Amy Winehouse regresa a los escenarios en forma de holograma

conciertos holográficos
Foto: YouTube

Si eres fan de la intérprete de “Back to black”, prepárate porque su voz podría regresar a los escenarios en forma de holograma de Amy Winehouse. Este proyecto lleva ya varios años en planeación, pero recientemente su padre, Mitch Winehouse, dijo que espera estrenar estos conciertos holográficos en 2019.

 También lee: Descubre toda la química que hay detrás de la danza

Lo mejor es que se planea una gira mundial con el holograma de Amy Winehouse, en la cual se escucharán las grabaciones originales de la cantante acompañadas de una banda en vivo durante un aproximado de 75 y 110 minutos. Eso sí, la familia Winehouse tendrá la decisión final en todo momento, incluídos detalles como su forma de bailar y moverse en el escenario.

Además, todo el dinero recaudado en los conciertos holográficos se irá a la fundación Amy Winehouse, la cual surgió tras la trágica muerte de la cantante para ayudar a jóvenes que padecen adicciones, conjugando arte y tecnología para ayudar a comunidades que lo necesitan.

El holograma de Amy Winehouse no es el primero

Los conciertos holográficos llevan ya poco más de una década y sus primeros experimentos se remontan a 1858, a cargo del ingeniero Henry Dircks. Aunque esta nueva forma de resurrección artística no ha estado libre de controversias, la gran mayoría de los fans aprecian este tipo de homenajes. Incluso, en algunos casos, estas tecnologías han servido para generar espectáculos completamente innovadores que en algunos casos podrían hasta considerarse verdaderas piezas de arte. Aquí te dejamos algunos de ellos.

Los conciertos holográficos que hicieron historia

Gorillaz

En los premios Grammy de 2006, más de diez años antes del holograma de Amy Winehouse, la banda de Damon Albarn y compañía fue la primera en aprovechar este tipo de tecnología visual a su favor. Aunque al principio parecía una más de sus proyecciones, la aparición de Madonna al escenario marcó el inicio de los conciertos holográficos, confundiendo incluso a varios de los asistentes en principio.

Elvis Presley

El holograma de Amy Winehouse se inserta en una tradición de conciertos holográficos que buscan traer de vuelta las presentaciones de artistas que ya han fallecido. Uno de los argumentos a favor es muchas nuevas generaciones pueden escuchar “en vivo” la música de sus ídolos pop de manera visual.

Una de las primeras personalidades en tener una presentación de este tipo fue la estrella del rock’n’roll Elvis Presley, en el reality show American Idol, durante 2007. La producción tuvo un costo de casi 100,000 dólares y necesitó de varias grabaciones del cantante.

2Pac

Sin duda una referencia inmediata cuando de conciertos holográficos se trata es la presentación de Tupac Shakur en Coachella 2012. Aunque seguro el “ambiente psicodélico” del concierto hizo a más de uno pensar que se trataba de una resurrección en forma, la reaparición en escenario del rapero, junto con Snoop Dogg y Dr. Dre, fue uno de los antecedentes de hologramas como el de Amy Winehouse.

Sin embargo, este se queda más bien como una mención honorífica, pues más que un holograma, se trató de una reflexión 2D en vidrio, la cual, curiosamente, es una de las primeras formas de proyección. Se le conoce como “fantasma de Pepper”; de hecho, fue un perfeccionamiento de la técnica empleada por Henry Dircks y sí, también es del siglo XIX.

Feist

Puede que no hayas escuchado su música aún, pues Feist es una artista indie canadiense, pero, en 2013, sus conciertos holográficos la posicionaron en la mira internacional. A diferencia del holograma de Amy Winehouse, esta presentación digital pudo trabajar directamente con la artista, ya que aún se encuentra con vida y el resultado fue uno de los mejores espectáculos de este estilo.

Michael Jackson

Hace cuatro años, hubo otro de los grandes conciertos holográficos en una premiación musical. Ahora, sería el turno de Michael Jackson en los Billboard Music Awards y, al igual que el holograma de Amy Winehouse, trajo de vuelta a una gran estrella del pop después de varios años de su muerte —seis, en este caso—. Con “Slave to the Rhythm” dicha reencarnación digital se volvió la segunda más famosa, después de la de Tupac.

Juan Gabriel

Tan solo unos meses después de su muerte, en febrero de 2017, el cantante Juan Gabriel revivió en uno de los conciertos holográficos previos al holograma de Amy Winehouse. Acompañado de otros artistas como Juanes, Natalia Lafourcade, Andrea Bocelli, Pepe Aguilar, Shaila Dúrcal y más, así como de una orquesta y mariachi, el Divo de Juárez tuvo su último gran concierto y homenaje póstumo al mismo tiempo, lo que lo convierte en una de las pocas estrellas mexicanas en tener este tipo de presentaciones.

Hatsune Miku

¿Recuerdas una película de Disney en la que la protagonista, además de estrella pop, era un holograma? Pues esta ficción se volvió realidad con la creación de Hatsune Miku, la primera idol digital del J-Pop. Creada por Crypton Future Media, desde su concepción en 2009, se diseñó como un holograma unido a un potente programa homónimo de voz artificial. A la fecha, Hatsune Miku ha grabado más de 170 canciones, llenando sus conciertos holográficos e incluso fue la telonera de Lady Gaga en su gira Artpop.

 También lee: ¿Es el fin de Gorillaz? Esto dijo Damon Albarn