Aquí puedes ver la función del Ballet Folklórico y el Mariachi Vargas ¡GRATIS!

¡Ay, chilango, no te rajes!

gala de amalia hernández con mariachi
Foto: Facebook - Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández

No cabe duda que el Ballet Folklórico De México quiere consentir a todos los chilangos esta Navidad. Primero anunció su tradicional temporada decembrina con todo y pastorela incluída y ahora llega una función de gala de Amalia Hernández con mariachi para cerrar el año.

 También lee: Ballet en cuerda floja: descubre El Cascanueces Acrobático

Y no se trata de cualquier acompañamiento, pues la compañía dancística invita en esta ocasión al Mariachi Vargas de Tecalitlán a compartir el escenario. Así que prepárate para una auténtica noche mexicana, llena de tradición, colores y mucha música —tanta, que hasta tú te pondrás a bailar.

La gala de Amalia Hernández con Mariachi Vargas enaltece la cultura popular mexicana

Desde hace más de seis décadas, el Ballet Folklórico De México ha materializado las manifestaciones estéticas enraizadas en nuestro país, mostrando algunas de las características más emotivas de los 68 pueblos originarios.

Su concepción, a cargo de la coreógrafa Amalia Hernández se propuso como una compañía que fuera un guardián y difusor más de las tradiciones mexicanas. Ahora, Salvador López y Viviana Basanta Hernández, sus actuales directores, reafirman este interés en cada una de sus presentaciones y la gala de Amalia Hernández con Mariachi Vargas no es la excepción.

 También lee: Pueblos para vivir la magia navideña con todo (villas iluminadas, pastorelas, ferias)🎄❄️⛄️

En ellas, se suelen conjugar un gran equipo de especialistas de diversas materias, pero hay ocasiones, como esta en que una suele tener aún más atención para cumplir con el objetivo que se creó; ya sea en su repertorio, su vestuario o, como en esta ocasión, su música.

El Mariachi Vargas de Tecalitlán fue fundado en 1898 por el maestro Gaspar Vargas López y actualmente se encuentra a cargo de Rubén Fuentes y Carlos Martínez. Desde sus orígenes se ha preocupado por mantener vigente esta tradición musical convirtiéndose en uno de las principales representantes de la historia del mariachi y la cultura de México.

Por esto, la gala de Amalia Hernández con Mariachi Vargas no solo reúne a dos grandes de la cultura mexicana, sino que permite una auténtica muestra de las tradiciones que le ponen la piel chinita a todo chilango.

 También lee: Villas iluminadas en la CDMX para amar la Navidad

Aquí puedes ver la gala de Amalia Hernández con Mariachi Vargas GRATIS

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Mariachi Vargas de Tecalitlán (@mariachivargasoficial) el

La función de gala de Amalia Hernández con Mariachi Vargas será el 21 de diciembre de 2018 en el Palacio de Bellas Artes y los boletos tendrán un costo de $1,180 $980 y $300 en Luneta, Anfiteatro y Galería, respectivamente.

Te recordamos que no se permite el ingreso de bebidas o alimentos a la sala y se requiere autorización expresa para el uso de cámaras fotográficas, de video o dispositivos móviles dentro de la misma. Además, no vayas a llegar a tarde, porque una vez iniciado el evento, no te dejarán pasar hasta el intermedio.

Si te animas a llevar el carro, el estacionamiento público más cercano se ubica en el subterráneo de la Plaza Bellas Artes. Pero nosotros te recomendamos ahorrarte el tráfico y llegar en Metro a la estación Bellas Artes de las Líneas 2 y 8, o por la estación homónima de la Línea 4 Metrobús.

Aunque, si andas corto de dinero porque los regalos de Navidad te salieron más caros de lo que esperabas, habrá transmisión a un costado del Palacio de Bellas Artes por Cultura A-Pantalla. Además, para los que no quieran salir de casa, también se transmitirá por canal 14 y a través de la plataforma digital del INBA.

Dónde: Palacio de Bellas Artes (Juárez S/N, Col. Centro)
Cuándo: viernes 21 de diciembre a las 20:00
Cuánto: de $300 a $1180, consigue tus boletos en taquilla o a través de Ticketmaster

 También lee: Orgullo indígena: Nadia López y la poesía de vivir en la CDMX