Con varilla, escarcha y luces LED recicladas, arquitectos, dibujantes y herreros crean el alumbrado decorativo de Día de Muertos que lucirá el Zócalo de CDMX.

Todo empieza con un dibujo hecho a partir de gis que plasma en el piso Fernando Cervantes Patlán, dibujante de alumbrados decorativos de la Secretaría de Obras y Servicios de CDMX (Sobse).

Alumbrado de Día de Muertos en el Zócalo
Foto: Edgar Ulises Segura

Checa también: Guía de actividades de Día de Muertos en CDMX: ofrendas, catrinas, pan de muerto y más

Platicamos con Fernando sobre diseños que veremos iluminar la principal plaza del país y sobre el proceso de creación de estas obras de arte que ya son tradición desde 1967.

¿Cómo será el alumbrado de Día de Muertos en el Zócalo?

Este año, el alumbrado de Día de Muertos en el Zócalo de CDMX rendirá homenaje a José Guadalupe Posada a 110 años de su aniversario luctuoso.

Fernando Cervantes mostró a Chilango los bocetos creados para este 2023.

Alumbrado del Zócalo de CDMX
Foto: Edgar Ulises Segura

Este año se colocarán cinco piezas monumentales de iluminación con tamaños de hasta 13 por 6.50 metros.

Foto: Edgar Ulises Segura

Las piezas de iluminación se colocarán en los cuatro edificios de Gobierno que rodean al Zócalo, así como en la calle 20 de noviembre.

Alumbrado decorativo del Zócalo para Día de Muertos
Foto: Edgar Ulises Segura

Los diseños que se verán incluyen dos grabados de Posada: “Gran Fandango y Francachela” y “La Calavera Maderista”. También se incluyen diseños realizados por el arquitecto Alberto González, encargado de la iluminación decorativa del Zócalo desde hace 27 años.

Foto: Edgar Ulises Segura

¿Cómo se hace el alumbrado de Día de Muertos en el Zócalo?

Una vez que el arquitecto Alberto González crea los diseños, Fernando y otro dibujante realizan los bocetos a escala. Posteriormente, plasman los diseños a mano, con gis y en tamaño real sobre el piso de un taller ubicado en la alcaldía Iztapalapa.

“Me entregan los diseños y yo los hago a una escala adecuada para poderlos transmitir aquí en el piso del taller”, cuenta Fernando.

Luego, un equipo de herreros colocan varillas y alambrón para crear una cuadrícula de alambrón sobre el dibujo de Fernando. Los herreros soldan las varillas y las van acomodando sobre los trazos del dibujante para completar las formas adecuadas.

“Los compañeros herreros empiezan a dar forma a las estructuras con varilla de 3/8 y alambrón de 1/4. Una vez terminada, la estructura pasa a los compañeros electricistas para que ellos empiecen a vestir las piezas”.

Foto: Sarahi Rosas

Los diseños se adornan primero con escarcha de colores y luego con mangueras de luces LED. Todas estas piezas, al igual que las varillas y el alambrón, son recicladas. Se reutilizan materiales de decoraciones anteriores. En este caso, parte del trabajo también consiste en desmontar las piezas que se crearon para las fiestas patrias.

Foto: Sarahi Rosas

En total, se ocupan 6 kilómetros de escarcha, 5 kilómetros de manguera luminosa y 5 kilómetros de cable. De acuerdo con Fernando, ello implica un trabajo de más de dos meses.

Finalmente, el punto culminante de este trabajo es la colocación de las obras en el Zócalo. Debido a su gran tamaño, estas se fabrican por partes, por lo que al momento del montaje es necesario unirlas como si se tratara de un rompecabezas.

“Lo más complicado es la instalación. Tenemos que dejar bien colocadas las piezas, que queden bien verticales para que no se deforme el diseño”.

Alumbrado del Zócalo de Día de Muertos
Foto: Sarahi Rosas

Tradición e innovación

Fernando lleva 37 años como dibujante de alumbrados decorativos. Al respecto, considera que la importancia de su oficio radica en mostrar la importancia de las tradiciones:

“Es lo que Posada nos trató de mostrar, las tradiciones de México. Nosotros tratamos de plasmar las tradiciones y que esto no se pierda”.

Sin embargo, considera que el reto es innovar después de tantos años realizando alumbrados decorativos para fiestas patrias, aniversarios de la Revolución, Día de Muertos y fiestas decembrinas:

“El reto es seguir innovando y tratar de entender a las nuevas generaciones. Es descifrar cómo entrar con las nuevas generaciones para que vayan siguiendo las tradiciones. Tratamos de buscar la forma en que sea aceptado por la nueva generación”.

En ese sentido, la creatividad no para. Lo que antes eran focos incandescentes, ahora son luces LED. Lo que antes era festón, hoy ha sido sustituido por escarcha, tratando de mantener el equilibrio entre tradición e innovación.

Si buscas qué hacer en CDMX, suscríbete a nuestro newsletter