Historias de aparecidos, posesiones, exorcismos, fantasmas y brujas nos hicieron compañía durante más de 20 años gracias a las llamadas de La Mano Peluda. Hoy recordamos algunas de las más estremecedoras.

No importa si conociste este programa con la voz de Juan Ramón Sáenz o Rubén García Castillo. Todos en algún momento de nuestra vida escuchamos este programa y nos mal viajamos con los relatos de los “peludomaniacos”.

Te recomendamos: La Llorona cara de mula y otras leyendas de la calle de Moneda

Relatos terroríficos: las llamadas de La Mano Peluda

Sabemos que no todas eran historias reales, pero de cualquier manera hubo muchas que nos marcaron en su momento. Recordemos algunas de ellas.

La casa embrujada en Orizaba

Una de las llamadas de La Mano Peluda que recordamos es la de doña Laura Ramírez. Esta señora cuenta la historia sobre una casa embrujada en Orizaba, Veracruz.

Resulta que de niña ella vivió a una cuadra de esta casa donde vivía una señora con sus tres hijos pequeños. Pasaron una serie de eventos desafortunados que hicieron que una misma noche esta mujer perdiera a sus tres hijos.

De acuerdo a lo que se comenta en la llamada, nadie quería esta casa y por eso la regalaban con una única condición: pasar una noche ahí sin vivir nada paranormal. Pero según cuentan, todo aquél que lo ha intentado, amanece afuera de la casa sin recordar o saber cómo llegó ahí.

El caso de César Neftalí

Hay algunas las llamadas de La Mano Peluda que nos marcaron y una de ellas es la de este hombre que perteneció a una secta satánica.

Hijo no deseado, vivió agresiones desde temprana edad. Cuando entró a la secundaria, como a los 12 años, fue reclutado por un sacerdote satánico. Comenzó su iniciación y desde entonces presenció toda clase de delitos.

Durante la llamada César platica su experiencia frente sacrificios de animales y niños, violaciones, secuestros y otras atrocidades. Sin embargo, lo peor es cuando cuenta las consecuencias de querer salir de esta secta.

Pues relata que al intentar romper el pacto tuvo que sufrir actos horribles como la mutilación de partes de su cuerpo y presenciar cómo le hacían daño a su madre.

También lee: El caballero fantasma y otros misterios en esta calle del Centro

César, el sacristán

Las llamadas de La Mano Peluda nos demuestran que toda clase de personas viven experiencias paranormales. Inclusive aquellas muy cercanas a la religión.

Uno de esos casos fue el de César, quien fue sacristán de una iglesia. En la llamada relata que en su juventud jugó con la ouija sin creer en ella. Sin embargo, después se enfrentó a una mujer poseída que lo maldijo y desde entonces lo persigue un ente.

En la llamada, César menciona que está desesperado porque este ser lastima a su esposa y a sus hijas. Lo más creepy de la llamada es que en algún momento César menciona que están comenzando a pasar cosas extrañas en su casa.

Aunque sí se escuchan un montón de ruidos y hasta se supone que hacen una especie de limpieza espiritual por teléfono, nunca sabremos si se trataba de un montaje.

Las malditas botas con sangre

En 22 años, las llamadas de La Mano Peluda se llenaron de un montón de testimonios, pero otro que recordamos es el de un ingeniero.

Él y su esposa tenían una casa en Tepotzotlán y después de la inauguración comenzaron a escuchar ruidos muy extraños. Junto a una puerta que daba al sótano de la casa la esposa encontró unas botas de minero.

Las tiraron y meses después regresaron los ruidos extraños. Una noche él se levantó por un ruido en las escaleras y vio a una persona. Entonces le disparó y vio cómo la persona cayó. Pero cuando prendieron la luz, no había nadie. Solo las botas que habían tirado llenas de sangre.

El ingeniero sigue con su relato y cada vez se pone peor, pues al final cuenta que su esposa terminó en un hospital psiquiátrico en Guadalajara y que no lo reconoce.

No te pierdas: Espectros, brujos en forma de can y otras leyendas de perros

Roberto, el niño con cuernos

Lo peor de las las llamadas de La Mano Peluda era cuando involucraban relatos de niños. El de Roberto es uno de los que más recordamos.

Supuestamente era un pequeño como de dos años al que le estaban saliendo un par de cuernos en la frente. El papá es quien hace la llamada, pero pone al teléfono a su hijo.

Roberto habla con una voz muy peculiar, pero eso no es lo único raro. Pues el niño dice que juega con Satanás a matar a su familia. ¿Recuerdas esta trans

El caso de Clarita

En las llamadas de La Mano Peluda hubo un montón de relatos sobre personas poseídas y exorcismos. El que muchos recordamos y no nos dejó pegar el ojo en toda la noche es el de Clarita.

Una madre que vio cómo su hijo cambió después de que jugó con la ouija. El hijo comenzó a predecir cosas, pero lo más sorprendente fue cuando relató cómo vio que su hijo levitaba unos 50 cm por encima de su cama. 

Si solo de leer estas sinopsis te dieron ganas de regresar en el tiempo y escuchar los capítulos más terroríficos de la Mano Peluda, échate un clavado al podcast de este legendario programa. Pero aguas porque altas dosis de terror noventero pueden terminar en una noche de insomnio.

Quizá te interese: De brujas, monjes y aparecidos: leyendas de Coyoacán