Dentro de las labores de rescate después del sismo del 19 de septiembre, los binomios caninos (equipo conformado por un perro y su entrenador) fueron esenciales. Recordamos con mucho orgullo a Frida, Evil, Titán y Eco, cuatro de los perros rescatistas, aunque no fueron los únicos. Ataviados con chalecos, lentes y botas de protección, participaron en las labores de rescate en CDMX, las cuales han arrojado un total de 69 sobrevivientes. A partir de su aparición han surgido varias dudas: ¿dónde y cómo son entrenados?

La UNAM cuenta con un programa donde entrenan perros rescatistas, especializados en localizar a personas atrapadas entre los escombros. Es básicamente una escuela donde los dueños pueden llevar a sus perros. Aceptan ayuda de casi todas las razas (las más comunes son pastor alemán, pastor belga, golden retriever y otras por lo general de talla grande), aunque depende mucho de su complexión y genética para que sean capaces de transitar por espacios reducidos sin riesgo. Desde los 14 meses y hasta los 20 pueden comenzar a entrenarse.

¿Cómo funciona el entrenamiento?

Lo básico es lograr que el perro sea capaz de detectar cuatro aromas específicos: el de una persona ahogada, el del hueso humano quemado, el del estrés y el de la putrefacción de un cadáver. Después debe desarrollar su instinto de caza, presa y búsqueda.

Además de la empatía y la sensibilidad que, por naturaleza, muestran ante el sufrimiento de los humanos, es importante trabajar en la relación emocional y simbiótica que construyen con sus entrenadores a lo largo de los años, así como en su carácter: seguridad, capacidad de adaptarse a condiciones desfavorables (trabajo prolongado, temperaturas extremas, polvo, humo, etc.), nerviosismo, agresividad y miedo a distintos ruidos.

El Programa de Manejadores de Perros de Búsqueda y Rescate, elaborado en conjunto por la Fundación UNAM, el STC Metro y la Dirección de Protección Civil de la UNAM, es el único en México que se encuentra afiliado al Internationale Rettungshunde Organisation (IRO), una red mundial especializada avalada por la ONU.

Fue creado por un grupo de estudiantes de veterinaria justo después del terremoto de 1985 y se enfoca en capacitar a distintas instituciones, grupos de personas o particulares. Cuando algunos grupos terminan el curso, pueden ir a sus localidades para compartir su conocimiento con sus vecinos. De hecho, han asesorado a miembros de la Cruz Roja y a varios grupos de España, Alemania, Francia e Italia.

Los miembros pertenecen a la comunidad universitaria: alumnos, exalumnos, académicos y trabajadores, pero también están abiertos al público en general. Los instructores evalúan el desempeño de los canes, su comportamiento con otros perros, la independencia de su dueño y su capacidad para convivir con extraños. Si obtienen la aprobación de los profesores, entrarán al programa, el cual continúa de manera indefinida. Generalmente, toma dos años concluir una capacitación que los acredite para realizar rescates en zonas de desastres.

Si estás interesado en que tú y tu perro formen parte del Programa de Manejadores de Perros de Búsqueda y Rescate, puedes comunicarte al 5665 3059 y escribir a los correos [email protected] y [email protected]

También te puede interesar: Conoce a Geri, el can que representa a México en la Competencia Mundial de Perros de Rescate