devoción por esta advocación mariana.

El regalo de Hugo Chávez a la Virgen de Guadalupe

Hugo Chávez Frías, uno de los personajes políticos más polémicos de la historia latinoamericana, también le ofreció un obsequio a la Virgen de Guadalupe cuando viajó a México en mayo de 2004 para una Cumbre de América Latina y el Caribe con la Unión Europea.

Hugo Chávez viajó a México en mayo de 2004 para una Cumbre de América Latina y el Caribe con la Unión Europea. Foto: Eunice Adorno/ Cuartoscuro

El entonces presidente de Venezuela acudió al santuario guadalupano por ser un fiel devoto de Santa María de Guadalupe, razón por la que le entregó como ofrenda una caja de plata, obra de uno de los principales talleres de Taxco, Guerrero, el de los Ballesteros.

En el texto inscrito en la caja de plata puede leerse: "Ofrenda a nombre del pueblo venezolano a nuestra Señora de Guadalupe, Santa Madre de México, Hugo Chávez Frías, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, México, 27/mayo/2004".

Le entregó como ofrenda una caja de plata, obra de uno de los principales talleres de Taxco, Guerrero, el de los Ballesteros. Foto: Eduardo Alavez/ Chilango

Las rosas rojas de John F Kennedy

A mediados de 1962, el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, y su esposa Jacqueline Bouvier, quienes eran por entonces la pareja más popular y atractiva de la escena política internacional, visitaron México.

Entre sus destinos, uno de ellos fue la Basílica a la que asistieron el 1 de julio, un día antes de terminar su estancia en nuestro país. A la entrada del recinto los recibió el entonces Arzobispo de México, electo Cardenal en 1969, Miguel Darío Miranda y Gómez.

La pareja del ofrendó a la Virgen un ramo de rosas rojas y que hoy en día siguen preservadas en el santuario guadalupano. Foto: Eduardo Alavez/ Chilango

Jackie Kennedy ofrendó a la Virgen un ramo de rosas rojas y que hoy en día siguen preservadas en el santuario guadalupano. Vale recordar que Kennedy ha sido el único mandatario estadounidense que ha profesado la religión católica, ya que se trata de una nación mayoritariamente observante de diversas confesiones protestantes.

Para saber cómo sobrevivir a la CDMX, suscríbete a nuestro newsletter.