Les duele la cara (y con razón)

Ventajas que encuentran las mujeres al andar con un feo

Getty Images

Los hombres, esa extraña especie, misteriosa, fuerte, peluda, aficionada al futbol, a la velocidad y a las mujeres. Las mujeres, esa maravillosa especie a la que le encanta generalizar y meterlos a todos en la misma bolsa. ¿Cuántas veces no las han escuchado decir: “todos son iguales”? Ah, sí, pues ¡falso! Queridas, hay unos que son más feos que otros.

Antes de hacer cara de fuchi por aquello de que las andemos relacionando con quien no va a mejorar la familia, piénsenlo. Nosotras ya lo hicimos.

Andar con un feo tiene sus ventajas:

1. Siempre serás una diosa ante sus ojos, eres la más guapa con la que se ha relacionado (tal vez la única mujer que le ha hecho caso en toda su vida).

2. Nadie te lo va a bajar. Nadie más que tú se fijaría en él.

3. Nunca te va a engañar, ¿con quién?, nadie lo pela.

4. No pasará horas admirándose frente al espejo, como los vanidosillos esos con los que te has topado.

5. Siempre tratará de complacerte en todos los sentidos. ¡No está dispuesto a perderte!

6. No te criticará porque no te maquillaste, no tiene autoridad –ni cara– para hacerlo…

7. Comer como troglodita jamás volverá a ser un problema, subir de peso tampoco; para él, el físico queda en último término.

8. Puedes platicar con él de mil cosas y siempre te enseñará algo nuevo; como es feo, se ha aplicado muchísimo en su intelecto. ¿Qué otra le queda?

9. Esta especie es muy atenta. Su fealdad le ha enseñado que –encima– no puede ser un cavernicolita.

10. Siempre se desvivirá por atenderte y querer que su relación dure hasta el final de los tiempos. Sabe que esa suerte no puede tenerla dos veces.

11. Nunca se pasará de listo. Actuará conforme tú les digas, a tu tiempo, según tus decisiones, bajo tus condiciones.

12. Se preocupará por tus sentimientos. Antes de meterte mano bruscamente, te acariciará suavemente porque sabe que eres un ente sensible. ¿Quién más que él sabe que lo de adentro es lo que en verdad importa?

13. Sabrá esperar. Jamás te presionará, ni te intenseará, ni te querrá controlar. No te puede armar una trifulca por nada, te le puedes ir y ¿con quién se va a quedar?

14. Te enseñará aquello que ya dijo Umberto Eco: ”La belleza puede ser aburrida, pero la fealdad es infinita”.

15. Es de lo más agradecido, como cachorrito sin hogar que encuentra quién lo cuide.

16. Nadie le tiene envidia. Por feo.

17 Mientras tus amigas sufren porque sus guapos galanes las dejan después de un par de meses, tú les puedes decir que a ti, tu feo, bien que te ha durado. 

Venga, comenten y díganos cuánto nos equivocamos.