El camino hacia la laguna de Cuyutlán está flanqueado por los majestuosos árboles de parota, sólidos como guardianes. A la derecha, el mar. No se alcanza a ver pero huele. A lo lejos, en la planicie costera, miles y miles de palmeras dibujan el horizonte. Si ves un puesto callejero, párate por un vaso de tejuino helado con sal, limón y cervecita, necesitas hidratarte bajo el calor del mediodía en la costa del Pacífico, rumbo a las salinas de Colima.

salinas de Colima
Foto: Margot Castañeda de la Cruz

Detente a pie de la laguna. Respira el aire húmedo, el olor salado y el silencio que apenas se rompe cuando las aves alzan su vuelo desde el agua. Estás en uno de los siete tesoros del Patrimonio Cultural de Colima, donde se labora una de las mejores sales del mundo.
Ya que llegues a las salinas de Colima, tómate unos minutos para admirar las decenas de espejos de agua que reflejan el azul intenso y limpio del cielo. Después, quítate los zapatos y camina en los estanques sobre los finos cristales de sal que se forman conforme el agua se evapora. Alza la mirada. Mira a los trabajadores bombear agua de un pozo, rastrillar la sal y juntarla a un costado de los senderos. La escena se repite hasta donde alcanza tu mirada.

También: Los antojitos de calle más sabrosos de todo México

Entonces el guía te cuenta por qué es tan especial este lugar. Estas salinas de Colima existen y se laboran desde antes de la Conquista y esta sal, la blanca de Colima, es húmeda, pura y sin yodo añadido. Su calidad, fina (se deshace al frotarla entre los dedos), la pone a la altura de la rosa del Himalaya o la negra de Hawái y sale de este deslumbrante lugar que desaparece una vez llegadas las lluvias.

salinas de Colima
Foto: Margot Castañeda de la Cruz

Viaja a las salinas de Colima

Ve al centro de operaciones: Calle Benito Juárez 64, Centro, Cuyutlán, Colima, lun-dom: 09-17 h, el tour no tiene costo, solo debes llamar para agendar fecha y hora al (312) 312 0101. La temporada (zafra) es de marzo a mayo, el mes ideal para ir es abril.

Cómo llegar

Desde Manzanillo, agarra en coche la carretera federal Manzanillo-Colima hacia Cuyutlán. Te harás 40 minutos. O toma un autobús de Manzanillo a Tecomán y de Tecomán a Cuyutlán (líneas Primera Plus y Sur de Jalisco), por $70-$100.

salinas de Colima
Foto: Margot Castañeda de la Cruz

Dónde dormir

Lo mejor es hospedarte en Manzanillo y Las Hadas es el hotel emblemático de la ciudad. Av. Vista Hermosa S/N, Península de Santiago, Manzanillo, Colima, (314) 331 0101, desde $2,500 por noche, por persona, tc: todas.

Dónde comer

Termina tu viaje a las salinas de Colima con unos ceviches, tostadas raspadas y almejas frescas con los pies en la arena y la vista al mar. A 20 minutos en coche está Playa Cuyutlán y a lo largo de la costa encuentras los llamados “enramaderos” (fondas pesqueras), lun-dom: 11-19 h, desde $200 por persona, solo efectivo.

También checa: Val’Quirico, el pueblo mexicano que parece La Toscana