El problema que enfrenta la industria textil es complejo y requiere soluciones sistémicas, científicas, sociales, económicas y cotidianas. Hay opciones de moda sustentable en CDMX que han hecho de la imaginación y la creatividad sus principales insumos.

“Como mexicanos somos extremadamente inventivos y creativos. Aunque no seas diseñador, encuentras la manera de resolver el problema con los pocos recursos que tengas”, reflexiona Cynthia Gómez, académica de la Universidad Iberoamericana.

La falta de recursos, dice, aviva nuestro ingenio y nos hace buscar soluciones fuera de lo común y con lo que tenemos al alcance. En la cultura mexicana tenemos instituciones, como el bote de yogurt que reutilizamos para guardar frijoles, la bolsa del mandado ya replicada por marcas de fast fashion o la costumbre de heredar la ropa a los familiares.

Esta clase de prácticas hoy se celebran como pequeños triunfos en pro del planeta. Para buscar soluciones no tenemos que mirar tanto lo que están haciendo otros países, tenemos grandes ejemplos en nuestra ciudad.

Ejemplos de moda sustentable en CDMX

Reciclaje / Daniela Gremión / Básicos de México

Foto: cortesía de Básicos de México

  • ¿Cómo empezó Básicos de México? En una plática con varias amigas preocupadas por el impacto del fast fashion a nivel social y ambiental. Todas vimos el documental The True Cost y, aunque éramos conscientes de la explotación y contaminación que genera la industria de la moda, no teníamos idea de sus dimensiones. Empezamos el proyecto con una campaña en Kickstarter. La respuesta nos sorprendió y nos dimos cuenta de que había muchas personas como nosotras, tratando de consumir moda de una manera responsable.

  • ¿Qué es REcupera? Es una iniciativa para reciclar o donar prendas a quien más lo necesita. Tiene dos opciones: REusa, donde a través de la organización El Día Después recibimos prendas para el frío en buen estado, que serán donadas a organizaciones que trabajan con poblaciones vulnerables que necesitan abrigo, y REcicla, para prendas que ya terminaron su vida útil y son llevadas a plantas de reciclaje para que se conviertan en trapos, relleno automotriz, hilo regenerado, etcétera. Puedes llevar a nuestra tienda máximo 10 prendas y a cambio te daremos el 10% de descuento en tu próxima compra.

  • ¿Qué impacto tiene su proyecto en la moda sustentable en CDMX? Desde nuestra producción guardamos todo el desperdicio de corte de nuestras prendas y lo reciclamos o convertimos en otros productos, como donas para el pelo. REcupera ha tenido muy buena respuesta. Mucha gente viene a reciclar y donar su ropa a la tienda. Hay cada vez más conciencia; eso nos emociona mucho. Sabemos que el problema del desperdicio textil en México es enorme y nosotras somos una iniciativa muy pequeña, pero creemos que es importante hacer conciencia. Con cambios constantes lograremos entre todos generar un impacto positivo.

Upcycling / Ana Neri / A N A N E R I

Foto: cortesía de Ana Neri

  • ¿Cómo describes el impacto de tu proyecto en el problema del desperdicio textil? Nuestras colecciones se crean a partir de mermas que tengamos dentro del taller, ropa que nos donan o piezas de segunda mano. Por ejemplo, nuestra pieza más popular es la chamarra pana, fabricada con cinco jeans o pantalones de pana. Lo que nos sobra lo usamos para nuestras etiquetas o nuestros empaques. Tratamos de aprovecharlo todo.
  • ¿Por qué empezaste en el mundo del upcycling? Siempre me interesó lo que la gente consideraba un desecho o las piezas que forman parte de recuerdos. En mi proceso de migrar de Venezuela traje conmigo piezas de clósets de familias y amigos, y aquí en México logré darle sentido a esa colección de ropa dormida que a la gente no le interesa.
  • ¿Qué le dirías a alguien que todavía no se atreve a usar un producto de upcycling? Lo invitaría con los brazos abiertos a dejar atrás la idea de que son piezas que provienen de algo sucio, usado o viejo. Para cada una de estas piezas hay una gran curaduría y proceso de lavado. Seguro que encuentras algo en lo que puedas sentirte reflejado.

