Primero fue en 1985. Luego en 2017 y ahora en 2021. ¿Por qué tiembla en septiembre?

La noche de este 7 de septiembre, un sismo magnitud 7.1, con epicentro al suroeste de Acapulco, en Guerrero, sacudió a varios estados del país.

Pese a que en la CDMX se reportó un saldo blanco, el saldo hasta el momento es de una persona fallecida y daños importantes en Guerrero.

Te recomendamos. Bajará suministro de agua en Iztapalapa, Neza y La Paz por sismo

Cuatro años antes, a las 23:40 horas del 7 de septiembre de 2017, un temblor magnitud 8.2 también azotó al país ocasionado afectaciones en estados como Oaxaca.

Una situación similar ocurrió el 19 de septiembre de 2017. La tarde de ese martes, un terremoto magnitud 7.1, con epicentro en localizado entre los límites de Puebla y Morelos, afectó severamente a la CDMX y a otras entidades del país.

El sismo del #19S coincidió en fecha con el de 1985, que tuvo una magnitud de 8.1.

Por esa razón, surgió la duda de por qué tiembla en septiembre.

El ingeniero Carlos Valdés, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM y especialista en sismos, y Víctor Cruz, investigador del Servicio Sismológico Nacional, hablaron al respecto.

¿Por qué tiembla en septiembre?

sismo el mismo día
Foto: Graciela López // Cuartoscuro.

Ambos especialistas señalan que se trata de una coincidencia cuando ocurre un sismo el mismo día.

“No hay ninguna razón que conozcamos, al menos los sismólogos en el mundo entero, por la cual los terremotos del 7 de septiembre de 2017 y el de hoy (ayer) hayan coincidido el mismo día”, aseguró Víctor Cruz en entrevista conForoTv.

El investigador del Sismológico Nacional agregó que es válido que la población cuestione las razones por las que ocurre un sismo el mismo día.

Sin embargo, dijo, “no hay razón alguna por la cual ocurrió este sismo como ocurrió el del 19 de septiembre de 2017, el mismo día que el catastrófico del 85.

“Son probabilidades muy bajas, pero que existen”, insistió Víctor Cruz.

Además lee. 200 réplicas y contando: el recuento de daños tras el sismo de 7.1

Al ser cuestionado por qué tiembla en septiembre, Carlos Valdés también insistió en que se trata de una coincidencia.

—¿Habría una explicación de por qué los grandes sismos se han concentrado por lo menos en los últimos 30 años en septiembre?, se le preguntó.

—No hay una explicación y en realidad sigue siendo casualidad, dijo el especialista.

“Lo que pasa es que vemos una muestra corta en tiempo. Si pudieramos revisar los datos desde principios de 1900 nos vamos a dar cuenta de que tienden a repartirse. Es aleatorio”, explicó en entrevista con Denise Maerker, en Radio Fórmula.

Para el investigador del del Instituto de Geofísica de la UNAM “que sea el 7 y que sea el 19 es mera coincidencia”.

También lee. ¿Ya se recuperó? Así va el Cutzamala tras 4 meses de lluvias

Además, Valdés dijo que no debemos olvidar que México es un país sísmicamente activo “y que estos son recordatorios”.

También destacó la operación de la alerta sísmica, que “funcionó muy bien”. “Este es un desarrollo mexicano, es un sistema hecho en México y que nos ha beneficiado”, dijo.

Otro de los temas que explicó el especialista fue el fenómeno de las luces en el cielo.

Detalló que el fenómeno que vimos en la CDMX “tiene más que ver con el golpeteo de los cables”.

“El sismo era claramente oscilatorio, con una vibración importante, en donde los cables se alcanzan a tocar o alcanzamos a jalonear los transformadores y producir estas grandes chispas”, dijo.

Explicó que había muchas nubes que se encontraban muy bajas por las tormentas de los últimos días, por lo que el reflejo de las luces fue más intenso.

Te puede interesar. Goooya: aprueban nueva licenciatura en la UNAM; ya son 131

¿Cuánto tiempo duró el temblor?

réplicas del sismo del 7 de septiembre
Foto: Amed Rivera

Además de explicar que se trata de una coincidencia cuando ocurre un sismo el mismo día, Valdés habló de la duración del temblor de la noche de este 7 de septiembre.

Dijo que la duración “no es un parámetro medible y reportable”. Esto debido a que inciden varias características entre el tiempo que dura y el que percibimos que dura.

“Si nos parece que dura una eternidad, yo creo que por la angustia de la alerta sísmica. Creo que desde ese momento empezamos a sentir lo que todavía no sentimos y después nos queda una sensación de movimiento y de mareo”.