¿Muy fan de Dr Seuss? Checa este ranking de sus adaptaciones

Porque no todas son miel sobre hojuelas

adaptaciones de dr seuss
Fotos: Universal Pictures

Una nueva versión de El Grinch ha llegado a los cines chilangos. Por eso, nos dimos a la tarea de descubrir cuáles son las mejores y las peores adaptaciones de Dr. Seuss tanto en la pantalla grande como en la chica, para que aproveches las vacaciones y armes el maratón en casa, saltándote aquellas que nunca debieron haber existido.

  También lee: Matilda, Willy Wonka y más se convertirán en series animadas

Lo chido, lo chafa y lo chulo de las adaptaciones de Dr. Seuss

Antes de empezar, queremos reconocer que adaptar la obra de Theodor Seuss Geisel no es cosa fácil. Por supuesto, son cuentos infantiles, pero es eso lo que complica el asunto pues las historias son cortas, con menos del material que se necesita para crear una cinta de 90 o más minutos. Igualmente, los personajes se ven muy diferentes en dibujo que con maquillaje hiperrealista —sí, te hablo a ti, Villa Quién—.

Aún más importante, el encanto de la obra de Seuss recae en dos aspectos básicos: las rimas contagiosas y las surreales aventuras que se narran en sus historias, dos aspectos que no suelen encajar en un filme familiar, exactamente. Si bien ha habido una suerte de aprendizaje con las adaptaciones de Dr Seuss, muchas veces hemos visto que se ignoran los conocimientos previos y es ahí cuando surgen los problemas, pues no se considera la diferencia entre el medio literario y el audiovisual.

 También lee: ¡Ahh cigüeña! El Rey León regresa con live action

1. El Gato

Si se piensa en la peor de todas las adaptaciones de Dr. Seuss, muchos señalarán al título de 2003. No por nada fue el filme que marcó la decisión de Audrey Geisel, viuda de Seuss, para negar los derechos de la obra de su esposo a cualquier productora que quisiera hacer una adaptación live action.

La verdad, lo entendemos completamente. Ni siquiera quienes éramos niños cuando salió la película le tenemos tantito cariño. De hecho, El Gato era mucho más perturbadora de lo que recuerdas. No, no lo decimos solo por el maquillaje de Mike Myers que reemplazó al propio Freddy Krueger en las pesadillas de toda una generación, sino por la incomodidad que causan los chistes “no aptos para niños”, los cuales, de por sí, ya están muy forzados.

2. Lorax: en busca de la trúfula perdida

Otras de las adaptaciones de Dr. Seuss que dejó mucho que desear fue el remake de Chris Renaud y Kyle Balda. Si bien no es la primera cinta en introducir nuevos personajes e historias al mundo de Seuss, definitivamente es una de las peores logradas. No solo resulta innecesaria esta nueva trama, sino que además le quita impacto al mensaje de la obra original, pues aunque descubrimos la historia de los árboles del bosque, las motivaciones de los personajes son más que superfluas.

3. El Dr. Seuss anda suelto

Esta es quizá una de las adaptaciones de Dr. Seuss menos apreciadas de los clásicos televisivos de Geissel. Se trata de un musical de 1973 basado en tres cuentos del Dr. Seuss: Los Sneetches, Los Zax y Huevos verdes con jamón.

Sin embargo, decir que es una de las menos famosas en su colección televisiva no es tan malo como podría sonar. Al contrario, es considerado un muy buen especial, pero su animación y el acelerado ritmo de las historias le quita algo del encanto que sus obras hermanas lograron mantener.

4. El Grinch

Quizá —muy probablemente— es la nostalgia hablando, pero la versión de 2000, protagonizada por Jim Carrey y dirigida por Ron Howard no nos parece verdaderamente mala cuando adaptaciones de Dr. Seuss se trata. Claro que también es culpable de tener varios momentos muy forzados para mantener a las audiencias de mayor edad, pero en comparación con El Gato, acá la historia es mucho más coherente, el mensaje es igual que el de la obra original y Jim Carrey supo cómo interpretar al personaje protagonista de manera que mantuviera su fantasiosa y singular apariencia fuera del libro.

5. El gato en el sombrero

Quienes piensen que la cinta de 2003 no estuvo tan mal, es porque no han visto las adaptaciones de Dr. Seuss sobre este mismo personaje en su versión animada. Aunque esta también se toma sus libertades creativas, logra capturar mucho mejor la personalidad y las motivaciones del protagonista, así como el mensaje de la versión original de una manera que nada tiene que ver con el live action.

 También lee: ¡Llega el primer avance de Toy Story 4!

6. Horton y el mundo de los quién

De las pocas adaptaciones de Dr. Seuss en pantalla grande que han sido tanto o aún más aclamadas que la colección televisiva. En ella Steve Martino y Jimmy Hayward lograron un filme que si bien no fue tan taquillero como la previa versión de El Grinch, logró conquistar mucho mejor a la crítica. Pese a ciertos excesos de referencias de la cultura pop, la historia se mantiene, a grandes rasgos, muy similar a la original y el público en que centran toda su atención son los peques, dos aspectos fundamentales en el éxito de esta cinta.

7. El Lorax

Mucho más cercana a su versión original, el título de 1972 muestra que cuando de adaptaciones de Dr. Seuss se trata, menos es más. Y es que si bien pudiera parecer que la trama no es suficiente para una película de 90 minutos, los personajes por sí mismos y la sensibilidad temática que cada historia contiene es suficiente para desbordarse con más elementos de los necesarios.

8. Cómo el Grinch se robó la Navidad

El clásico que empezó las adaptaciones de Dr. Seuss. Sin duda mucho mejor que la versión más reciente, esta cinta es un obligado de Navidad para todas las edades. Basándose en una narración en off, una animación increíblemente detallada y música que transmite las emociones necesarias, esta sencilla pero efectiva animación es tan divertida como encantadora.

9. Mención Honorífica: Los 5,000 dedos del Dr. T

Se trata del primer live action de las adaptaciones de Dr. Seuss, aunque en realidad fue una historia que desde sus inicios se pensó como película. Escrita por el propio Dr. Seuss y Allan Scott, la cinta dirigida por Roy Rowland narra la historia de Bart Collins, quien cae en un sueño profundo en el que el profesor conquista a su viuda madre y pone a un ejército de niños a tocar un piano gigante.

Se trata de una de las historias más surrealistas del escritor y, por lo mismo, una de las más polarizantes en su trayectoria. De hecho, el propio Geisel describió la cinta como un “fiasco” y pidió que la quitaran de su filmografía. Sin embargo, en las últimas décadas ha ganado un nivel de culto y sin duda es un ejercicio interesante verla como uno de los antecedentes a las cintas de la colección de Dr. Seuss.

 También lee: Pinocho de Del Toro será una fábula política y oscura