Segunda mano / Carolina González / Adiós Clóset Bazar

Foto: cortesía de Adiós Clóset Bazar

  • ¿Cómo empezó Adiós Clóset en la moda sustentable en CDMX? Desde hace tiempo usaba ropa de segunda mano, sobre todo por un tema de estilo propio, sin tener aún idea del buen impacto ambiental. Empezamos en 2016 y la gente estaba un poco dudosa con el tema de segunda mano. Cuatro años después hemos crecido mucho: nos sigue gente muy joven que está muy involucrada en el tema ambiental y ellos mismos están llevando a sus papás.
  • ¿En qué consiste tu proyecto? Realizamos una edición del bazar cada dos meses con más de 40 expositores de ropa vintage y de segunda mano. Hemos tenido varias ediciones en la ciudad, pero nuestra sede oficial es Jalapa 90, Roma Norte. Abrimos convocatorias para los expositores a través de nuestras redes sociales para que nos muestren sus prendas y partir de eso realizamos una curaduría de los participantes.
  • ¿Qué otras actividades realizan? Hacemos un evento de trueque, donde la gente intercambia prendas, y las restantes las donamos a un lugar que ofrece cursos de confección a personas con capacidades diferentes. ¡Es una cadena para bien!

Intercambio / Thalía Nolasco / Swap Club

View this post on Instagram

A post shared by Swap Club (@swapclubmx)

  • ¿Cómo empezó Swap Club y cómo funciona? Quisimos crear un espacio para seguir consumiendo moda de manera sustentable. La diferencia que tenemos en Swap Club es que las prendas no tienen un valor determinado: llegas a Swap, pagas una cuota de $350 y puedes cambiar de una a 12 prendas. El precio siempre es el mismo sin importar cuántas prendas lleves.

  • ¿Qué lo hace distinto a una tienda de segunda mano o a una boutique? Dentro de la tienda todo tiene el mismo valor, no importan la marca, el estilo o el modelo: se cambia una prenda por otra. Queremos que la ropa circule rápido y quitarles el valor a las marcas y las etiquetas. Nosotras nos encargamos de recibir todo en buen estado. Si no encuentras la prenda que quieres, te damos un vale por las que te faltaron y tienes un mes para ir a buscarlas. Constantemente recibimos piezas nuevas.
  • ¿Qué le dirías a alguien que todavía no se atreve a probar un producto de segunda mano? Es frecuente ver a mamás que acompañan a sus hijas con mucho escepticismo. Empiezan a ver la ropa, se miden y se les olvida que no es nueva. Siempre vuelven. Que sea de segunda mano no significa que esté sucia o en mal estado. No recibimos nada que no esté en buenas condiciones. También les damos la opción de donarlo a dos fundaciones con las que trabajamos: Caritas y Nuevo Amanecer.
  • ¿Cómo describirías el impacto que tiene tu proyecto en el problema del desperdicio textil y en la moda sustentable en CDMX? La prenda más sustentable es la que ya tenemos en nuestro clóset. Antes de comprar algo nuevo cuestiona si lo necesitas realmente y busca qué hay detrás de cada producto.

Reparación / Natalia Silva / Long MX

Foto: cortesía de Long Mx

  • ¿Cómo y por qué empezó el proyecto? Me di cuenta de que muchas veces dejamos de usar ropa por razones muy sencillas, como que le falta un botón o el cierre se descompuso, u otras más complejas, como tener prendas de un ser querido que no quieres tener guardadas. A nuestro servicio le llamamos rehabilitación, porque volvemos a habilitar la ropa para que comience una nueva vida.
  • ¿Cómo describirías el impacto que tiene tu proyecto en el problema del desperdicio textil? En nuestro primer año hemos rehabilitado casi 2 mil piezas, que en la mayoría de los casos hubieran terminado en la basura. Creo que vale la pena no dar por perdidas muchas de tus prendas: a veces sí se pueden recuperar por completo, pero en otros casos podríamos transformarlas en algo completamente distinto y más cool.
  • Danos un tip para darle una segunda vida a la ropa. A veces no creemos el impacto que pudiera tener el lavado en la calidad de vida de nuestra ropa, pero lavarla con agua fría y evitar la secadora puede ahorrarnos muchos de esos agujeritos que salen después de unas pocas puestas.

Donación / Mayor Miguel Ángel Rodríguez / Ejército de salvación

  • ¿Cómo describirías el impacto que tiene la organización en la sociedad? Ayudamos a gente que a veces no cuenta con suficientes recursos económicos para que adquiera productos útiles y necesarios. Además, con la recolección a domicilio auxiliamos a quienes tienen ropa o artículos que ya no utilizan en su casa.
  • ¿Qué otras actividades realizan?Tenemos diferentes campañas a lo largo del año en asilos de ancianos o con personas en situación de calle. También contamos con diferentes programas sociales en hogares de niños, comedores, albergues para migrantes y refugios para mujeres. Tenemos presencia en 22 estados y 131 países, y nuestros programas tienen el propósito de lograr el bienestar físico, social, espiritual y emocional de las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

También lee: Tirar ropa no está de moda