Títulos con animales

a lo largo de la historia el cine ha tomado al reino animal como inspiración metafórica para bautizar sus producciones. Checa las mejores cintas con algún animal en su título, tal y como El búfalo de la noche:

Perros de reserva: Ópera prima de Tarantino que trata acerca de un grupo de ladrones que sólo se la pasan ladrando, pero no saben si van a morder.

Tiburón: La primera cinta con taquilla millonaria. Además es una de las 50 mejores películas de la historia. A partir de entonces, meterte al mar producía pánico.

Los Pájaros: Obra maestra de Hitchkcock. Un grupo de pájaros antropófagos azota una comunidad costeña.

Matar un ruiseñor: Un Pullizer que en plena onda Luther-Kingiana, exponía los valores e inocencia de unos niños que no distinguían entre raza y clase. Su padre, el abogado Atticus Finch, es un héroe fílmico.

El Halcón Maltés: es la cúspide del film noir: detectives, femme fatales, tiroteos, vueltas de tuerca. En ella, Bogart debe descubrir qué fue de una escultura antiquísima con valor incalculable.

Toro salvaje: Hay maneras de filmar el box y Scorsese nos eñseñó cómo en esta biografía del gran Jake La Motta, que adentro y fuera del ring era un toro que no sabía donde resguardar su ira.

El Hombre elefante: David Lynch ajeno a su costumbre, entrega esta obra que condena la intolerancia humana hacia lo distinto. Es conmovedora en todos los sentidos. Recomendación: prepárate, vas a llorar.

Amores perros: Arriaga-Iñárritu y la unión de tres historias que tienen en común el amor y su decepción, su olor y rabia.

12 monos: Uno de los guiones menos reconocidos, pero más atractivos que se han adaptado. La historia es fragmentada y juega con el pasado, presente y futuro. Además nos brindan las mejores actuaciones de Brad Pitt y Bruce Willis.

Gran pez: Una historia de amor a la Burton. Un hombre recuerda su vida y todos los pasajes fantásticos ante el escepticismo de su hijo. Simplemente encantadora

Y de pilón:

Planeta de los simios: La antitesis de Darwin. Esta cinta cuenta con uno de los mejores finales de la ciencia ficción.