Las consecuencias de sacar a las dependencias de la CDMX, según Coparmex

¿Qué tanto nos conviene?

descentralizar las dependencias
Foto: Cuartoscuro

Primero todos muy felices porque 2.5 millones de chilangos podrían decir adiós a la CDMX con el plan de Andrés Manuel para descentralizar las dependencias y llevarlas a otros estados, peeero lo que pocos han visto son las consecuencias que esto traería para la ciudad.

Este plan, no solo tendrá un costo de 125,000 millones de pesos, más 2,000 millones que se piensan invertir en estudios preliminares y otros gastos; también habrá consecuencias que afectarán principalmente a los chilangos.

Las consecuencias de descentralizar las dependencias

De acuerdo con un documento de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el cambio de sede de las entidades del Gobierno Federal también podría entrañar un reto de retención de capital humano, esto debido al desplazamiento de miles de funcionarios que tienen su vida hecha en la Ciudad de México.

Te puede interesar: ¿Cuánto tiempo y dinero costaría el plan de AMLO?

“Este desplazamiento implica también a sus familias. Los cónyuges de los funcionarios reubicados perderían derechos adquiridos en sus actuales empleos, y en muchos casos, tendrían escasa posibilidad de encontrar trabajos similares en otras ciudades, donde no necesariamente existe la oferta suficiente y especialidad de los trabajos que se demandarían”, señala el documento.

Otro efecto negativo es que este cambio no significa una mejora en los procesos para realizar ciertos tramites, al contrario, muchos casos supondrán costos nuevos de desplazamiento y pérdida de eficiencia empresarial, señala el organismo.

Además, señala que el arribo repentino de centenares de servidores públicos a una localidad, aunque podría acelerar la actividad económica, no es suficiente para proveer de desarrollo y bienestar a una región completa por periodos prolongados de tiempo.

Ante esto, la Coparmex sugirió que se realicen estudios exhaustivos de las condiciones de viabilidad de la propuesta, se determine el gasto inicial y recurrente que implicaría su realización y la forma en que sería fondeado, y se haga un balance de los costos y beneficios de la iniciativa.