Cinco lugares del mundo, cinco platillos de comida rara

Viscoso pero sabroso (a veces). 🍛🌎🥩🌍🍱🌏

Foto: Shutterstock

Viajar es conocer nuevos lugares, pero también probar sabores diferentes a los acostumbrados. Hay lugares del mundo que pueden presumir una comida rara que vale la pena probar para que no te digan, no te cuenten.

También lee: Bangkok para glotones

La comida rara de cinco lugares del mundo

Rotten Shark – Islandia

Rotten-Shark-Islandia
Foto: shutterstock

Es bien sabido que los paisajes islandeses son de ensueño. Glaciares, géiseres, cascadas, auroras boreales, lagunas glaciares y más componen los espacios naturales de esta isla que ha atrapado la atención del turismo internacional.

Quizá uno de los productos islandeses más emblemáticos es el Skyr, un producto lácteo —muy parecido a un yogurt, aunque nunca le digas eso a un islandés— con alto contenido en proteínas, bajo en azúcares y cero grasa. En Bónus, el supermercado islandés por excelencia, puedes encontrarlo en diferentes sabores, como cualquier yogurt.

Pero salgamos de Reykjavík. En el campo islandés, sobre todo, se cocina un oloroso alimento: el Rotten Shark, que es básicamente un tipo de tiburón fermentado y que incluso es dejado reposar al aire libre. El sabor es… uhm, digamos que es un gusto adquirido.

Carne de reno – Finlandia

Carne de reno
Foto: shutterstock

No hay mejores productos que los de temporada y los que se tienen a la mano. El verano en Finlandia, a pesar de ser breve, deja una gran riqueza de sabores. Esta temporada del año es aprovechada para recolectar los frutos de la tierra, como los espárragos, arándanos, moras, papas y más.

Pero en el norte del país, en Laponia —sí, ese mágico lugar ideal para ver auroras boreales— se encuentra un tesoro para carnívoros: los renos, cuya carne es uno de los alimentos consentidos en Finlandia. De acuerdo con algunos estudios, es una de las carnes más saludables, rico en vitamina B12, omega 3, omega 6 y magra. Además, dicen que es delicioso, servido tradicionalmente con puré de papas. Por fortuna, este alimento está disponible todo el año.

Tarántula frita – Camboya

Foto: shutterstock

Si temes a las arañas, quizá éste no sea tu platillo favorito. En Camboya, al sur de la península Indochina, un platillo típico consiste en una especie de tarántula frita con ajo, que se sirve y vende como snack.

La tala de árboles, su fama y sabor —que muchos dicen es similar al del cangrejo— ha causado que sean cada vez más escasas y caras. De hecho, algunos comerciantes temen que se extingan y su negocio termine.

Grasa y piel de ballena congelada – Groenlandia

Foto: shutterstock

Regresemos al norte, muy al norte. En Groenlandia, el paraíso del hielo, un platillo de temporada es el muktuk, que es la piel y grasa de la ballena boreal, rica en vitamina C y D. Generalmente se come cruda, pero también hay una versión frita. La carne de ballena y foto es la base de la alimentación de en Groenlandia, cuya gastronomía está ampliamente influída por la cocina danesa y la canadiense.

Pescado venenoso – Japón

Foto: shutterstock

De regreso a Asia, Japón tiene uno de los platillos más caros y peligrosos del mundo, el Fugu, un pescado cuyo veneno podría matar a 30 personas y que es preparado solo por los chefs más experimentados para evitar que el hambre, el antojo y la curiosidad te lleven a la tumba.

La temporada para probar este exclusivo platillo, servido solo en algunos lugares, es entre octubre y marzo.