Logos incomprensibles del Metro

Del sombrero de bruja de Eugenia al marcianito de Tepalcates

Queridos chilangos, sobre todo aquellos usuarios de la hermosa limusina naranja: en esta ocasión nos enfocaremos a algunos de los logos más gachos (o inentendibles) de las 195 estaciones del STC, así que siéntense y disfruten de este breve, pero sustancioso recorrido.

Un poquito de historia no viene mal: el diseñador gringo Lance Wyman lideró la creación de la imagen gráfica —y psicodélica— de los Juegos Olímpicos de 1968. Este ñor fue la inspiración para el diseño del logotipo del Metro y los iconos de las estaciones.

Según la web del honorable STC, en el proceso se pensó en «las personas que no supieran leer o los mismos extranjeros. Por ejemplo, para los primeros, la estación Candelaria es el “pato” y para los segundos, que hablen inglés, “duck”» —¿?—.

La versión oficial es que la zona era ribera del Lago de Texcoco, que desapareció hace chorroscientos años, a la que acudían muchos patos. Si obviamos el choro colonial y hacemos caso al rumor, entonces el ave plasmada es una clara referencia a que los delincuentes de por ahí eran llamados “patos”. ¿Ven? Más claro ni el agua. Este ícono de la estación de las líneas 1 y 4, es un gran logro de la semiótica. Ese sí es un win, pero nosotros estamos aquí por los fails.

Claro que por uno así, hay otros enésimos casos que ahora sí que ni al caso. En las 12 línias del gusanote encontramos:

11. El coyote hambreado de la línea 3 (Coyoacán)

 

Coyoacán se deriva del náhuatl Coyohuacan o “lugar donde hay coyotes” pero aquí nomás hay este espécimen con un hoyo en la panza, medio muerto de hambre y para acabarla, chimuelo. Eso podría hacer que la gente se confunda y piense que es el “coyote hambriento” de Nezahuacóyotl, pero no. El círculo en su panza realmente simboliza los ojos de agua que abundan en la zona. Bien podrían haberlo representado de alguna otra forma para no confundir a la gente.

10. El león mutilado de la línea 3 (Etiopia/Plaza de la Transparencia)  

STC Metro

Hace mucho tiempo, había una glorieta llamada Plaza de Etiopia en el cruce de Cuauhtémoc y Diagonal San Antonio. En esta historia de amor hay un miembro de la realeza: Haile Selassie I, el supuestamente último descendiente de Salomón y emperador de Etiopia, que nos visitó pa’ develar una plaquita conmemorativa en 1954, la cual se perdió en los vaivenes de la Tranza Nacional. Además, le dieron el Collar de la Orden del Águila Azteca por sus “servicios prominentes prestados a la Nación Mexicana” (¿cuáles?).

Después le hicieron fuchi a Etiopia y, en medio de un doloroso abandono similar al de tu primer ex, enterraron el recuerdo en la construcción de esta línea. Pero, pa’ que vean, los etíopes sin rencores aún mantienen su Plaza México. Donde hubo fuego, cenizas quedan…

Hasta que un día le quisieron poner apellido al león abandonado con un “Plaza de la Transparencia” en honor al lánguido Instituto Federal de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (actualmente INAI) y le terminaron de dar en la máuser. En medio del dramón, hasta hubo una petición para impedir ese cambio al nombre después de 28 años pero el burócrata en turno se salió con la suya. Colorín, colorado.

9. El neceser de la línea 2 (Popotla)

STC Metro

Dicen que si te drogas puedes notar que este logo es el ahuehuete de la Noche Triste, bajo el cual Hernán Cortés se puso a a hacer berrinche por perder la batalla ante los mexicas. En realidad, más bien parece el estuche donde la damita y el caballero transportan sus artículos de higiene… Podemos distinguir claramente un peine debajo de todos los chunches para la belleza personal —que si el rímel, que si la colonia—.

8. Los marcianos llegaron ya… (Tepalcates)

tepalcates

Si le aplicamos un exorcismo al logo de Tepalcates y le damos una vuelta de 180° al más puro estilo anticristiano, nos topamos con que ¡oh, es un alien! (y para los que crecimos en los años ochenta vemos que es un güey mamalón que salía en He-Man).

