*

¡Ah las musas! | Chilango.com

Revista Chilango

50 lugares para comer
rico por menos de $150
Abril 2014
No. 125
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:
Chilangoñol
Real Epidemia de la Lengua
¡Ah las musas!
Por: redaccion
Si no sabes qu decir en presencia de una belleza aqu hay vocabulario.

Apachurro: beldad, más que opresora, oprimible.

Arroz: clave en reversa para decir zorra.

Barriobuenona: flor más bella del asfalto.

Bizcocho: provoca querer chopearla.

Bombón: masita para el postre.

Buena: tal es su belleza que su bondad es superflua.

Cachonda: según RAE, -dominada del apetito venéreo- (ni a nosotros se nos hubiera ocurrido mejor).

Chida: chava chula, no chafa, ni chera; enchufable.

Chiquita: estatura inversamente proporcional a sus encantos.

Comestible: habilitada para la dimestión.

Cromo: elemento con el que quisieras tener química.

Cuero: piel curtida por nuestras miradas.

Culo: dícese de la mujer que, en conjunto, es tan bella como el Trasero Ideal.

Diosa: inhumanamente bella.

Encamable: apta para la horizontalidad.

Enchufable: indicador de que la corriente nos prende.

Exquisa: exquisota, pero de menor magnitud.

Fértil: embarazosamente atractiva.

Fogosa: pirómana de nuestros ánimos.

Forro: sublimación de la envoltura.

Fshh fshh: onomatopeya del albañil que todos somos por dentro.

Gordibuena: frontera donde su obesidad se encuentra con nuestro deseo.

Gordirrica: abundante al tacto, excesiva a la vista.

Guapérrima: contracción de “wow, guapísima perra.”

Güerita: rubia de tintes imaginarios.

Mamacita: edipo comprimido.

Mami: edipo exprimido.

Mango: que está para morderla hasta el huesito.

Merezco: ceguera de autoestima.

Mona: sueño de todo borracho.

Monona: simi mona.

Morenaza: mujer de quien se ignora si se da grasa.

Ponedora: la ponente que más motiva.

Potable: tratada para su consumo por ósmosis inversa.

Princesa: que vive en la realeza, no en la realidad.

Reinita: coronadita en un concursito de bellezas.

Rica: se dice al confundir la ricura con la riqueza.

Se cae de buena: efecto de la Ley de Gravedad, donde los cuerpos se atraen.

Sucia: practicante de la máxima: “El sexo sólo es sucio si se hace bien”.

¡Ah las musas!

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: