La Nueva Viga, el mercado de pescados y mariscos más grande de América Latina (y el segundo a nivel mundial). Lánzate a conocerlo: haz tus compras para sobrevivir a la cuaresma, descubre un paraje desconocido o disfruta de su asombrosa gastronomía en un domingo de resaca.

Conoce La Nueva Viga y sobrevive a la cuaresma con nuestra guía

LA NUEVA VIGA
Foto: Cuartoscuro

Un poco de historia

El espacio que comprende la Ciudad de México ha sido desde tiempos prehispánicos un lugar de comercio. Los centros de abasto del ex Distrio Federal han evolucionado conforme la mancha urbana ha crecido. Desde el Mercado del Volador pasando por La Merced y hasta nuestros días la Central de Abasto; o en su contraparte de productos del mar primero con la Calle de Roldán, siguiendo La Viga y terminando en el colosal mercado de La Nueva Viga.

Fue fundada en 1993, 10 años después de la construcción de la Central de Abasto (complejo del que forma parte). Acá puedes encontrar más de 500 locales que venden al mayoreo y menudeo los mariscos y pescados más frescos provenientes de diferentes puertos del país (Tampico, Campeche, Sinaloa, Veracruz, Guerrero o Oaxaca).

Es el segundo mercado de pescados y mariscos más grande del mundo —solo por detrás del Mercado Tsukiji en Tokio— y un imperdible por conocer en la Ciudad de México (sea Cuaresma o no). Nunca duerme y es dueño de la más extensa variedad de pescados y mariscos (en México y Latinoamérica). Conócelo, no sin antes checar nuestra Guía de supervivencia en La Nueva Viga.

LA NUEVA VIGA
Foto: Cuartoscuro

También puedes leer: Nice o de barrio 30 Marisquerías en la ciudad por conocer

Consejos de supervivencia

  • Sumergirse en este mercado es toda una experiencia, lo recomendable es visitarlo a tempranas horas de la mañana, ya que te harás con los pescados y mariscos más frescos. El mercado abre desde las tres de la mañana hasta las seis de la tarde, así que no hay excusa para madrugar.
  • Es ideal llevar el dinero justo —así evitas que te bolsen— y repartirlo en diferentes bolsas de tu ropa.
  • Así como al mercado llevas bolsa del mandado, en La Nueva Viga es recomendable acudir con una hielera, donde puedas guardar todas tus compras y así los productos no se descompongan por algún golpe de calor.
  • En cuanto a la vestimenta es recomendable ir con la ropa más cómoda, chamarra (si es que vas en la mañana) y unos buenos tennis o botas (sin agujeros porque hay mucha agua en sus pasillos).
  • Si quieres armar las compras de semana santa (jueves, viernes y sábado santo) es mejor acudir un par de días antes (lunes o martes de esa semana) ya semana santas es cuando más afluencia tiene el mercado.

    LA NUEVA VIGA
    Foto: Cuartoscuro

Qué comer

  • Al ser un mercado donde los mariscos y pescados son frescos los 365 días del año, los restaurantes y puestos ambulantes también cuentan con ese certificado de calidad.
  • Hay dos opciones entrar en alguno de sus restaurantes (La Matoza, El Puerto de Alvarado, Boca de Río, Marisquería Costa Azul…) o despacharte unas pescadillas, filetitos o empandas en sus puestos ambulantes (nosotros te recomendamos las empanadas Luis, a la vuelta de El Puerto de Alvarado).
  • También puedes comprar todos los insumos para cocinar los pescados y mariscos en casa: verduras, aguacates, salsa bruja, ollas de cobre (para freír), pinzas, salsa habanero, chiles molidos, vinagres o incluso las salsas mexicanas para los mariscos (diabla, ajo o veracruzana).

    LA NUEVA VIGA
    Foto: Amaury Andrade

Pa’que no te vendan “gato por liebre”

Cómo llegar

  • Hay de dos sopas para visitar La Nueva Viga: en automóvil o transporte público.
  • Si viajas en coche, el estacionamiento esta abierto desde las 3 de la mañana hasta las 18:00 horas y es bastante seguro. En promedio te cuesta $10–$20.
  • Sí vas en transporte público, puedes llegar a la estación más cercana del metro (Aculco) y de ahí tomar un camión que te deja a espaldas de La Nueva Viga.

La Nueva Viga

Dónde: Eje 6 sur esquina con Río Churubusco, Col. San José Aculco
Horario: lunes a domingo de 2:30 a 18:00

También puedes leer: Los 30 lugares esenciales para comer en Iztapalapa