Probamos la extraña conchamburguesa (con papitas fritas) y no la odiamos

Probamos la conchamburguesa para que tú no tengas que hacerlo.

Conchamburguesa

Hemos sido testigos de la evolución estilo Súper Saiyajin de las conchas. Primero nos sorprendieron las manteconchas, luego las conchurras y las mantemuerto (muy adelantadas a su temporada, por cierto). Pero la fase máxima de estas poderosas transformaciones fue la conchamburguesa.

Como somos unos curiosos profesionales🕵️‍♀️🕵️‍♂️, no podíamos quedarnos con las ganas de probar semejante aberración creación, así que emprendimos una misión para probar las conchamburguesas, acompañadas de unas papitas fritas con catsup. 🤷‍♀️🤷‍♂️

Las conchamburguesas del Superama no están (tan) mal

Si bien la idea original de las manteconchas surgió en una panadería de barrio en Querétaro, Superama se encargó de producirlas masivamente en la Ciudad de México, incluso hubo tiendas donde se agotaron. Pero la creatividad del chef repostero de la cadena de supermercados no terminó ahí y para muestra estas imágenes:

Manteconchas tricolor

El mantemuerto ya está presente desde estos meses, para que cuando regresen nuestros muertos y vean este pan en su altar, les den ganas de no volver nunca más.

Los panes de muerto rellenos de nutella y espolvoreados con azúcar glass ya entran al terreno de lo desconocido.

La nueva estrella en el firmamento chilango:

No es una concha con lechuga y papas, es una conchamburguesa. Para mejor claridad, haremos un corte transversal:

Lee también: Todo cabe en una concha sabiéndolo acomodar (sin albur)

A continuación, el equipo de Chilango procedió a su cata. Aquí va:

De vista, no es muy apetitosa: el concepto de pan dulce con carne de hamburguesa choca de inmediato. Sin embargo, las porciones generosas de jitomate, chile jalapeño, cebolla y lechuga comienzan a despertar cierto interés.

El dilema siguiente es cómo agarrarla. Para un pan dulce basta una sola mano, lista para chopearla en lo que se deje. Pero una hamburguesa necesita de dos manos para mantener firmes los ingredientes. Así que resolvemos usar ambas manos. Y dar la primera mordida.

El sabor no es el peor. La textura de la concha recuerda vagamente al croissant, y si hay cuernitos con jamón y queso… ¿cuál es la diferencia? Alejémonos de estas dudas filosóficas para dar la siguiente mordida.

La carne es de las precongeladas, así que tienen un sabor industrial característico que (a menos que seas Burgerman) no molesta. La verdura es muy fresca, y lo que termina de nivelar la ecuación, el gran salvador del platillo es el chile jalapeño. Su picor y acidez abruman la dulzura del azúcar de la concha, cuya textura se adapta más o menos a la revoltura de la carne y los aderezos.

Al final no quedó rastro de la conchamburguesa, con lo que podemos decir que puede haber un futuro próximo para el pan dulce con ingredientes salados. Asimismo, quizás Superama se está preparando para la próxima discusión sobre la legalización de algunas drogas.

La conchamburguesa la encuentras en los Superama del sur de la ciudad.

Nuestra calificación: 6/10

Lee también: ¡Bye manteconchas! Ya llegaron las donchas (dona + concha) y son hermosas 🍩