¿Michael Jackson puede morir dos veces?

"He-he"

Leaving Neverland

Leaving Neverland, el documental sobre los supuestos abusos sexuales infantiles cometidos por el artista, ha dado mucho de qué hablar a pocos días de su estreno. ¿Ya lo vieron?

Leaving Neverland, pedofilia y Michael Jackson

Leaving Neverland retrata en tono perturbador y desconcertante cuatro horas de testimonios, en voz de dos víctimas, sobre los abusos sexuales de los que supuestamente fueron sujetos por la estrella del pop mundial Michael Jackson, quien murió en 2009.

Brad Pitt y Leonardo Dicaprio en lo nuevo de Tarantino

Leaving Neverland

En el metraje se pueden ver los escabrosos detalles de cómo operaban los abusos que Michael cometía contra los entonces menores, James Safechuck y Wade Robson, quienes detallan cada una de las frases, regalos y acercamientos que el artista cometió con ellos.

Mira también todo sobre el asesinato de Colosio 

Los relatos comparten similitudes, aprovechando su fama y poder mediático, Jackson, se acerba a los niños y sus familias para forjar vínculos disfrazados de afecto “enamorando” a las personas para conseguir su cometido.

Ambos hombres narran cómo el “Rey del Pop” les decía que “Dios los había unido”, le otorgaba regalos costosos y los incluía en giras mundiales. Incluso con Safechuck celebró una especie de boda con anillo de diamantes incluido.

Ya viene GOT y esto es lo que sabemos de sus episodios 

Poco a poco los acercamientos —que iniciaban como pijamadas inocentes— terminaron en los primeros besos, caricias, masturbación… penetración.

Para los entrevistados nos es fácil recordar que entre los 7 y 5 años de edad estuvieron “locamente enamorados de Michael”, o al menos eso les hizo creer el artista.

¿Michael Jackson puede morir dos veces?

Tras los hechos vistos en Leaving Neverland, muchos medios asociaciones en incluso cadenas han vetado el contenido del artista. Rumores acerca de intentos de suicidio de su hija, Paris Jackson, inundan tabloides amarillistas.

Lo cierto es que el documental cambia por completo la imagen que el mundo tenía de la súper estrella y nos plantea la reflexión de a quién admirados y qué permitimos: el lado oculto del abuso.

Michael siempre puso la otra mejilla, y nosotros también pusimos la otra mejilla cuando la gente fue tras miembros de nuestra familia. Eso es lo que hacemos los Jackson. Pero no podemos quedarnos quietos mientras este linchamiento público continúa, y los buitres de Twitter y otros que nunca conocieron a Michael van tras él. Michael no está aquí para defenderse, de lo contrario estas acusaciones no existirían. Dijo la familia Jackson en un comunicado