Palabras que no son del español hay muchas, pero estas nos parecieron muy interesantes.

Conocer sobre las palabras y la evolución de las mismas es algo muy interesante. Quizá poco sabemos de la influencia que otras lenguas han tenido en nuestro hablar diario.

El mexicano se pinta solo para sacar las mejores frases en una conversación coloquial, pero sabías que no todas las palabras que regularmente utilizamos tienen su origen en el idioma español. Acá te contamos algunas que seguro utilizas.

Palabras que no son del español y siempre usas

Campana

Aunque existen infinidad de templos y recintos religiosos donde las campanas se hacen sonar para anunciar que la misa va iniciar, esta palabra no es propiamente del español.

De acuerdo a la RAE la palabra campana proviene del latín campāna, y está relacionado con la región italiana de Campania, lugar donde se empleó por primera vez este instrumento metálico para reunir a la gente. ¿Lo sabías?

via GIPHY

Cartulina

Aunque ya no estamos en la época de clases, esta palabra es por demás conocida por todo chilango. Su origen proviene del italiano cartolina, y éste deriva del latín chartŭla que significa hoja de papel.

La función de la palabra tiene total equilibrio con el uso que actualmente le seguimos dando a esos pliegos de papel que buenos recuerdos escolares nos han dejado.

Te recomendamos

Salario

La palabra salario viene del latín salarium, pago de sal. Su origen proviene del antiguo imperio egipcio, cuando literalmente se les pagaba con sal, esto era una forma en la que el trabajador recibía su paga y se veía beneficiado para la conserva de sus alimentos o bien, podía vender esta especie.

Posteriormente el imperio romano adoptó esta forma de remuneración a las actividades desempeñadas cuando se estableció a lo que llamaron “vía salaria”. Actualmente la palabra se sigue utilizando para referirse al pago que llega de forma periódica, pero afortunadamente ya no de sal.

via GIPHY

Ojalá

Una expresión tan sonada cuando ponemos toda nuestra energía para que algo se nos cumpla, este término tiene su origen árabe, más que una palabra su significado viene de una frase law sha’a Alláh traducido como “si Dios quiere”.

La plegaria refería a Alláh (el dios de los musulmanes) para que interviniera en las necesidades de quien emitía esta frase. Con la evolución lingüística y la adaptación cultural la palabra se comenzó a pronunciar como “ojalá” y hasta hoy se sigue usando de forma coloquial sin importar la línea religiosa.

via GIPHY

Capuchino

Si al leer esta palabra lo relacionaste con un delicioso café, es porque en la década de los años treinta la palabra comenzó a utilizarse en Italia para referirse a esta bebida mezclada con un poco de leche.

Pero, su origen proviene de la palabra italiana cappuccio, que significa capucha y es asociado a los hábitos que portaban los monjes franciscanos, mejor conocidos como capuchinos.Una de las palabras que no son del español y usamos cotidianamente.

via GIPHY

Artesano

Una palabra muy utilizada en nuestro país, que viene del italiano antigiano, cuyo significado se entiende es la función de elaborar alguna pieza con las manos. Con el paso del tiempo y la adaptación al español el término quedó como artesano, pero su significado no ha cambiado.

via GIPHY

Guacamole

De acuerdo con la RAE la palabra que hoy conocemos como guacamole tiene su origen náhuatl en la palabra ahuacamulli, y refiere a la salsa hecha a base aguacate. Pero su nombre es la fusión de dos palabras: aguacate ahuacatl que significa testículo y molli que significa salsa. ¿Lo sabías?

via GIPHY

Chatarra

Al escuchar esta palabra lo primero que se viene a la mente es algo que no sirve o está viejo, y sí. Chatarra proviene del vasco txatarra que significa lo viejo. En un principio la palabra se utilizó para remitir a los pedazos de metal o deshechos.

Con el tiempo la palabra fue adaptándose a muchas culturas y el término se ha ido utilizando no solo para mencionar a los metales viejos, sino también se ha empleado para referirse a la comida poco saludable. ¡No comas comida chatarra!

via GIPHY

Fulano

Seguro que más de una vez has utilizado la expresión ¡ese fulano!, pero sabías que tiene origen en la palabra árabe fulān y probablemente del egipcio que sígnica “este hombre”. El término lo hemos utilizado para referirnos a alguna persona cuyo nombre no recordamos o no queremos mencionarlo.

Fulano, el término que ha sido muy bien aceptado por nuestra cultura, que hasta hoy la hemos mantenido de forma activa.

via GIPHY

Charlatán

Este término se ha utilizado especialmente para referirse a alguien que ha sido un estafador. Su etimología proviene del italianociarlatano (alguien que habla mucho) y del verbo ciarlare que significa charlar. Digamos que, es alguien que tira mucho verbo para obtener un beneficio personal.

Sabemos que faltan muchísimas más palabras que no son del español y se han introducido en nuestro idioma, cuéntanos ¿cuáles otras conoces?