La guía absoluta de moteles 2018: los mejores para echar pasión a la chilanga

Para que no te digan y no te cuenten

moteles en cdmx
Foto: Cortesía V Motel

Al igual que sus huéspedes, los moteles vienen en todas las formas, tamaños, estilos y niveles de distracción y discreción. La Ciudad de México siempre tiene uno para cada quien: para el que necesita huir de la mirada estricta de los papás, para los que quieren imprimirle diversión a sus noches y para los que se entregan a las fiestas poliamorosas. Aquí nuestra lista, variadita, de 10 habitaciones kinkys para echar pasión y un poquito de fiesta en la ciudad.

Te recomendamos estos moteles para echar pasión en la CDMX

1. V MOTEL BOUTIQUE SUR

Foto: Cortesía V MOTEL BOUTIQUE SUR

¿Por qué a las personas les gusta tener sexo en cuartos de vapor en moteles? Quizá porque es inevitable relajarse, y en este lugar la experiencia de quietud es única. Hay un minispa al lado de la cama, con regadera doble. Es un buen pretexto —si es que se necesita— para entrar a jugar con tu acompañante.

Pasar varias horas en la Pool y spa suite es como escapar de la ciudad. El único ruido que oirás será el de tu pareja, disfrutando en el potro del amor o en alguno de los sillones especialmente diseñados para practicar diferentes posiciones.

La habitación tiene un cuarto contiguo con varias funciones: jugar (hay una cama de masaje y un tubo), descansar o más acción. Su pequeña alberca —pero con agua tibia todo el tiempo— te dará una increíble vista del sur de la ciudad. No sólo se agradece la privacidad y la discreción del lugar, sino también la generosa cantidad de amenidades que puedes disfrutar en la habitación.

Pro: cuenta con menú de lencería.
Contra: el agua de la alberca huele demasiado a cloro.
Servicios generales: canales porno, menú de juguetes sexuales, alberca, potro del amor, tubo, jacuzzi, menú de lencería, menú de comida con servicio a la habitación, cuarto de vapor y cama de masajes. Estos servicios varían según la habitación.
Dónde: Periférico Adolfo López Mateos 5476, El Caracol, 5424 5811.
Pool y spa suite:
$1,900, persona extra $250 (máximo 4); habitaciones de $950 a $4,200; tc: todas.

Te puede interesar: El porno para mujeres

2. HOTEL & SUITES FERRI

Foto: Cortesía HOTEL & SUITES FERRI

A primera vista luce como uno de esos moteles que son bastante modestos en su decoración y sus servicios. Las habitaciones sencillas son simplonas, pero a la hora de visitar las suites todo mejora: potro, tina de hidromasaje, columpio… «Mmmh, ¿hay otra?». Ajá, tenían una habitación bajo la manga: el Cuarto rojo.

BDSM (bondage-sadomasoquismo) puro y libre. Nos ponemos a imaginar las posibilidades desde que recibimos el kit de bienvenida: un antifaz, unas esposas y una corbata. Para empezar tranqui, porque aquí no cabe la prisa (la habitación es nuestra durante 24 horas), un ratito en el jacuzzi para beber el vino de cortesía.

Ahora sí: la cruz del sacrificio. En ese rincón de la habitación, tan roja que ves la piel del otro u otra más bronceadita de lo que está, no hay nada más: sólo la cruz y los soportes para amarrar brazos y piernas. ¿Suavecito?, una pluma por todos lados. ¿Más rudo? El kit fetish ofrece látigos distintos.

¿Fantasías pendientes por cumplir? Hay disfraces y baby dolls en renta. Es raro llegar a la cama después del rincón SM y verla cubierta con pétalos de rosa y toallas dobladas en forma de corazón; pero quizás está bien terminar con cariñitos.

Pro: su breve selección de vinos está bastante decente para pasarla bien.
Contra: hace falta un buen equipo de sonido y tienes que pagar el 100% de tu estancia para reservar la habitación.
Servicios generales: varían según la habitación que elijas: hay TV con canales porno, menú de juguetes, potro del amor, tubo, jacuzzi, rincón SM, columpio, tina de hidromasaje, kit de bienvenida (kit fetish, preservativos, pétalos de rosa, vino y velas LED), cochera privada.
Dónde: Av. F.C. Hidalgo 49, Guadalupe Tepeyac, 5759 4833.
Cuarto rojo: $2,930 (paquete romántico), $3,010 (paquete especial), $3,400 (paquete sexy), persona extra: $400.