7. Seguimos debrayando en la línea A… (Peñón Viejo)

STC Metro

Este lugar fue un islote conocido como Tepepolco, lugar de descanso de Moctezuma el Joven y, luego, Hernán Cortés se lo agendó como cuartel general. De acuerdo con la descripción (sacada de la manga y de la web del STC) este logo “representa al Cerro del Distrito Federal situado al noreste del cerro de La Estrella y al sureste del Peñón de Los Baños”. No, pos sí… Se nota que le echaron mil ganas al diseño. A mí me suena más a un “pon a un ruquito calvo que esté sudando la gota gorda por los sobreesfuerzos característicos de su edá y con el objetivo de hacer la transpiración más realista dejamos que se inunde…”

6. Impulsando la educación sexual en la línea B (Impulsora)

96348Impulsora
Impulsora (STC Metro)

No hay mucho qué decir más que como la colonia Impulsora Popular Avícola, que es por esos lares, tuvo un glorioso pasado agroperacuario pues se sugestionaron para poner una supuesta carreta y un casco de hacienda que, ojo, mucho ojo, es mucho más parecido a un par de condones. ¿A poco no? (Ay si, ahora resulta que no los ven).

5. La obviedad en la línea B (Deportivo Oceanía)

96349Deportivo Oceanía
Deportivo Oceanía (STC Metro)

Seguimos en el lado B de la ciudad y nos topamos con este horror visual: un pobrecito koala con un balón de fut. Claro, como el deportivo está ubicado en avenida Oceanía no hay que rompernos la cabeza. (Por cierto, estos adorables marsupiales solamente se encuentran en Australia y el continente de Oceanía se conforma por más lugarcitos como las islas de Nueva Guinea, Nueva Zelanda y los archipiélagos de Melanesia, Micronesia y Polinesia).

4. Metro Ferrería/Arena Ciudad de México (línea 6)

SCT Metro

Como que se está poniendo de moda meterle apellido a la estación, ¿no? La estación antiguamente conocida como Ferrería porque ahí había ferrocarriles (duh!) y como también es zona de rastros pues su logo era una vaquita (ches sádicos). Claro que con la llegada de la Arena Ciudad de México (aquí hay más) les salió bien de vanguardia poner un CPU noventero la silueta del recinto de espectáculos en el logo. Los apodos no se han hecho esperar para este logo que la verdad sí les quedó muy sin chiste. ¡Queremos a la vaquita de regreso!

3. El “copy-peits” en varias líneas

Foto: STC Metro

No faltan los logos agüevados o “haz bizco y miras doble” de las estaciones:

Doctores (línea 8)

Oficialmente se le llamó Colonia Hidalgo pero su cartografía está dedicado a médicos como estos gemelos:

Parque de los Venados (línea 12)

Ubicada en las cercanías del área verde cuyo nombre oficial es “Francisco Villa”, pero se le conoce así porque en sus fuentes hay un par de estatuas de venaditos.

STC Metro

La Viga (línea 8)

Como por ahí se localiza el centro distribuidor de pescados y mariscos, pues se les ocurrió esta genial idea, darle un volteón a los pescaditos.

La viga

2. Lo creepy

El sombrero de la bruja Eugenia de la línea 3 —que según el Metro es «una cigüeña que se relaciona simbólicamente con el nombre Eugenia, que significa “la bien nacida”, órale—.

La tal Eugenia era una ricachona de hace ya bastantes ayeres que poseía una quinta (casa de descanso) por ahí.

96355Eugenia
Eugenia (STC Metro)

Barranca del muerto (línea 7)

Y los bonitos pajaritos hasta que te acercas y ves que son zopilotes, aves de carroña que por ahí abundaban para comerse los cadáveres pues ahí aventaban un chorro de muertitos durante la Revolución. Ay nanita:

96356Barranca
Barranca (STC Metro)

1. Bonus track: el microscopio de General Anaya (línea 2)

STC Metro

Que parece sacado del Juego de Química Mi Alegría.

¿Qué otros logos hubiesen metido a este recuento?