Detras de los grandes artistas hay… ¿gatos? ¡Sí! Algunas de las leyendas creativas más destacadas de la historia tuvieron un amor muy especial hacia sus acompañantes felinos. Incluso muchos y muchas de ellos y ella se inspiraron en sus amistades michis para algunas de sus obras.

Los michis son adorables y no podemos negar que, por lo menos una vez en nuestra vida, hemos soltado un inevitable ‘awww’ al ver un gatito (especialmente si es bebé, doble awwww). Entonces no nos sorprende ni un poquito saber que los gatitos de muchas de las pintoras y los pintores del pasado tuvieron un rol importante en sus vidas e incluso influyeron en sus prácticas artísticas. Acá te contamos de algunos de ellos.


Salvador Dalí

Dalí amaba muchísimo a Babou, su ocelote. En general, este excéntrico representante del surrealismo era amante de los gatos y adquirió en los años 60 a Babou en Colombia. Lo llevaba a todos lados con él. Y es que no cabe duda de que la excentricidad de Salvador Dalí también se reflejaba en su mascota, pues, a pesar de que se trataba de una especie salvaje, él siempre lo trató como si fuera un michi doméstico.

A finales de la década de los 40, Dalí y Philippe Halsman (renombrado fotógrafo) se unieron para realizar un fotolibro titulado Dali’s Mustache. Pero como siempre tuvieron muy buena química, los dos artistas acabaron haciendo algo todavía más espectacular. Se trata de Dalí Atomicus, una icónica fotografía que tardó 6 horas y 28 intentos para lograr el efecto de ‘gatos voladores’ y el mismo artista flotando a un lado de su caballete.


Remedios Varo

No es ningún secreto que la pintora surrealista Remedios Varo era una cat lover. Esta artista siempre combinó en su obra lo mítico con lo científico y lo sagrado con lo profano. Muchas de sus obras están plagadas de gatos, a veces, estos acompañan a los personajes y en ocasiones hata existe una fusión entre humano-gato.

Los gatos fueron una de las más poderosas fuentes de inspiración de Remedios Varo. A lo largo de su vida, la pintora tuvo varios felinos como mascotas y ella aseguraba que muchos de los cuadros que pintó estaban inspirados en sueños que tenía. Tal es el caso de “El gato helecho” de 1957.

Checa también: Las pinturas de Remedios Varo que inspiraron un video de Madonna.


Andy Warhol

¿Sabías que Andy Warhol también es uno de los artistas amantes (pero en serio cañón) de los gatos? En los años 50, el artista plástico vivía con unas cuantas docenas de michis en su departamento de Nueva York. En 1954, autopublicó una edición limitada de un libro con litografías coloreadas a mano titulado “25 Cats Name Sam and One Blue Pussy”.

Mira acá: 13 portadas de disco diseñadas por Andy Warhol.


Pablo Picasso

Es bien sabido que Minou, un gatito callejero, le cambió la vida a Pablo Picasso. A lo largo de su carrera, el pintor español —que casi siempre estuvo acompañado de sus gatos en sus procesos creativos— pintó numerosos michis de distintos estilos.


Henri Matisse

Matisse tenía dos gatos: Minouche y Cossi. Ambos michis siempre compartieron libremente el espacio de trabajo en el estudo del pintor. Podemos encontrar gatos como protagonistas en varias de las poderosas obras llenas de color y contrastes de este precursor del diseño gráfico.


Frida Kahlo

La pintora mexicana, quien tuvo una vida difícil, solía refugiarse en la compañía de sus perros, su mono araña y su gato. En su cuadro “Autorretrato con collar de espinas” queda muy claro el amor que existía entre su felino y ella.

Mira acá: Una Frida más allá del pincel: Lanzan libro El universo Frida Kahlo.


Jean-Michel Basquiat

Otro de los artistas que amaban a los gatos fue el icónico pintor, dibujante, poeta y músico Jean-Michel Basquiat. Él también pintó gatos en varias superficies, pues solía hacer sus obras sobre cualquier material que tuviera a la mano.


Fernando Botero

El artista colombiano hizo varias pinturas y esculturas de gatos ‘gordos’. En sus pinturas, los gatos constantemente acompañan los objetos de retratos o están presentes en escenas familiares.


Vasili Kandisnki

De nacimiento ruso, este artista reresentante de las corrientes Abstracción y Expresionismo, amaba profundamente a su gato Vaske, quien fue su inseparable compañero gran parte de su vida.

Por alguna extraña razón, el amor al arte y a los gatos suelen estar entrelazados. Quizá sea por el hecho de que los felinos son animales muy estéticos, misteriosos y de gran personalidad. O tal vez simplemente es porque son indudablemente adorables.

¿Faltó alguien? ¿cuál te late más? Y ¿ya habías notado que muchas de sus obras están inspiradas en los adorables michis? Si quieres ver más cositas sobre gatos, haz click acá.