Clases de educación sexual a domicilio

Edelmira Cárdenas es nuestro pastor, nada nos faltará

Quizá estés leyendo esta nota con un café al lado de ti, tu única compañía desde hace mucho tiempo. En estos momentos, tu pareja está en otra oficina, pero sabes que no sólo está lejos físicamente sino que por la noche, cuando se encuentran, sientes que hay un boquete entre ustedes dos.

Las cosas van del carajo. Tú sabes muy bien que a él (o a ella), le gusta hacerlo por las noches, con la luz prendida y siempre (repito: SIEMPRE) de perrito. Pero ni así jalan las cosas. Ya no hay nada que hacer, lo conoces, sabes que no hay ninguna otra forma en la que puedan tener mejores noches de cadereo. 

Pues te diremos algo: no sabes nada. NADA. ¿Por qué? Por favor, ¿en qué momento el sexo se convirtió en algo racional que debía seguir un protocolo estricto para poder llegar al orgasmo como a ti y a tu pareja les gusta? Ajá, ¿a poco cuando empezaron a andar sabían cuál era la fórmula perfecta para caderear y alcanzar orgasmos dignos de ser filmados para transmitirlos por Venus? Y ¿a poco no los alcanzaban, puercotes?

Lo hacían arriba, abajo, en el coche, en la playa, en la cama, en el escritorio, donde les agarrara la calentura. Pero ahora, ah no, ahora las cosas deben ser más maduras y serias. Sí, seguro… y ¿el sexo también?

Pues nel. 

Reunimos a 11 chicas en una muy instructiva clase con la famosa orientadora sexual, Edelmira Cárdenas. Y neta, podemos decir que ahora es nuestro gurú del sexo. La clase es un oasis, le imprime experiencias personales, científicas y mucho humor, lo cual le da un ambiente muy relajado y demasiado divertido.  

La historia es así: hace algún tiempo detectó la necesidad de formar entre la gente una cultura de prevención antes de que las cosas estén del carajo entre las parejas. Claro, cuando muchos acuden a ella, las cosas ya están más allá de perdidas. Pero, como dice el dicho: nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Y ella es buenísima. Aquí les va un quemón de lo que consta la primera clase de su programa: Educación sexual a domicilio.

La intro

Primero es lo primero. ¿Cuál podría ser uno de los mayores impedimentos para poder sentirse a gusto y darle duro y tupido con la pareja? El autoestima. 

Edelmira puso a prueba a todas y sacó la artillería pesada: diferentes tipos de lencería. A todas les pidió su opinión. Ah jijos, la cosa se puso buena: la mayoría no se hubiera puesto casi nada de lo que ella trajo. ¿Por qué? Porque la mayoría asumía que no le iba a su cuerpo/no le iba a gustar a sus parejas/no era el color que mejor le iba. 

La flecha acertó certera: la posibilidad de jugar con la pareja había desaparecido. ¿Qué más da si tu cuerpo tiene unos kilitos de más o si ese color no va contigo? Qué diablos, el punto es experimentar, como nos dijo Edelmira. Jugar, divertirse, disfrutar tu cuerpo y el de tu pareja. 

‘Cuando la gente mete el sexo a la casa, lo convierte en lo que yo llamo: el sexo domesticado. Un tipo de sexo que debe ser equitativo, cómodo, ceremonioso y equilibrado, lejos de lo espontáneo que fue en un principio’. Vamos, de hueva.

‘Jamás dejamos de conocer a la pareja. Y desafortunadamente, creemos que la conocemos a la perfección y que formamos parte del cuatro por ciento de la población que mantiene una vida sexual plena’. Sí, así como lo leen: sólo el cuatro por ciento disfruta de su sexualidad. Realmente deprimente la cifra.

Pues error, la mayoría formamos parte del 96 por ciento que estamos para llorar. Pero no todo está perdido…

Aprender a fluir 

El chiste es dejarse llevar. Experimentar, probar y desear tener una sensación de conexión con la pareja. ¿Por qué no usar una tanga del Chapulín Colorado? Sí, quizá tu pareja es un tipo que maneja una moto Harley Davidson, que eructa todo el abecedario y que siempre habla a punta de mentadas de madre, pero ¿por qué no probar? Las risas que provocaría los harían cómplices de un buen momento. Y es ahí donde comienza la magia.

79414Edelmira Cárdenas
Edelmira Cárdenas (iStock)

Edelmira nos dio datos puros y duros y la cosa está así: una mujer tarda entre 15 y 20 minutos en prenderse y los hombres… bah, si dijéramos que un segundo nos habríamos tardado. Ella recomienda dedicarle al juego previo, que incluye: lucir lencería, besos, sexo oral puesto que todo esto ayuda a que el tiempo se vuelva nada y disfruten de una buena sesión de sexo.

Recurran a manuela

Otra cosa que ella considera muy importante es la masturbación. ‘Tan sólo el 34 por ciento de las mujeres se masturba en México, lo cual no permite que conozcan su cuerpo. Si lo hicieran más, habría más mujeres multiorgásmicas, puesto que es la mejor manera de mantener vivo el apetito sexual. Conocer el mapa erótico sexual mejora la capacidad de ser mejores amantes’. 

Pero ¿sabemos que nuestras parejas se masturban y por qué lo hacen? Cuando Edelmira lanzó la pregunta, algunas contestaron que por gusto propio, por tener un momento a solas e incluso hubo quien aseguró que su pareja no lo hacía.

JA, por favor. Todos los hombres lo hacen y por tanto, es importante platicarlo, puesto que esto les ayudará a mitigar muchos vacíos en su relación.

Porque ¿cómo puede una persona saber qué le gusta si ni siquiera ella misma lo sabe? Uno sabe que le gustan los helados de vainilla porque los ha probado, pero ¿por qué no probar los de frambuesa, limón o rompope y dárselos a probar a nuestras parejas? Hay que romper las barreras de la rutina, de tener a la misma gata, pero revolcada y una de ellas es experimentar con el propio cuerpo.

Y aquí va lo mejor que les ayudará a masturbarse mucho más: al ser ella orientadora sexual y estar muy involucrada con la educación profesional en este ramo, es distribuidora autorizada de diferentes marcas de juguetes sexuales con los cuales instruye a mujeres y hombres para mejorar su vida sexual. Pero ahí no termina todo: sus precios son 60% más económicos que lo que podrían encontrar en la calle, ya que la finalidad no es comerciar por comerciar, sino crear conciencia sobre la importancia de mejorar la sexualidad. Una chulada.

Así que, órale, si quieren tener una vida sexual que valga la pena y conocer todo el potencial que traen dentro, contáctenla. Neta, no será lo mismo que ver películas pornochonas para imitar lo que ahí hacen o platicar con sus cuates sobre cómo satisfacer a sus parejas, en realidad, después de recibir sus clases, podrán rezar: Edelmira es nuestro pastor, nada nos faltará.

Las clases van dirigidas a hombres, mujeres, casados, solteros, arrejuntados, LGBT, gordos, flacos, chaparros, altos y el único requisito es querer conocer el potencial que tienen para mejorar su vida sexual.

Aquí van los datos de contacto: Facebook, Twitter, correo: edelmiracardenas@yahoo.com.mx, o al teléfono: 52927979 de 11 a 19 horas.

También checa:

Tips para armar una “horchata”
Cómo saber si te ponen los cuernos
Manual para detectar un orgasmo fingido