También te puede interesar: Chambear como actriz porno

3. LOVE HOTEL SUITES & VILLAS TIKAL

(Hotel Ferri)Foto: Cortesía HOTEL & SUITES FERRI

Una alberca privada, un jacuzzi, un potro del amor, seis canales porno y 50 de música a la carta. Suficiente para echar pasión sin extravagancias. La experiencia depende de la habitación, pero todas tienen el equilibrio justo entre el confort hogareño y las fantasías eróticas lejos del nido cotidiano. Si eres del tipo conservador y quieres pasar un rato cómodo pero sexy, romántico pero relajado, Tikal es la opción.

La Suite jacuzzi, que tiene estacionamiento privado, cama king size y, por supuesto, un cuarto de baño con jacuzzi, del cual no querrás salir nunca a partir del primer coctel. Como el servicio a la habitación es 24 horas, todo se acomoda para la champaña y las fresas, muy clásico. No es la habitación más kinky que puedas encontrar en los moteles de la ciudad, pero tiene unos espejos estratégicamente acomodados que hacen la experiencia visual mucho más interesante.

Ahora que, si siempre has tenido una fantasía erótica bajo el agua, lo mejor es la suite con alberca. Al terminar, puedes recostarte en una de sus dos tumbonas y a reponer fuerza.

Pro: el lugar te hace sentir que estás de vacaciones y no en un motel.
Contra:
es tan bonito que te dan ganas de soolo llegar a descansar (¡matapasiones!).
Servicios generales:
varían según habitación: canales porno, alberca, potro del amor, jacuzzi.
Dónde:
Cerrada Galeana 2, La Loma, Tlalnepantla, 2628 0949.
Suite jacuzzi:
$400, persona extra $200/$250 (máximo 6), otras habitaciones desde $500 hasta $1,200, tc: todas.

Seguro vas a querer leer: Bondage y Dominación: cuando el dolor te da mucho placer 😏😈

4. UN AMOR

(Hotel Max) Foto: Cortesía Hotel Max

«Ojalá que la habitación no dé a la calle», pensé al subir por la rampa de entrada. La avenida es muy ruidosa y concurrida, pero eso es lo de menos.
—Creo que estamos en un hotelito para universitarios.
—¡Claro! Lo debimos intuir por la ubicación.

La primera impresión es que es un hotel más «de paso» que «de amor»; aunque los servicios se escucharon bastante bien en la recepción: jacuzzi, tubo, potro, cama king size, “fajódromo” —apodo para el sillón—… pues vamos.

Llegamos a la Villa máster para comprobar que la atmósfera es un poco fría. A pesar de sus naranjas y rojos cálidos en paredes y muebles, algo en la configuración de la habitación te hace sentir que estás en un hotel normalito. ¿O será que la frialdad está entre nosotros? Quizá para eso fue instalado el “fajódromo”.

Es cosa de ajustar expectativas: Un Amor no es bueno para los días de foreplay larguito, sino para las situaciones de urgencia, cuando el calor ya subió y necesitas, rápido, un lugar para seguir. Está bien, cumple su función, no hay que pedirle más a este tipo de moteles.

Pro: su ubicación, sobre todo si eres sureño.
Contra: la ropa de cama no es nueva ni está tan bien cuidada y soolo te dan una hora de agua calientita en el jacuzzi.
Servicios generales:
varían según habitación: jacuzzi, potro del amor, tubo, fajódromo y sauna.
Dónde: Av. Universidad 1905, Copilco el Bajo, 3869 0252.
Villa máster: $1,100, persona extra $100; otras habitaciones desde $550 hasta $1,100; tc: todas, menos American Express.

Lee también: Cambia la forma en que echas pasión con estas apps

5. OH ORIENTE

Foto: Cortesía OH ORIENTE

La fachada colorida —escandalosa— no oculta que estás en un hotel de paso. Acostúmbrate a tanto color, te acompañará durante tu estancia. El lugar está repleto de esténciles de arte pop con colores vibrantes que te llevan a los años 70. Hay también ilustraciones medio eróticas adornando las paredes. Te sentirás dentro de un cómic pop que está a punto de ponerse candente —inserte aquí un «¡oh!» y un «¡yes!» en globo de diálogo—. Por cierto, una mención especial para los carteles con frases «motivacionales» que lo diferencian de otros moteles y que logran todo lo contrario.

La Suite junior YES! no es muy amplia pero la cama sí y, como es circular, te invita a tratar nuevas posiciones. Lo mejor, la estrella del lugar, está en la esquina: es un asiento color naranja —parecido a los del Metro— con dos barras a los lados. Ahí van los brazos o las piernas, según gustos y flexibilidades. Este es el Rincón del sacrificio, úsalo.

