La Ciudad de México vivió uno de sus peores problemas de sequía este año. Con el Sistema Cutzamala en su peor nivel desde 1996, el modelo de extracción-desecho del agua mostró su insostenibilidad. La extracción de líquido del subsuelo ha ocasionado agotamiento de pozos, aumento en la profundidad de succión y, con ello, hundimientos y grietas, principalmente en la zona sur de la ciudad.

Ante este panorama crítico, muchas iniciativas, proyectos y organizaciones en la ciudad buscan una solución. Destaca entre ellas la Coordinadora Nacional Agua para [email protected] Agua para la Vida, que a través de un proceso de organización y articulación autónomo, amplio e incluyente congrega a pueblos originarios, organizaciones sociales, trabajadores, sistemas comunitarios de gestión del agua e investigadores comprometidos con la construcción del buen gobierno del agua y el territorio (las cuencas). Este accionar se orienta a la defensa del agua y su saneamiento frente a la privatización, la contaminación, la sobreexplotación, el despojo y el acaparamiento.

La articulación de conocimiento y capacidades de Agua para [email protected] Agua para la Vida busca sustituir el actual modelo por uno que privilegie los ciclos del agua, el aprovechamiento de la lluvia y el tratamiento residual, aspirando a utilizar el líquido de la cuenca en la misma cuenca.

Mira acá: “Salud integral para un mundo más justo”: Oyuki Martínez | Chilangues del año

PROYECTOS QUE TRANSFORMAN

Desde hace 15 años la organización realiza diversos proyectos y estrategias para revertir las consecuencias de la extracción del agua del subsuelo. El más importante es la habilitación del lago de Tláhuac-Xico, ubicado entre la Ciudad de México y el Estado de México.

“Este proyecto, en su fase medular, requiere solo 4 mil millones de pesos: menos de la décima parte del costo del Túnel Emisor Oriente. Permitirá dejar el agua de la cuenca en la cuenca y alimentar la zona con mayor escasez, que es el sureste, en particular Iztapalapa”, explicó a Chilango el investigador Pedro Moctezuma Barragán, integrante de la coordinadora.

La habilitación de este lago contempla tratamiento de aguas residuales con humedales, reactivación de terrenos agrícolas y chinampas, reforestación y represas, así como potabilización de agua para abastecimiento.

En un primer momento, este proyecto podría liberar un metro cúbico de agua por segundo, detalla Moctezuma Barragán. Sin embargo, la apuesta es poder surtir hasta 3.6 metros cúbicos por segundo, beneficiando a 3 millones de habitantes de las zonas de Iztapalapa, Tláhuac y Valle de Chalco.

Aunque el plan fue aprobado desde hace 11 años por el Consejo de Cuenca del Valle de México, el proyecto no se ha podido ejecutar por una serie de dificultades, explica el investigador. La sequía que vivió este año el Cutzamala, sin embargo, le dio un impulso al proyecto. En marzo pasado la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la ejecución del proyecto Lago Tláhuac-Xico. Autoridades del Gobierno de la ciudad siguen analizando la viabilidad de este plan.

FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

NUESTRO FUTURO EN JUEGO: LA CRISIS HÍDRICA

El investigador advierte que, de continuar con el actual modelo de extracción, el suministro de agua en el Valle de México podría colapsar. “Ya empezó a tener problemas ocasionados por el Túnel Emisor Oriente tan graves como la gran inundación de septiembre; en la entrada del túnel en Ecatepec y luego en la salida del túnel en el río Tula. Ya tenemos el problema de sequía; además la calidad del agua en la ciudad ya es muy cuestionable”.

Moctezuma Barragán advierte que en los próximos años, entre dos y cinco, la CDMX sufrirá de manera palpable la crisis de agua, como ya está ocurriendo desde marzo de este año. “Yo le doy 10 años a la necesidad de cambio, para evitar el colapso y presentar un caso exitoso de transformación por la vía del respeto a la naturaleza, las comunidades, la aplicación de soluciones naturales y la innovación científica y tecnológica”, señala.

Proyectos como el de Agua para Todos se proponen como solución a la crisis hídrica para revertir los actuales problemas que enfrenta la ciudad a consecuencia de la sobreexplotación del acuífero.

Este plan permitiría recuperar lagos, reducir fugas y aplicar ecotecnias que nos regresarían hasta 14.4 metros cúbicos de agua por segundo, lo que traería beneficios urbanos y sanitarios. El tiempo para reaccionar es ahora: el nombre de esta organización no nos señala un deseo, sino una necesidad presente que cada día que pasa crece con más fuerza.

FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Si quieres saber más sobre las iniciativas de Agua para [email protected] puedes visitar su sitio: aguaparatodos.org.mx

Este contenido es parte de “CHILANGUES DEL AÑO – Personas chidas y proyectos chingones”, la edición de diciembre de Chilango. ¿Quieres saber quién más recibió nuestro reconocimiento? Te invitamos a buscar tu Chilango de diciembre en Starbucks, Sanborns, puestos de revistas y aeropuerto. O lee nuestros especiales online aquí.