Caníbal gourmet

8 Paladares exquisitos

Getty Images
    • “Una vez, un empleado del censo intentó ponerme a prueba. Me comí su hígado con frijoles y un buen Chiantí”: Hannibal Lecter.

La palabra caníbal proviene de Caríbal, una tribu sudamericana que, según los conquistadores españoles, comían carne humana. Durante la época prehispánica, muchos pueblos practicaban la antropofagia en América: aztecas, guaraníes, los inuit. Dicha práctica está mal vista por cualquier sociedad contemporánea. La única permitida se ha dado en momentos extremos, como los sobrevivientes de los Andes o en las guerras.

En ficción o en la realidad, los caníbales tienen puntos en común, aquí algunos ejemplos.

Hannibal Lecter

http://www.youtube.com/watch?v=_fiU4WiOCk4

El caníbal más famoso –sin duda– es Hannibal Lecter. Este personaje literario, creado por Thomas Harris, es un asesino poco común: psiquiatra, sibarita, culto e inteligente. Entre sus gustos está el vino blanco, las trufas y el hígado humano. Interpretado por varios actores en cine y televisión (Brian Cox y Anthony Hopkins), Hannibal ha regresado, ahora en el formato de serie de tv, es interpretado por el actor danés Mads Mikkelsen (le Chiffre en Casino Royale)

Leatherface

Otro caníbal famoso (él y su familia practicaban el homicidio y el canibalismo). El personaje principal de Texas Chainsaw Massacre, película de Tobe Hooper, usaba una sierra de cadena y portaba una máscara hecha con piel humana para cometer sus crímenes. Leatherface está basado libremente en el asesino serial Ed Gein, quien practicaba la confección de muebles y vestuario con piel humana. 

Somos lo que hay

¿Familia de caníbales en la Ciudad de México?. La ópera prima del director Jorge Michel Grau nos muestra a una familia mexicana poco convencional, que se dedica al asesinato ritual y la antropofagia. Ambientada en el D.F., con personajes muy peculiares (policías, prostitutas y un médico forense muy particular), Somos lo que hay usa la metáfora del canibalismo para mostrarnos esa ciudad que nos quiere comer vivos, y a la cual somos adictos.

Todos estos personajes fictios, tienen elementos basados en la realidad. Estos son algunos ejemplos extraídos de la realidad:

José Luis Calva Zepeda

El poeta caníbal (o “el caníbal de la Guerrero”) fue culpado de la desaparición de Alejandra Galeana, su novia. Calva Zepeda se decía escritor y vendía sus poemas en la Condesa, la Roma y en el Chopo. En el departamento que habitaba (en la avenida Mosqueta, casi esquina con el Eje Guerrero) encontraron restos humanos (en el refrigerador y en un sartén). La policía lo capturó, se realizó una investigación y después de ella se le acreditó la desaparición de varias mujeres. El caníbal de la Guerrero fue encontrado muerto en la celda que ocupó en el Reclusorio Oriente.

Richard Chase

Desde joven, Chase mataba animales y tomaba su sangre. Hipocondriaco, creía que comiendo sus órganos y tomando su sangre impediría que su corazón se detuviera. Mató a seis personas y fue nombrado el Vampiro de Sacramento, por haber canibalizado a su víctimas y haber tomado su sangre.

Issei Sagawa: el caníbal japonés

Estudiante de literatura en Francia, Sagawa tenía la fantasía de comer carne humana. Su víctima fue Reneé Hartevelt, a quien mató, cortó en pedazos y se comió. Dijo que Reneé sabía a atún.

Armin Meiwes

El caníbal de Rotemburgo, Meiwes, contactó vía Internet a una persona que quisiera ser matada y devorada. Lo insólito es que sí la encontró. Bernd Jürgen Brandes, ingeniero de Berlín, cumplió la fantasía caníbal de Meiwes. Junto con él, cenó sus propios genitales.

Mao Sugiyama

Chef japonés. Sugiyama preparó un platillo inusual: sus propios genitales cocinados. Los sirivió a un selecto grupo de gourmets en un restaurante en Tokyo por la cantidad de 100,000 yenes (unos 12 mil 500 pesos). En Japón no está penalizado el canibalismo.