Si buscas ir directo al grano, sin mucho juego previo, aquí no tendrás falla: el lugar es limpio, seguro y la relación precio-calidad bastante razonable.

Pro: el servicio es amable y discreto, nadie va a ir a tocar a tu puerta y matar la pasión.
Contra: la decoración sobrecargada que puede llegar a fastidiarte.
Servicios generales: canales porno, menú de juguetes sexuales, alberca, jacuzzi, rincón de SM, arco de posiciones. Estos servicios varían según la habitación.
Dónde: Av. Adolfo López Mateos 33, Metropolitana 2a sección, 6583 8342.
Suite junior YES!: $450 (hasta 1 persona adicional), otras habitaciones desde $550 hasta $750, persona extra $300, tc: todas.

Échale un ojo: Una fábrica de juguetes para niños grandes🍆🤓

6. EUROSUITES OCEANÍA

(Hotel Amala) Foto: Cortesía HOTEL AMALA

Como está en las inmediaciones del aeropuerto, es un rincón al alcance de quien necesita hacer una escala para disfrutar las mieles de la pasión antes de irse de la ciudad o cuando acaba de llegar. El traslado no tarda más de 10 minutos en carro. Y para los que no venimos del aeropuerto, está a 20 minutos del Centro Histórico.

Sin caer en lo vulgar, este hotel tiene estilo. Los tonos rosas y rojos abundan en sus diseños. El preámbulo está en la sala de espera, donde nos tomamos un par de copas, y en la sex shop, la cual tiene lo suficiente para eliminar pretextos contra la diversión.
La suite sencilla ofrece lo necesario: una cama, un potro del amor y una ducha. Mejor la máster, que tiene un jacuzzi y un sauna muy bien distribuidos en un espacio grande; la opción perfecta para olvidarse del mundo durante algunas horas y darle vida a los juegos eróticos. Hay comida a la carta para que la experiencia sea lo más cómoda posible, WiFi y, en caso de que se necesite estimulación visual, una pantalla plana con acceso a canales porno y un DVD —por si llevas tu propio material de inspiración.

Pro: el lugar es bastante privado y discreto. El potro estaba muy limpio.
Contra: la comida no es tan buena. Desde el exterior no parece un love motel.
Servicios generales: varían según habitación: canales porno, sex shop, potro del amor, jacuzzi y sauna.
Dónde: Oceanía 100A, esq. Norte 25, Moctezuma 2a sección.
Habitación máster: $650; otras habitaciones desde $410, tc: todas, menos American Express.

7. LOVE HOTEL NEWPORT VILLAS & SUITES

Foto: Pavel Gaona

La muy amable señorita de recepción merece un aumento, pues eso no se encuentra en el resto de los moteles. Es la mejor vendedora de la Habitación presidencial —por supuesto, la más cara—. Tal vez, gracias a ella, es tan difícil reservar la suite (hay que esperar mínimo tres semanas). Lo fácil es imaginar el fiestón poliamoroso que sucederá aquí, entre la alberca, el jacuzzi y el sauna.

Es suficientemente amplia para que 10 personas se acomoden. Seguro que, después de vaciar las copas, acabarán todos juntitos en la alberca. Quizás un par se habrá fugado al columpio del segundo piso y otros tres se habrán metido a disfrutar el vapor.

Lo mejor es que puedes llevar tu propio alcohol sin pagar descorche. Si el combustible etílico se acaba, el servicio de bar a la habitación sirve las 24 horas. En caso de que el enfieste se salga de control puedes pagar por hora extra.

Pro: es seguro y discreto, no permiten dos hombres con una mujer como en otros moteles.
Contra: Lleva toallas, harán falta.
Servicios generales: varían según habitación: canales porno, alberca, potro del amor, tubo, jacuzzi, columpio, sauna, bar dentro de la habitación.
Dónde: Vasco de Quiroga 1840, Tlapechico Santa Fe, 5257 1035. H
Habitación presidencial: $2,200 para dos, $4,180 para 10, persona extra $400. Otras habitaciones entre $570 y $4,180, tc: todas, menos American Express.

8. BREOGAN SUITES

Foto: Cortesía BREOGAN SUITES

Difícilmente puedes pasar desapercibido al entrar y salir. Se encuentra sobre una avenida transitada, pero no tiene un muro ni nada que cubra el acceso.

Llegar al hotel no es difícil, lo complicado es registrarse. La mujer de la recepción habla de manera fuerte y sin amabilidad. Entrega la llave sin dar más información acerca de los servicios, así que hay que preguntar a qué hora debemos salir.

