Aunque algunos digan lo contrario, la neta, la neta es que los chilangos somos muy apasionados. Tanto que a veces nos gana el amor hasta en sitios que no podríamos considerar románticos. Prueba de ello, son estos lugares extraños para romancear que ya son todo un clásico.

Y ni hagas que la virgen te habla, seguro le has entrado duro a los becerros (y chance hasta al faje) en alguno de estos lugares, sin importarte que medio mundo te esté viendo.

Lugares extraños para romancear

El tianguis de la Lagunilla

Este clásico mercado es famoso por sus antigüedades, ropa y chácharas. Y aunque muchos aprovechan para ir a pensar cosas, otros se ponen románticos en este ambiente. Sobre todo cuando ya traes una chela o michelada en mano mientras caminas por los puestos.

No falta la esquina, donde uno puede encontrar parejas echando el romance entre los empujones y el gritoneo de los puestos.

lugares que extrañamos de CDMX 1
El mercado de La Lagunilla. Foto: Cuartoscuro.

La Isla de las Muñecas

La cita perfecta de muchos es ir con su peor es nada a una trajinera y dejarse llevar por los canales, la música y el ambiente. Pero hay a quienes les encanta lo raro y prefieren llevar su amor a un nivel macabro.

Por eso, uno de los lugares extraños para romancear es la famosa Isla de las Muñecas. No sabemos si es un fetiche de sentirse observado por estos juguetes o simplemente el amor por lo oculto. ¿Acaso estas parejas se sentirán como Morticia y Homero?

https://www.instagram.com/p/CHA_mTRnx_L/

Museos y murales dentro del Metro

El Metro es uno de los lugares más surrealistas de la CDMX. Por eso, no sorprende que sea un clásico entre los chilangos para echar el romance.

Los rincones de las estaciones se llenan de parejas acarameladas que solo se besan y se abrazan. Pero en los vagones a veces las cosas se ponen más intensas. No sabemos si es por el ambiente apretado o por el calorón que hace.

El chiste es que a las parejas luego se les sube la temperatura y aquí los besos y hasta el faje nunca faltan.Puedes aprovechar las galerías, expos y hasta restos arqueológicos que hay en sus transbordes.

Secretos de la pirámide de Ehécatl en metro Pino Suárez
Foto: Wikimedia Commons

Mercado La Merced

Los tianguis en sí son lugares extraños para romancear en la CDMX. Pero si uno de ellos es el rey, debe de ser el Mercado de la Merced. Y es que no importa a qué sección vayas: a la de dulces, la de frutas y verduras o la de carnes y abarrotes.

En cualquier espacio de este enorme mercado puedes encontrar parejas que derraman miel. Sí, a muchas no les importa darse unos besos al lado de un puesto de pescados.

No es el escenario más romántico, pero cuando la pasión se hace presente, nada la detiene.

 lugares extraños para romancear
Mercado de La Merced. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro

Ciudad Universitaria

Este caso es muy particular entre los chilangos. Pues uno pensaría que solo los estudiantes de la UNAM aprovechan estas instalaciones para ponerse de románticos con sus parejas.

Si vas los fines de semana, te darás cuenta que inclusive personas que ni estudian allá acuden al lugar para ponerse románticas. Hay quienes están conscientes de que están en un lugar público y se limitan a los besos, abrazos y agarrada de mano.

Pero hay otros que se confían de las jardineras, los árboles o les valen las miradas curiosas y hasta se avientan un faje en el pasto. Y no digamos solo en las Islas, cualquier lugar de Ciudad Universitaria parece ser el ideal para esta actividad.

 lugares extraños para romancear
Foto: Cóatl de Helen Escobedo en Wiki Commons

Rotonda de Personajes Ilustres

Este es de los lugares extraños para romancear que de verdad nos saca de onda. O sea, entendemos que este espacio dentro del Panteón de Dolores es un gran atractivo.

Pues las tumbas y mausoleos que aquí encuentras están adornados de maneras muy vistosas y son piezas de arte. Pero nuestras abuelas dirían que ya ni hay respeto por los muertos, porque aquí tampoco faltan las parejas que no pueden tener las manos y los labios quietos.

 lugares extraños para romancear

Biblioteca Vasconcelos

La neta es que las instalaciones de la Biblioteca Vasconcelos son algo que cualquiera debe conocer. Por eso no es de extrañar que haya quien visite este lugar para una cita.

Muchos se pierden entre sus pasillos y estantes de libros para dejarse llevar por el amor y la atmósfera romántica que se genera por la luz y su arquitectura.

Aunque, claro, si acudes aquí por una tarea, investigación o por el simple gusto de la lectura, es muy incómodo buscar un título y encontrarte con estas parejas.

biblioteca vasconcelos
Foto: Flickr

Planetario Luis Enrique

Por la pandemia, este lugar se ha mantenido cerrado. Aunque eso no quita que este también sea de los lugares extraños para romancear en la CDMX.

Entendemos que cuando besas a tu ligue te hace ver estrellas, pero qué culpa tenemos los que acudimos a este sitio como para ver a las parejas que se dejan llevar por la oscuridad de este lugar para darse unos becerros y caricias.

El lago de Chapultepec

Todo el Bosque de Chapultepec es perfecto para ir con tu pareja, ligue o peor es nada. Hay un montón de lugares que visitar y cosas por hacer. Sin embargo, a las parejas les encanta ir al lago.

Y quizás es un cliché eso de andar con la persona que te trae por las nubes en un lago. Pero también hay parejas que se pasan y quieren echar el faje en las lanchas.

Es muy surrealista ver cómo aquellas que tienen forma de cisne o pato nada más se ven a punto de encallar o chocar en una esquina porque sus tripulantes están muy ocupados con otras cosas.

jardines botánicos en la cdmx
Foto: Bosque de Chapultepec

Festival de música

Con la pandemia parece que han pasado 60 años desde la última vez que fuimos a un festival de música. No importa si es el Corona Capital, el Vive Latino o el Flow Fest… aunque eso está a punto de cambiar.

En todos ellos no solo verás grandes espectáculos de música. Tampoco faltan las parejas que les vale si medio mundo las observa mientras se dan sus besos o un faje.

Están las que se adueñan de alguna esquina o rincón para hacer esto. Pero otras lo hacen tirados en el pasto o hasta en medio de los apretujones.