«El personal le baja puntos», susurra mi acompañante, temeroso de que nos escuche. No la volveremos a ver, respondí, pero me equivoqué… Y aunque no la encontramos nuevamente, en la habitación podíamos escuchar las conversaciones de las personas de limpieza.

Podría parecer solo uno más entre los moteles, pero la estancia es más agradable de lo que parece. La habitación máster tiene dos pisos; abajo está la cama y el baño, pero hay que tener cuidado porque las llaves están mal acomodadas; arriba, la terraza y el jacuzzi compensan las fallas.

Pro: ¡el precio! La verdad es que si estás buscando moteles bara bara, este lugar es para ti.
Contra: la poca privacidad.
Servicios generales: varían según habitación: canales porno, sex shop, potro del amor, jacuzzi, arco de posiciones, aire acondicionado, WiFi, room service, DVD, Pantalla plana, terraza.
Dónde: Ermita Iztapalapa 2617, Santa Cruz Meyehualco, 2608 7475.
Máster: $700, no hay persona extra; otras habitaciones desde $260 hasta $700, tc: todas, menos American Express.

9. HOTEL RED MANDALA

(Hotel Ferri)Foto: Cortesía HOTEL & SUITES FERRI

Deja de buscar entre todos los moteles de la CDMX. El paraíso sadomasoquista existe y está aquí, resguardado por los rojos muros del Red room. Tiene un columpio fetish, un potro del amor, un jacuzzi en el que caben cuatro personas, una jaula y un rincón para amarrar y ser amarrado mientras algún juguete de cuero te acaricia la piel. Para que no falte nada, puedes tomar un par de esposas o comprar un juguete del amplio catálogo. Si necesitas inspiración, hay canales porno y espejos por doquier. El cuarto está pensado para que hagas tu propio Fifty Shades.
Como buen cuarto sadomasoquista, es discreto: la cochera está dentro de la habitación, y el trato del personal es respetuoso.
En el Red room hay suficiente espacio para cuatro jugadores, pero si quieres una experiencia más plural, pide la Pool party, que es como un departamento para hacer la fiesta de tu vida. Hay alberca privada con techo corredizo, un tubo y dos habitaciones con dos camas king size.

Pro: mucho entretenimiento.
Contra: almohadas duras.
Servicios generales: varían según la habitación: canales porno, menú de juguetes sexuales, alberca, potro del amor, tubo, jacuzzi, rincón de SM, arco de posiciones, columpio, esposas en la habitación y jaula.
Dónde: Calzada de Guadalupe 705, El Cerrito, Cuautitlán, 2620 0365.
Red room: $1,300 (máximo 4 personas),
Pool party: $2,500 (máximo 10 personas), $400 persona adicional, otras habitaciones desde $440 hasta $2,500, tc: todas, menos American Express.

Sigue leyendo: Coger en la vejez

10. HOTEL AMALA

Foto: Cortesía HOTEL AMALA

Uno nunca sabe en qué momento se presentará la pasión y si es que habrá moteles cerca. Puede ser durante una cena romántica, una fiesta familiar o… en las trajineras. Muy cerca del Embarcadero de Cuemanco se levanta este templo al amor. Está en una curva junto a la lateral de Periférico; la referencia es una gasolinería que intenta disfrazar la fachada kitsch, en color naranja tipo taquería, del Hotel Amala. Solo recuerda: la belleza es interior.

Elegimos la Suite Shiva porque el dios de la naturaleza no puede quedar mal cuando de entregarse a los placeres carnales se trata. Como puedes intuir, la temática es la cultura de India. Algunas paredes de la suite tienen vinilos que intentan asemejar a mandalas que pasan sin pena ni gloria.

La cama queen, que te recibe con sábanas y almohadas impolutas —algo que se agradece—, es una crazy bed, o sea que le
puedes poner más emoción con movimientos sensuales. Junto a la cama hay un potro y a unos cuantos pasos encuentras un jacuzzi amplio que está rodeado por varios puffs que, justo como imaginas, son para evitar lo frío del piso. Sin problema te quedas las seis horas. De hecho, el lugar invita a pasar la noche completa.

Pro: limpio, cómodo y ¡la crazy bed!
Contra: está algo amontonado, no hay mucho espacio de maniobra.
Servicios generales: varían según habitación: canales porno, menú de juguetes sexuales, potro del amor, jacuzzi, arco de posiciones, crazy bed, sonido surround in bed, terraza y restaurante con comida india.
Dónde: Periférico Sur 7685, Rinconada Coapa, Xochimilco, 2652 4055.
Suite Shiva: $880 por 6 horas o $1,200 hasta el día siguiente. Otras habitaciones de $680 a $1,800, tc: todas.

También lee: Feminismo en el poliamor